Mini

El Parque Antonio Machado

La reivindicación histórica de los vecinos de El Higueral, prolongada durante quince años, “se convertiría en una zona de ocio”, según nos recuerda Antonio José Martínez Navarro en este artículo.

Parque Antonio Machado en 1996.

Antonio José Martínez Navarro. En las afueras de la población, en el simpático barrio de El Higueral, se abre un dulce retiro contemplativo, en el que apenas hace diez años los perros entonaban su eterna algarabía, los niños corrían tras un balón intentando emular a los ases del fútbol y trotaban caballos, un pequeño oasis natural, en fin,  de gentiles árboles, que se llama Parque “Antonio Machado”.

El Parque recibió el nombre que ostenta por situarse limítrofe a la calle del mismo nombre.

Palmeras, pájaros, setos, bancos, cielo, sol se mezclan y entonan en una gran sinfonía atlántica que en este Parque alcanzaba su verso mayor. Pero, acerquémonos a su historia:




En la primavera de 1997, se constituyó la Plataforma “Antonio Machado”, creada por los colectivos Asociación de Vecinos “Nuevo Higueral”, Peña Flamenca “El Higueral”, Asociación Cultural “La Breva”, Asociación Cultural “La Tabarra”, Asociación “Centro Agua Viva”, Club Bike Trial “El Higueral”, Asociación Juvenil “Senderos”, Parroquia “San Pablo”, Asociación Juvenil “Honduras”, Asociación de Padres de Alumnos del C. P. “3 de Agosto”, para que la barriada de El Higueral desarrollara sus potencialidades culturales, deportivas y de ocio.  Teóricamente no debía tener problema alguno, ya que la zona estaba perfectamente delimitada  en el Plan General de Ordenación Urbana, con una extensión de 40.000 metros cuadrados, de los que la mitad correspondería al Parque, y estaba destinada a convertirse en zona verde. Además, los terrenos destinados al Parque eran y son, en su mayor parte de propiedad municipal a la que se agregaron otras huertas expropiadas y adquiridas a pequeños propietarios. Pero como las “cosas de Palacio van despacio” la Plataforma excitaría la actividad del Ayuntamiento.

A partir de la citada fecha la Asociaciòn “El Nuevo Higueral” comenzó a movilizarse para qae “Antonio Machado” se declarara zona verde. En los días finales de mayo de 1997, coincidiendo con la tramitación del OGOU, exigió que se hiciera realidad. V. Sánchez, del diario “Huelva Informaciòn” decía el día 28 del citado mes:

<<…La Asociación de Vecinos Nuevo Higueral va a iniciar una campaña de movilizaciones entre los vecinos del barrio para que el Plan General de Ordenaciòn Urbana (PGOU)de Huelva califique como zona verdeel espacio que hay junto a la calle Antonio Machdo. Este lugar “desde siempre ha sido utilizado por los vecinos del barriode forma espontànea como lugar de esparcimeinto, pues es el únco espacio libre que ha quedado”, argumenta el equipo directivo de la asociación de vecinos.

La asociación ha buscado el apoyo de diversos colectivos del barrio como Asociaciòn de Pensionistas, Agrupaciòn de Carnaval, Peña Famenca, asociaciones juveniles, asociaciones de padres de alumnos del barrio, el colectivo Agua Viva, las Asociaciones de Vecinos “Vicente Mortes” y Río-Tinto Minera” y los grupos de tetaro, “porque esta es una cuestión que nos afecta a todos”.

En los próximos días se harán diversas convocatorias para que los vecinos sigan ocupando  el lugar como un sitio de ocio y recre, para pasar un dìa en el campo, explican miembros de la Asociaciòn de Vecinos. Así está previsto celebrar en junii un dñi de limpieza de la zona, un campeonato deportivo, una verbena popular, una ocupación campestre, y es posible que se lleve a cabo un dia de plantación de arboles.

La escasez de zonas verdes es una de las deficiencias más importantes del barrio, a juicio de la asociación de vecinos. Los portavoces de ésta afirman que un estudio municipal valoro que, de acuerdo al número de habitantes de la zona, correspondìan veintidós nil metros cuadrados de espacios verdes al barrio.

Lo cierto es que El Higueral tan sólo cuenta con algunos metros cuadrados de esparcieinto en las plazas que se han construido en el barrio, sólo faltan las de “El Garbanzuelo” y la del “Sainete”.

