Mari Carmen Rafallo Bautista, una pieza clave en la promoción turística de Trigueros y la difusión del Dolmen de Soto

0
102
Carmen Rafallo Bautista es dinamizadora cultural en Trigueros.
Carmen Rafallo Bautista es dinamizadora cultural en Trigueros.

Cristina Morales. Cuando existe vocación, el trabajo deja de ser eso y se convierte en un modo de vida, en una obligación interna de consagrar tu vida a una tarea. Esto mismo le ocurre a Mari Carmen Rafallo Bautista, una onubense de 31 años que, a pesar de su juventud, posee una amplia experiencia en el ámbito de la cultura y el turismo. Actualmente es dinamizadora turística y cultural en el Ayuntamiento de Trigueros, un cargo en el que lleva años trabajando y con el que ha conseguido la promoción del Dolmen de Soto y su consagración como uno de los principales atractivos de la provincia. Explotar el potencial turístico del municipio es su principal cometido.

Su labor ha sido esencial para la difusión del Dolmen de Soto.

Criada en Fuente de la Corcha, siempre ha vivido rodeada de la naturaleza con su familia, yendo y viniendo a Beas para estudiar hasta llegar a bachillerato, nivel en el que se traslada a Trigueros, su actual lugar de residencia. Tras esto, decide tirar por la rama del turismo, pero opta por el grado superior en el instituto Rábida, una formación que le ha permitido trabajar siempre en este ámbito. Para continuar su especialización hizo todos los cursos públicos y privados que pudo, como el curso de animación turística con el que consiguió trabajar durante 7 temporadas en un hotel. Siempre le gustó mucho el turismo y también la animación, pero debido a la estacionalidad tuvo que buscarse otro empleo y comenzó a ser guía turística para el IMSERSO, tanto Huelva y provincia como en otras ciudades.



Su gran pasión siempre ha sido el turismo.

En 2014 la ascienden en el hotel en el equipo de animación y deja los tours, aunque lo que no se espera es que su vida cambiaría al enterarse de la convocatoria de una plaza en el Ayuntamiento de Trigueros, a la que se apunta sin esperanzas y que finalmente sería suya. Antes de que saliese la plaza definitiva, decide colaborar de manera voluntaria realizando visitas guiadas en la localidad. Desde abril de 2014 ya trabaja como animadora cultural y turística en Trigueros, una aventura que emprende sin saber cuánto tiempo iba a durar y dejando su trabajo indefinido en el hotel. Asegura que decide arriesgar y luchar por el proyecto, ya que tenía claro el potencial turístico del municipio y todo lo que se podía explotar de él.

Ha realizado numerosas visitas guiadas.

Poco a poco todo fue mejorando y el proyecto se fue consolidando, al igual que sus tareas fueron extendiéndose. La primera de ellas fue relativa al Dolmen de Soto, un monumento megalítico de gran valor situado en territorio triguereño que aún no había sido explotado turísticamente lo suficiente para dar a conocer su existencia fuera de nuestras fronteras. Hoy en día, el duro trabajo ha dado sus frutos y el megalito es uno de los principales atractivos de la provincia onubense. Por esto y mucho más, Mari Carmen Rafallo fue propuesta para los Premios al Empleado Público del año, un certamen organizado por el sindicato CSIF y Huelva Buenas Noticias, con el fin de reconocer el trabajo de empleados que haya destacado ese año por su labor en el sector público. Tal número de votos recibió que finalmente logró el premio en el apartado de administración general.



Fotografía de su viaje a la Asamblea de bienvenida del CARP al Ayto de Trigueros en Francia.

Un galardón que reconoce su labor, más allá de lo relativo al Dolmen y su gestión, ya que su cometido es explotar el potencial turístico del pueblo y elaborar una programación acorde. Para conocer mejor a Mari Carmen Rafallo, hablamos con ella.

– ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
Agradezco mucho la satisfacción de la gente cuando se marcha. Yo creo que todos somos un poco guías, siempre queremos mostrar lo mejor de nuestra tierra, y así me siento yo, me encanta que la gente descubra a través de mis historias cada rincón del pueblo. Le doy vida a cada calle y piedra que visitamos, intentando que cada turista se vaya conociendo Trigueros a través de los cinco sentidos, que vean todo, sientan las tradiciones, coman, que se lleven una experiencia completa.



En la imagen con viajeros ciegos de Madrid. Para que pudieran saber cómo eran los símbolos que decoran el dolmen, les hizo una réplica en arcilla.

– ¿Y lo que menos?
Me cuesta responder a esta pregunta, pero por poner alguno, quizás un aspecto negativo puede ser el tema del horario, ya que al trabajar fines de semana y festivos en ocasiones debes dejar de lado aspectos familiares.

Su trabajo le valió para ser una de las galardonas en los IV Premios al Empleado Público de CSIF y HBN.

– ¿Qué haces en tu tiempo libre?
Me gusta estar con mi familia y aprovechar momentos para viajar y conocer sobre todo España, es lo que más me gusta, algo que veo fundamental para mi trabajo, conocer cómo se trabaja en otros lugares el tema del turismo. Soy una apasionada de la fotografía, de forma modesta, me encanta fotografiar rincones de Trigueros mientras paseo por el pueblo. También me gustaba mucho la radio, incluso participaba en la radio local de Beas, me gustaban mucho los medios de comunicación, periodismo era mi segunda opción. Por eso también he trabajado recientemente con la televisión local de Trigueros en la elaboración y el guión de una serie de reportajes que van encaminados a resaltar aspectos significativos del pueblo, así como personajes históricos. Pero lo cierto es que llevo unos meses de baja, y es que uno de los proyectos más importantes de mi vida es formar mi propia familia y acabo de dar a luz a mi primer hijo.

Con el conocido periodista Nacho Ares, del programa Ser Historia de cadena ser y colaborador de Cuarto Milenio, en su visita al Dolmen.

– ¿Por qué crees que te votaron para estos premios?
Vivo en Trigueros y desde siempre me acogieron muy bien, la gente me mostró su apoyo al saber que estaba nominada. Yo siempre me he volcado e involucrado en mi trabajo porque es mi vocación y la gente suele reconocerme eso. Creo que fue una forma de agradecerme mi implicación. Es cierto que en cuanto al Dolmen se ha mejorado mucho, ahora es de los enclaves más reconocidos de la provincia, y la gente lo ha sabido reconocer. A parte de familia y amigos.

– ¿Cómo recibiste el premio?
Me cayó de sorpresa, no me lo esperaba para nada ni sabía quién había podido nominarme. Ya solo con la nominación estaba muy contenta.

Siempre unida al mundo del turismo y la cultura.

– ¿Qué te pareció la gala?
A mí la gala me pareció muy bonita y emotiva. Rompí un poco el hielo ya que fui la primera en recibir el galardón y decir mis palabras. Estuve acompañada de toda mi familia y pude agradecer a todos los que trabajan conmigo. Los premios me parecen muy acertados, porque hay personas que trabajan en la administración a la sombra y se merecen un reconocimiento, sobre todo por lo denigrado que está el perfil del funcionario por la administración. Todos mis compañeros nominados en esta categoría eran merecedores.

– ¿Ha cambiado tu trabajo en algo?
Prácticamente no me ha dado tiempo al estar de baja, pero puedo decir que sí ha cambiado porque ahora recibo mucho más cariño de la gente y las felicitaciones de mis compañeros. No ha cambiado en lo esencial pero es un gran azote para seguir al 100% en mi trabajo.

Ha convertido en profesión su gran pasión.

– ¿Le mandarías un mensaje a los onubenses?
Animo a toda la provincia a conocer nuestro patrimonio, que nos sintamos orgullosos y no seamos nuestros propios detractores, hay que luchar para seguir. Nosotros somos los embajadores de nuestra tierra y hay que difundir todo lo que tenemos, tanto de la capital como de los pueblos. No es solo trabajo de los profesionales, los propios onubenses debemos mostrar las bondades que tenemos.