Mini

La DGT pone en marcha una nueva campaña especial de control de velocidad en las carreteras de Huelva

El dispositivo se inicia este lunes, 12 de agosto, y se extenderá hasta el domingo, 18 de agosto. Los controles incidirán especialmente en las carreteras convencionales, donde se producen el 75% de los fallecidos en vías interurbanas.

Guardia Civil de tráfico.

Redacción. La Dirección General de Tráfico (DGT) llevará a cabo una campaña especial hasta el 18 de agosto  de control de velocidad. Para ello, está previsto un incremento de los controles en las carreteras de la provincia, así como la utilización del máximo número de medios humanos y materiales disponibles de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, en colaboración con policías locales de varios municipios.

Esta campaña, que se enmarca dentro del calendario anual de acciones que la DGT ejecuta sobre seguridad vial, tiene por objetivo concienciar sobre la peligrosidad del exceso de velocidad en la conducción, así como ejercer una labor preventiva con presencia de patrullas, a la vez que se vigilan y controlan los excesos de velocidad mediante radares fijos, estáticos y móviles.

Debido al alto porcentaje de accidentes que se producen en las carreteras convencionales, se reforzarán los controles en los tramos más peligrosos de este tipo de vía con la presencia de patrullas integrantes de motoristas de la Agrupación de Tráfico de la Guardia civil, equipadas con medios portátiles que les permiten realizar acciones de control de velocidad.




La última campaña especial de control de velocidad llevada a cabo en abril de este año,  se saldó en la provincia de Huelva con el control de 2.910 vehículos y un total de 149 denuncias formuladas.

Así, durante la próxima semana se hará especial hincapié en aquellos tramos de las carreteras secundarias de la provincia en los que existen mayor siniestralidad o aquellos cuyo trazado les haga susceptibles de que se produzcan accidentes por velocidad excesiva.




Cabe recordar que en el 10% de los  accidentes con víctimas y el 35% de los accidentes mortales registrados en 2018,  la velocidad intervino como factor desencadenante de los mismos, siendo la causa directa, un dato que evidencia que la consideración de la velocidad como factor de riesgo todavía no ha adquirido el mismo nivel de aceptación entre los conductores que la incompatibilidad entre el consumo de alcohol y la conducción, por ejemplo.

El total de denuncias por infracciones de tráfico en 2018 fue de 60.835, de las que 31.468 (el 52%) fueron por excesos de velocidad.

En este sentido, hay que tener en cuenta que llevar una velocidad adecuada podría evitar prácticamente una cuarta parte de los muertos en accidente de tráfico contabilizados a nivel nacional. Asimismo, hay que tener en cuenta que a partir de 80 km/h es prácticamente imposible que un peatón se salve en un atropello. A una velocidad de 30 kilómetros por hora, el riesgo de muerte del peatón se reduce al 10%.

Efectos negativos del exceso de velocidad sobre el medio ambiente. La velocidad tiene impactos muy negativos sobre el medio ambiente, dado que el nivel de emisión de gases nocivos, tiene una repercusión negativa sobre el medio ambiente, la calidad de vida y el consumo de combustible.

El consumo  ideal de combustible, dependiendo del tipo de vehículo, suele estar entorno a una velocidad de 90 Km/h. Si la velocidad aumenta a 120 Km/h, el consumo se incrementa en un 30%.

Además la velocidad tiene un impacto muy importante en la calidad de vida de las zonas urbanas, donde los vehículos pueden interferir en el bienestar de los residentes y tener un impacto muy negativo sobre la seguridad de peatones, ciclistas y otros usuarios vulnerables.

Nuevo reglamento de velocidad a la que se puede circular. El pasado mes de enero de 2019 entró en vigor una modificación de los límites de velocidad en las carreteras españolas.  El Real Decreto 1514/2018, modificó el Reglamento General de Circulación (artículo 48) y fijó un cuadro más simplificado de velocidades máximas en las vías.

Así en las carreteras  convencionales los límites son 90 Km/h (turismos, motos y autobuses) y 80 Km/h, (resto de vehículos); mientras, en autovía y autopista hay tres límites, para turismos y motos (120 Km/h), camiones y furgonetas ( 90 Km/h) y el resto de vehículos, incluidos autobuses (100 Km/h).

Como excepción en vías convencionales con separación física de los dos sentidos de circulación, el titular de la vía podrá fijar un límite máximo de 100 Km/h para turismos y motos.

Además las autocaravanas tienen un límite de velocidad en función de su masa máxima autorizada y los automóviles con remolque, vehículos de transporte escolar y de menores o mercancías peligrosas, seguirán teniendo que circular con un límite de 10 Km/h, inferior a los citados anteriormente. Y, se añade un límite máximo de 30 Km/h en las vías sin pavimentar.

La velocidad y las carreteras convencionales de Huelva objetivo prioritario. La velocidad tiene una influencia directa en la ocurrencia y severidad de los accidentes de tráfico, con velocidades de conducción más altas, el número de siniestros y su gravedad aumentan desproporcionadamente.

El año pasado, las vías secundarias acumularon el 70% de las víctimas mortales registradas en las carreteras de la provincia.

La  jefa provincial de Tráfico, Cristina Gago subraya que” llevar una velocidad adecuada  podría evitar prácticamente una cuarta parte de los muertos en accidente de tráfico”.

En estos tramos identificados por la DGT, especialmente sensibles, los agentes de la Agrupación de tráfico intensificarán la vigilancia de la velocidad con radares móviles y aplicando el Plan Integral de Vigilancia, diseñado para detectar el exceso de velocidad.

Cabe destacar que desde la entrada en vigor de la Ley  del Permiso por puntos, más del 40% de las sanciones impuestas lo han sido por causa del exceso de velocidad.

La velocidad y los atropellos. En 2018 fallecieron 3 peatones en accidentes de tráfico ( 1 de ellos en vía urbana y 2 en vía interurbana), lo que supone un 17% del total de fallecidos ,uno menos que en 2017.

Cabe recordar que los peatones incurren en un riesgo de en torno al 80% de morir atropellados a una  velocidad de impacto del 50 Km/h, mientras que el riesgo se reduce a un 10% con una velocidad de 30 Km/h. A partir de una velocidad de 80 km/h. las posibilidades del peatón de no resultar muerto son prácticamente  nulas.








Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.