Una delas críticas que la Asociaciòn hace al Ayntamiento de la capital es “el progresivo deterioro” que ha sufrido la zona verde de la calle Antonio  Machado. Una vez que el espaci fue expropiado y adquirido  por el Ayuntamiento se produjeron asentamientos de chabolas que se multiplicaron con rapidez. “Esta situación se denunciò en reiteradas ocasiones ante las corporaciones que se sucedieron en el Ayuntamiento sin que ninguna de ellas hicieran nada –apunta un portavoz de la asociación- . Ha habidonegligencia por parte de los responsables municipales”, critican los miembros de la asociación.

“Ahora nos encontramos con un problema añadido –valora la directiva de la asociación- porque es màs complicado eliminar a quienes ya están instalados. Aunque siempre nos han dicho que tenìan muchas soluciones a pesar de que no se haya hecho nada”.

El espacio se ha ido deteriorando por la ubicación de animales, lo que ha hecho que los vecinos sólo puedan utilizar una parte del espacio que existe por las deficientes condiciones  higiénicas que se ha generado en la zona.  La asociación consiguió de la anterior Corporaciòn que se hiciera un campo de fútbol con albero, pero no se vallo lo que dejaba vía libre a los animles que de forma no legal se han establecido allí.

El actual alcalde Pedro Rodriguez se ha comprometido con la directiva de la asciaciòn de vecinos a que el campo de fútbol estará vallado en agosto, “pero desouès de tantas promesas por parte de todos, ésta no deja de ser una más”, apuntan los miembros del Nuevo Higueral con excepticismo.

La asociación de vecinos lamenta que el grado de ocupación de los propietarios de las chabolas ha llegado a tal extremo que tienen agua y luz”en muchas de ellas, por no decir en todas”. Otra cuestión a tener en cuenta es el conflicto social que este tipo de asentameintos ocasiona en el barrio. En algunos de ellos, afirma la directiva de la asociación, se ha detectado como punto de venta de drogas, cuestión que se ha puesto en conocimient de la Policìa Nacional y del Ayuntamiento.

Los habitantes del barrio están dispuestos a conseguir este espacio verde a cualquier precio y “si se genera un conflicto social porque el Alcalde y su equipo de Gobierno son unas pasotas, serán ellos los únicos responsables”, afirma la asociación>>.

El día 10 de diciembre de ese mismo año, la Plataforma celebró una Mesa Redonda con los diversos Partidos Políticos con representación en el Ayuntamiento de Huelva.

En aquella Mesa Redonda, tomaron la palabra en representación de la Plataforma, Eulogio Rebollo y María Mejías. La intervención de los partidos estuvo a cargo de don Rafael Ortiz (PSOE), don Manuel Rodríguez (I. U.) y por el P. P. el delegado de Urbanismo, don Francisco Moro. También intervino el técnico redactor del PGOU, don Fernando Herrera, que respondió a las preguntas que la moderadora le inquirió.

Debemos destacar que si en las primeras décadas de años en las amplias zonas del actual “Antonio Machado” el Parque se regaba por “aguas rodadas” o pluviales (con sus consecuentes e inevitables barrizales) en la actualidad, este espacio verde está dotado con agua a presión o dispersión.

En abril del año siguiente, los animosos integrantes de la Plataforma tuvieron reuniones con los diversos grupos políticos y les propusieron un plan urbanístico especial y estudiaron con Izquierda Unida la forma de financiar el proyecto. En aquella vorágine de actividades de concienciación, la Plataforma incluyó programa con cadenas locales de televisión; Ruedas de prensa, Trabajos de divulgación informativa, un Día de concentración cultural en los terrenos que ocuparía el parque, Concurso de dibujo y pintura con el tema del parque  como fondo (donde se presentaron más de 300 trabajos), designaron un determinado día anual para celebrar Barbacoa popular con sardinaza en los terrenos del parque en las que hubo gran participación vecinal…

Dimes y diretes, despachos, visitas a la Delegación municipal, pero todo había merecido la pena cuando el jueves 14 de noviembre de 2001 se colocaba la primera piedra que convertiría una zona baldía  y degradada en un bello jardín.

La reivindicación histórica de los vecinos de El Higueral, prolongada durante quince años, “se convertiría en una zona de ocio”, esas fueron las palabras que pronunció el alcalde de Huelva en el acto de la colocación de la primera piedra testimonial.

El diario “Huelva Información” del 18 de noviembre de 2001 jubilosamente comunicaba a sus lectores las características del nuevo Parque:

<<…Según el proyecto  realizado por el Ayuntamiento de Huelva, el parque contará con un ordenado entramado de viales, albero y césped. En el centro destaca un juego de solería  formando un dibujo con jardineras y rodeado de once palmeras, especies características de nuestra ciudad. Además, todo el parque, estará delimitado por masa arbórea, mientras que para estructurar los espacios interiores se han utilizado más de doscientos naranjos. La centralidad de las zonas se consigue con juegos de árboles de gran porte.

