Desmantelan una reunión en la que un grupo de individuos hablaba de preparar un plan para destruir la Luna

0
61
Coordina la colaboración de su grupo de investigación con un telescopio de la NASA.
Cara visible de la Luna.

José Manuel Alfaro / ‘El Cuaderno de Muleman’. El pasado viernes, el cuerpo especial de las fuerzas de seguridad en delitos lunáticos desmantelaron en un conocido barrio de la ciudad un grupo potencialmente peligroso, que se encontraba reunido en una chabola ocupada del Cabezo de La Joya. Unos miembros que fueron identificados en el momento en el que estaban leyendo, el capítulo del libro de Julio Verne “De la Tierra a la Luna”, en el que se describía cómo una organización de fabricantes de armas sin trabajo comienza la construcción del mayor cañón del mundo jamás creado con el objetivo de destruir la Luna.

Exoplaneta.

Según fuentes policiales, los cinco individuos de esta organización, tres hombres y dos mujeres, una de ellas embarazada, después de ser detenidos e interrogados, fueron llevados a comisaría para firmar una declaración en la que aseguraban que no estaban haciendo ninguna reunión ilegal y que simplemente se trataba de la reunión de un club de lectura. Los agentes, que se quedaron estupefactos nada más escuchar la inverosímil respuesta de los identificados, procedieron inmediatamente a poner en conocimiento del juez todos los detalles de la operación. El agente que ha coordinado la operación, un experimentado estudiante de segundo de astrofísica, ha pedido además al juez medidas cautelares que impidan que estos individuos, vuelvan a reunirse y puedan llevar a cabo un plan que podría provocar la destrucción de un satélite y de la vida en la Tierra tal como la conocemos a día de hoy. Este cuaderno se ha puesto en contacto con el agente y estudiante de astrofísica que ha desactivado este grupo y que ha respondido a algunas de nuestras preguntas con el objeto de que muestre a la ciudadanía, el verdadero alcance de unos hechos que podrían causar efectos más graves, que los que ya está produciendo el cambio climático.



Recreación virtual destrucción de la Luna.

-En los años que lleva de agente y estudiando astrofísica, ¿había escuchado algo parecido?
-Mira que en los primeros cursos de la carrera se escuchan cosas raras, incluso algunas se podrían clasificar de barbaridades. Chifladuras que hablan de viajes en el tiempo, hibernación espacial, viajes humanos de cientos de millones de años luz, encuentros con extraterrestres o declaraciones de independencia de planetas, pero una cosa es hacer una declaración unilateral del Marte y otra muy distinta es creer de verdad que puedes destruir la Luna. Por esta razón nos tomamos tan en serio la información de un confidente que tenemos en las Adoratrices, cuando se puso en contacto con nosotros, para decirnos que había escuchado en un bar de Pablo Rada, a cinco majaras, hablar de que tenían un plan para destruir la Luna y con ello la Tierra.

Marea.

-¿Cómo sería la vida en la tierra sin la Luna?
-La Luna no es solo un satélite, ni siquiera un simple trozo de roca que pulula por el cielo, ni siquiera una canción, un grano con pus en el firmamento. La luna es la causa de que la tierra gire con una inclinación de 23 grados, es la causante de que haya mareas en las masas de agua del planeta, que a día de hoy representan más del 70% del planeta. La Luna es algo más que un satélite sincronizado con la tierra, que tarda el mismo tiempo en orbitar la tierra que en girar sobre sí misma, un acontecimiento astronómico que hace que siempre veamos la misma cara de la luna. Ahora imaginen los lectores de este cuaderno la vida sin mareas o la tierra girando alrededor del sol con una inclinación distinta a la actual. Le puedo asegurar que la Tierra no sería el lugar habitable que conocemos a día de hoy. Imagina una Playa de Punta Umbría sin Coquinas porque no hubiera mareas, imagina una tierra sin estaciones, imagina una tierra con lugares inhabitables porque en algunas zonas habría temperaturas altísimas y en otras un frio cien veces más intenso que el que puede hacer en enero de madrugada en Aracena. Pues no se lo imagine porque si eso fuera así no habría nacido la vida en la Tierra hace 3800 millones de años o al menos como la conocemos.



Uno de los animales más afectados.

-¿De que podrían ser acusados los miembros de este grupo?
-Teniendo en cuenta que la Tierra tiene 4600 millones de años y la Luna unos 4500 millones de años, considerando que realmente la Luna es una escisión de la Tierra producida por el impacto de un meteorito. Técnica y penalmente el juez podría vincular el daño producido a la Luna como un daño hecho sobre la misma Tierra. Por lo que estaríamos hablando, que de acuerdo con el borrador de la jurisprudencia intergaláctica que se está redactando en esto momentos por un equipo especializado de Naciones Unidas. Los daños irreversibles producidos a la Tierra, se podrían catalogar como un delito de lesa humanidad, que podría estar penado de acuerdo con esta jurisprudencia intergaláctica con cadena perpetua revisable en algún exoplaneta del sistema solar más cercano. Es curioso, yo que estoy estudiando en la carrera Derecho intergaláctico, como la jurisprudencia espacial está más avanzada que la terrícola, que no permite juzgar a un país por daños medioambientales irreversibles, como está ocurriendo con el efecto de los gases de efecto invernadero que están produciendo una aceleración en el cambio climático.

De la Tierra a la Luna de Julio Verne.

-En caso de que hubieran logrado destruir la Luna con la tecnología existente, ¿podríamos haberla sustituido?
-Si hubiera logrado su objetivo, no estamos tecnológicamente preparados para buscar una solución a corto plazo que pudiera sustituir a la Luna. Estamos hablando de algo único que es parte de nuestra identidad como seres humanos y de nuestra historia. Si hubieran logrado destruirla y consiguiéramos lograr encontrar una solución tecnológica que pudiera soliviantar los efectos de su desaparición, estaríamos posiblemente ante un cambio de era histórica y eso sería como hacerse la pregunta de ¿que sería esta ciudad sin chocos fritos? Mientras que esto solo me queda hacer una cosa seguir leyendo el libro “De la Tierra a la Luna” de mi amigo Julio Verne.