Huelva en otoño se vuelve más rubia

0
43
Cada temporada aumenta la llegada de estos turistas.
Turistas suecos en uno de los campos de Golf de nuestra provincia.

RFB. Que Huelva se encuentra ‘apartada’, en una esquina, es una realidad difícil de rebatir. Esta cuestión, agradable para algunos  pero perjudicial en el plano turístico, no obstante ya es menos determinante porque la globalización comunicacional permite que estemos encontrados en cualquier parte del mundo y, por fortuna, ya nos pueden descubrir aún en la lejanía.

Huelva es un paraíso para los escandinavos.

Hay agentes que trabajan desde hace tiempo buscando revertir nuestra endémica estacionalidad (nunca predefinida por la climatología, todo lo contrario) y conseguir que el otoño, el pre-invierno y la incipiente primavera sean temporadas en las que las instalaciones del sector turístico también puedan amortizarse. Resultado, más economía, más empleo, más oportunidades de negocio.

Apartamentos Costaluz organiza actividades de ocio para sus clientes suecos.

Es el caso de Marta Jariod, que nos apunta la curiosa noticia de que han traducido al sueco la página web de su empresa, Apartamentos Costaluz, para seguir impulsando la atracción dirigida a los turistas escandinavos, muchos de los cuales ya vienen frecuentando desde hace unos años los placeres otoñales del paraíso costero onubense.

El clima onubense contribuye a la felicidad de nuestros visitantes.

Lleva varias temporadas ‘mimando’ a este segmento, favoreciendo una explotación más equilibrada de sus instalaciones, y dando a conocer Huelva a este mercado, con el efecto multiplicador que conlleva potenciar el ‘descubrimiento’ de este tesoro natural que parece que nunca acaba por desarrollar sus potencialidades. La web se visiona un instante desde aquí en sueco y luego pasa a español, pero en Suecia se mantiene en el idioma nórdico: https://apartamentoscostaluz.com/sv/punta-umbria/

En el tren de Riotinto.

Según nos cuenta Marta, que tiene la sede central de sus operaciones en Punta Umbría, el cliente escandinavo alcanza el 70% de la ocupación otoñal de la provincia de Huelva en apartamentos turísticos y vivienda vacacional.  Llegan organizados desde su propio campo de golf de origen y su estancia se alarga hasta los tres meses y medio, ocupando apartamentos bien dotados desde Ayamonte, pasando por Islantilla, El Rompido y Portil, Punta Umbía y  Matalascañas.




Suecos en el Golf de Nuevo Portil.

Son dos los períodos de temporada baja en la costa de Huelva que ocupa este mercado: de finales de Septiembre hasta Navidad  y desde Febrero a  finales de Abril. Ello supone cubrir un porcentaje importante de viviendas vacías durante los meses flojos de otoño y primavera,  algo inmensamente positivo para el mercado vacacional y los campos de golf de la provincia. Eso sí, el cliente nórdico es exigente: Busca amplitud, vistas, orientación sur con sol de tarde, calidad, calefacción, aire acondicionado,  wifi, canales internacionales, garaje y cocinas perfectamente equipadas en apartamentos modernos que puedan considerar “su casa” durante la estancia. Son ‘disfrutones’ pero exigentes. No en vano se trasladan a 4.000 kilómetros de sus viviendas habituales.

La luz que no tienen en sus países está aquí.

Pero, nos dice Marta, el auge no se limita en los últimos años al mercado escandinavo. Es también destacable la lenta pero creciente  llegada de otros turistas extranjeros a Huelva: clientes  a los que hace unos años era prácticamente imposible acceder. Y así, contemplamos en los últimos 36 meses un aumento del  16% del mercado británico, un 14% del francés y un discreto 10% del alemán: siendo el Avistamiento de Aves  el motor de estos clientes. Y en porcentajes menores, pero sorprendentes se encuentran las estancias de clientes americanos, marroquíes, estonios y croatas.

Cada temporada aumenta la llegada de estos turistas.

Marta entiende que ‘es imprescindible situar a las nuevas tecnologías como únicas responsables de este cambio. Su uso nos permite hacernos visibles mediante plataformas on line y metabuscadores en todo el mundo. Algo impensable hace unos años. Su aplicación e implantación no es fácil ni barata, pero ha demostrado con creces su utilidad y rentabilidad’.  Y afirma que ‘como muestra de estos cambios estratégicos y ante la petición de clientes y campos de golf interesados en la zona, hemos traducido nuestra web al sueco, imprescindible a la hora de dar confianza al cliente en su país de origen. En tan sólo unos meses, la demanda on line de presupuestos de estancias y golf se ha duplicado’.

Turistas suecos en una dehesa.

Nada ha cambiado en los meses de calor y verano de nuestra provincia en cuanto a mercado y ocupación se refiere: el 85% sigue siendo mercado español de sol y playa, seguido del portugués, exceptuando el mes de vacaciones escolares en Inglaterra e Irlanda (Julio) que empieza a interesarse por Huelva como opción de vacaciones familiares.

La conversación con Marta Jariod nos induce a pensar que por muchas bondades y atractivos que tenga nuestra costa los suecos -ni los alemanes, ingleses y demás- no llegan del cielo. Su presencia por estos lares es el resultado de un trabajo intenso en esfuerzo e imaginación. Una cuidadosa atención que debe conseguir que a la vuelta de sus vacaciones las sensaciones de estos turistas sean placenteras al máximo, que puedan volver y se lo cuenten a otros.

Un privilegio que empieza a ser conocido por el mercado escandinavo.

Nuestra interlocutora, periodista de formación y, aunque joven, con probada experiencia, lamenta que el ritmo de servicios en general del sector en nuestra costa vaya más lento que el crecimiento en la llegada de estos visitantes. Restaurantes con horarios acordes con otras culturas, iniciativas de empresas que podrían aprovechar estos potenciales clientes que ya vienen, son factores que aún se echan en falta. Todo ello hace aún más notorio el trabajo de pioneros como Marta, que ya tiene su web en sueco. Enhorabuena.