Entre los elementos más significativos del parque destaca una gran fuente, dos juegos de niños y la instalación de un kiosco. Bancos, papeleras, fuentes y farolas formarán el mobiliario urbano de este espacio verde…>>..

Completemos la información de la arboleda, indicando que la Plataforma consiguió que el nuevo parque se alzase árboles autóctonos, entre ellos higueras, pinos, laurel, etc. que aumenta la belleza del lugar.

Cayeron las hojas del almanaque con vertiginosa rapidez y exactamente dos años más tarde los integrantes de la Plataforma denunciaban sus múltiples deficiencias: Falta de infraestructura y ajardinamiento, drenaje insuficiente (las aguas pluviosas arrasaban las tierras al estar el parque en un plano inclinado) y ausencia de un plan de vigilancia y mantenimiento, eran los defectos que los vecinos de la zona señalaban en el parque recién construido. Y es que era evidente la diferencia entre el planteamiento del Parque y lo que los vecinos veían.

Con respecto a la iluminación, al no ser suficiente el transformador existente en sus cercanías para suministrar la energía eléctrica que precisaba el parque también hubo negociaciones para que terminara de una manera aceptable por la vecindad.

Según Eulogio Rebollo, miembro de la Plataforma, “falta parte de la arboleda y de la zona floral y tampoco se han instalado equipamientos como las fuentes o la zona para perros. El espacio para los juegos de los niños es menor del previsto y las instalaciones son de escasa calidad. Nos convencieron  para hacer una sola zona de juego más grande, en lugar de dos, y al final los equipos que han instalado son de mala calidad y escasos e incluso, la instalación carece del letrero propio de la puerta principal…”.

Ante tantas deficiencias, el parque no pudo ser inaugurado en la fecha propuesta y este acto no se realizaría hasta que no reuniera las condiciones acordadas en el proyecto. Es más, solicitaron que el parque permaneciera cerrado para que no se deteriorara más.

En octubre de 2004, las obras del parque que historiamos continuaban paralizadas. Ante el cariz que tomaban las cosas, la desilusión se apoderó de los vecinos del barrio del Higueral que no descartaban (“Huelva Información” del 19 del citado mes y año) ir a denunciar esa circunstancia a Magistratura.

En febrero del siguiente año, los sufridos vecinos de El Higueral mostraban su malestar al vicepresidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos, Miguel Chaves, ya que desde hacia casi un año Urbanismo no recepcionaba el Parque que nos ocupa.

A lo largo de aquel 2004, la asociación vecinal había demandado soluciones al Ayuntamiento. Finalmente en octubre de este año se comprometió el Cabildo a que al final de año quedaría terminado. Mandó a varios empleados que trabajaron tres días y durante un mes nadie hizo acto de presencia para seguir con las reparaciones del parque.

Dos meses más tarde, la situación del parque era caótica: además de encontrarse a medio terminar, tras año y medio de abandono, los deterioros eran considerables. Los vecinos de El Higueral, unidos en su ideal de contar con un parque en condiciones, se mostraban decididos a iniciar movilizaciones a partir de enero de 2005. “Tenían más razón que un santo”, ya que desde 2003 no se realizaba ninguna labor encaminada a disponer en el barrio de un parque en condiciones. Es más, desde la citada fecha “…las zonas ajardinadas continuaban sin rematar, partes de césped sin plantar, caminos sin bordillos, canalizaciones y drenajes sin realizar. Una situación que había empeorado –señalaba T. Lojo, de “Huelva Información” aún más debido a las inclemencias meteorológicas y la falta de una actuación a su debido tiempo que corrigiera las deficiencias, unido a algún que otro acto vandálico contra el mobiliario público, varias papeleras han sido arrancadas y se han llevado parte de la valla que cierra el parque

Hay que señalar que al margen de las movilizaciones y protestas, la Asociación comunicaba sus pasos reivindicativos, fijando en cada uno de los portales de los bloques carteles alusivos a las citadas actividades.

El martes, 26 de abril de 2005, la Asociación de Vecinos “Nuevo Higueral”, a pesar de que se habían realizado los trabajos de drenaje (por los que estuvo el parque cerrado unos cinco meses), convocó a sus vecinos en el parque para exigir al Ayuntamiento el fin de las obras restantes. El colectivo aprobó dos nuevas acciones: Aquella tarde, hizo un llamamiento a sus vecinos para que participaran  en una merienda con el fin de presionar  a los munícipes huelvanos y, para el jueves siguiente, movilizaría a sus conciudadanos en las puertas de las Casas Capitulares, actividad que sería complementada llevando al Pleno una nueva moción a través de la oposición (Partido Socialista Obrero Español e Izquierda Unida) sobre la situación del parque.

Tren urbano con capacidad para cuarenta o cincuenta personas…..

El Ayuntamiento recepcionaba las obras del Parque “Antonio Machado” finalizando el año 2005.

Una nota negativa del Parque ha sido, en 2007 o 2008, la desaparición, por falta de cuido, de una magnífica y espaciosa fuente o lago, situado en un promontorio más elevado que los planos de césped que lo circundan, que le daban notable prestancia a la zona.

En marzo de 2016 se presentaba una moción que fue aprobada por unanimidad, en la que proponía la construcción de otro parque para perros situado fuera del Parque “Antonio Machado”, en una de las parcelas que permanecen desocupadas en la zona”

En septiembre de 2016 todavía no habían finalizado la instalación de los equipamientos del Parque “Antonio Machado”. Estos equipamientos”se habían incluido dentro de un proyecto consensuado –según informaba el diario “Huelva Información” el martes 20 de septiembre de 2016- con los colectivos sociales y vecinales de la zona y que se recogió  en el programa electoral del PP del 2011, pero que nunca se ejecutó…”.

Los equipamientos que Mónica Rossi, concejala de la coalición de izquierdas, incluía en el citado periódico que faltaban eran los siguientes: zonaspara barbacoas y merenderos, un templeta para llevar a cabo actuacioes al aire libre, pérgola para proteger del sol a los usuarios del parque, la remodelación del quiosco, la mejora de las zonas infantiles, la instalación de aparatos de gimnasia y la instalación de infraestructuras eléctricas para que puedan conectar a la red cuando se celebren conciertos y otras actividades públicas.

La Concejalía de Infraestructura y Servicios Público del Ayuntamiento de Huelva pretendió, en mayo de 2017, llevar a cabo un proceso de reforestación del Parque que historiamos. A tal efecto, incorporó cincuenta y cinco ejemplares facilitados por la Consejería de Medio Ambiente y, en los meses más tarde, con la plantación de varias hileras de naranjos. Con este proyecto ha conseguido incrementar las zonas de sombra y habilitar nuevos espacios para permanecer en los días de tórrida calor.

  1. C. el dinámico periodista del diario “Huelva Información” nos facilita, en la edición del citado diario del lunes 2 de abril de 2018, los siguientes datos de interés:

<<…Con el objetivo de aprovechar sus potencialidades, el Ayuntamiento ha apostado por Implementar diferentes mejoras, incluida la reforestación. En este sentido, se han seleccionado principalmente árboles de gran porte, como plataneros, jacarandas, pinos, encinas, alcornoques, moreras, acebuches, álamos, fresnos o albizias, la mayoría durante estos meses de otoño, quedando pendiente tan solo un refuerzo de ficus en el área canina y completar una hilera de almeces…>>.

Con la plantación de esta arboleda no hay duda de que el Parque “Antonio Machado” presenta una alegre perspectiva arbórea y como dice el responsable municipal del área, Luis Albillo, “ha incrementado las zonas de sombra, creando además espacios para la estancia, itinerarios y paseos protegidos del sol, siguiendo criterios estratégicos, pero también ornamentales…”.

En los primeros días de marzo de 2019 se inició la puesta a punto integral del Parque Antonio Machado. El Consistorio tenía en su agenda de mejoras del Parque la ampliación y reforzamiento de las dotaciones e incrementaría la jardinería. Además, los apuntados logros irían acompañados de nuevas instalaciones incluyendo una zona infantil, un área de parkour y un circuito biosaludable.

Días más tarde el diario “Huelva Información” del lunes 4 de marzo del citado 2019, indicaba al respecto en su edición del lunes 4 del citado mes:

<<Según indican desde el Ayuntamiento, las obras en este Parque –que cuenta con una superficie total de 47.492 metros cuadrados de zonas verdes con viales, espacio de albero y grandes praderas de césped, se desarrollarán durante dos meses y cuentan con un presupuesto total de 145.195 euros. Con ella el Ayuntamiento quiere dar respuesta a las demandas de los vecinos, con quienes se han consensuado las actuaciones.

La intervención contempla la creación de una nueva área infantil de 400 metros cuadrados de superficie, con juegos para niños de entre tres y doce años,  La plataforma tendrá un encintado perimetral de bordillos y solera de hormigón, y el pavimento será de caucho continuo amortiguante de distintos colores y dibujos, en las áreas de seguridad de cada uno de los juegos. La valla perimetral de seguridad contará con postes de acero galvanizado y lamas de polietileno de distintos colores. Además, se crearan dos rampas de acceso al área desde caminos pavimentados perimetrales.

Esta nueva área infantil se ubicará junto a una zona deportiva, de parkour y calistenia, de 870 metros cuadrados, que estará situada en el extremo más pegado a la calle Honduras (donde se sitúa actualmente el parque infantil).

Para habilitar esta zona se acondicionará la superficie con aportes de arena de duna limpia, rasanteo y nivelación de la misma, y se instalará un pequeño circuito de calistenia con elementos de barras paralelas, anilla y banco de abdominales, entre otros. Se trata, según  explican desde el Consistorio, de sistemas de ejercicios físicos en el que se trabaja con el propio peso corporal, apostando por los movimientos más que por la potencia  y el esfuerzo. Así, es un deporte centrado en la capacidad motriz del individuo.

Pero, además, se creará también un circuito biosaludable longitudinalmente a uno de los caminos lineales de hormigón impreso del parque, constituidos por diez elementos de gimnasia distintos para el ejercicio completo de todas las partes del cuerpo (tren superior e inferior).

Otro de los objetivos de actuación municipal es la regeneración de zona verde con la recuperación del espacio degradado junto al área de esparcimiento canino actual. Se resembrará praderas de césped  con  mezcla de gramíneas y leguminosas aptas para clima mediterráneo y se plantará arbolado de sombra en el entorno cono complementación del existente. Se creará, de este modo, un área de esparcimiento canino de 1.625,55 metros cuadrados, en una zona más acorde y reservada, lindando con la calle Pablo Ruiz Picasso.

Aunque la actuación integral de ahora conlleva un importante refuerzo de la arboleda, el Ayuntamiento ya llevó a cabo recientemente un proceso de reforestación, con la incorporación de 55 ejemplares facilitados por la Consejería de Medio Ambiente con motivo del Congreso de Cambio Climático. Además, se plantaron varias hileras de naranjos y se reforzó la cobertura vegetal del parque con  250 árboles de más de diez especies diferentes para incrementar la zona de sombra, creando, además de espacio para la estancia, itinerarios y paseos protegidos  del sol (siguiendo criterios estratégicos pero también ornamentales).

Y es que el Parque Antonio Machado es uno de los principales espacios de la ciudad, con más de cuarenta mil metros cuadrados de superficie que, sin embargo, permanencia infrautilizado y presentaba también zonas  de aspecto yermo por la ausencia de arboleda. Así, con el objetivo de aprovechar sus potencialidades, el Ayuntamiento ha apostado por implementar diferentes mejoras, incluida la reforestación. Para ello, se eligieron árboles de gran porte, como plataneros, jacarandas, pinos, encinas, alcornoques, moreras, acebuches, álamos, fresnos o albizias.

Ahora, con esta nueva actuación, se persigue hacer más atractivo el patrimonio natural del Parque, y, a la vez, aportar nuevos recursos para “incrementar la calidad de vida y las opciones de ocio saludables” de los usuarios con la dotación  de nuevas áreas y el refuerzo de las existentes. Todo ello, según indican, para contribuir a mejorar  la salud y la calidad de vida” de los vecinos a través del fomento de actividades al aire, en zonas verdes y agradables>>.

No podemos olvidarnos de una edificación muy de gusto de esta época como es el bar que ocupa la parte central del Parqie

Las más importantes reformas actuales, como hemos apreciado, suponen un cambio de concepto jardineriil como hemos visto se ha cambiado el aspecto de muchas zonas. se ha mejorado el riego a presión y se han creado  jardines de plantas vovaces y, desde lejos, ha mejorado el aspecto lumínico de esta zona.

En la actualidad, los fulgores del dios astro al nacer el día convierten al parque en magnífico escenario donde se concatena el solemne rito de las ondulantes palmeras y Cupido campea por sus respetos.

Cuando llueve, la tierra parece esponjarse, como descansar sumida en un dulce letargo, y cuando la neblina hace acto de presencia, ésta emerge como por arte de encantamiento difuminando el contorno de la arboleda.

Y cuando la noche extiende su oscuro manto, qué pluma prodigiosa será la que pueda reflejar nuestro parque bajo la arabesca luz de la luna.

 







Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.