El auge de la cirugía plástica conquista la mirada

Conscientes de la importancia de los tratamientos estéticos en nuestra sociedad actual, la Clínica Oftalmológica Gil Piña de Huelva ha incorporado un nuevo servicio que se encarga de rejuvenecer la mirada de sus pacientes. Con o sin cirugía, el servicio de estética ocular viene a complementar la variedad de campos que ya ofrecía el centro para la puesta a punto de nuestros ojos.

La cirugía plástica llega a los ojos.

HBN. En un momento en el que la imagen impera y tiene poder absoluto, cada vez es más esencial para los humanos sentirse bien con uno mismo. Con los medios que nos ofrece la medicina y los avances tecnológicos de los que disponemos, tenemos la potestad de cambiar aquello que no nos gusta de nosotros a golpe de bisturí o con otros tratamientos. Podemos modificar cualquier parte de nuestro cuerpo y, por ello, los ojos no iban a ser menos. Conscientes de ello, la Clínica Oftalmológica Gil Piña de Huelva situada en el Hospital Costa de la Luz, ha añadido un nuevo servicio a los ya prestados. Se trata de una unidad de estética ocular, en la que podemos modificar nuestra mirada y rejuvenecer a partir de los ojos.

El cirujano plástico ocular Manuel Cobos Fernández está al mando de esta nueva unidad.

Con el cirujano plástico ocular Manuel Cobos Fernández al mando, este nuevo servicio ofrece varios métodos para rejuvenecer la mirada tanto a través del párpado como en el aspecto de la piel debido a las arrugas. A nadie le gustan esas marcas en la piel, aunque es cierto que narran todo lo vivido en nuestra vida, alegrías y penas. Con este servicio podemos optar por borrar estas marcas a través de tratamientos quirúrgicos en el parpado superior e inferior, tratamientos no quirúrgicos como el famoso bótox para arrugas perioculares y en la frente, además de rellenos con ácido hialurónico para arrugas estáticas y ojeras, u optar por retoques a través del láser con luz pulsada. Para el rejuvenecimiento de la piel también podemos recurrir a cremas y tratamientos sin precisar intervención.

Supone una clara apuesta de la clínica por ampliar sus servicios prestados, aportando a sus clientes de toda la vida, un nuevo abanico de posibilidades para mejorar su mirada. La idea es que salgan del centro con todos los tratamientos y técnicas que precisen para sentirse bien con sus ojos. En la clínica cuentan con todo lo necesario para mejorar su visión y, ahora también, mejorar su estética. Tal y como nos cuenta el doctor Manuel Cobos: “Queremos que nuestros pacientes salgan con brillo en la mirada, contentos por haber recuperado su visión y además verse rejuvenecidos”.




Un nuevo servicio de la Clínica Oftalmológica Gil Piña.

La cirugía oculoplástica es una rama de la oftalmología y de la cirugía plástica facial encargada de tratar las patologías y dar más belleza a los párpados. El médico que mejor puede realizarla es el cirujano oculoplástico, ya que gracias a sus conocimientos en oftalmología, función y anatomía del ojo y los párpados es capaz de tratar con delicadeza una región tan delicada, realizando múltiples tratamientos de cirugía plástica, reparadora y estética con resultados satisfactorios y seguros. La cirugía oculoplástica está representada en España por la SECPOO (sociedad española de cirugía plástica ocular y orbitaria). Puede tratar diferentes patologías en los párpados y el lagrimal como malposiciones, ptosis (párpado caído), ectropión (evertido) y triquiasis (pestañas hacia dentro). También se encarga de tratar tumores palpebrales benignos y malignos, con gran resultado funcional y estético; además de la cirugía de la vía lagrimal obstruida, mejorando el incómodo lagrimeo.

La Clínica Gil Piña se ha trasladado al Hospital Costa de la Luz.
La Clínica Gil Piña está en el Hospital Costa de la Luz.

En cuanto a cirugía estética palpebral, se puede tratar la blefaroplastia superior e inferior, corrección del exceso y caída de piel y bolsas sin cicatrices y sin dolor, mejorando el aspecto de la mirada al volverse más joven y saludable. La estética médica ocular nos permite tratar algunos problemas de nuestra mirada con distintos tratamientos, como el bótox con el que se pueden corregir arrugas de expresión como las patas de gallo, frente y entrecejo. Algo que también está muy en tendencia, es el relleno de arrugas profundas y surcos con ácido hialurónico. Además, siempre podemos recurrir a la cosmética natural, mediante peelings químicos, cremas protectoras, hidratantes, antienvejecimiento y crecimiento de pestañas. Todos los tratamientos son valorados y realizados por el oftalmólogo especialista en párpados y con los mejores productos del mercado con todas las garantías sanitarias.




Un servicio que va dirigido a cualquier paciente, siempre a partir de cierta edad en la que se comienza a hacer visible el paso del tiempo, sobre los 30 años, aunque también algunos de estos problemas se deben al sol o a la genética. Con ello se ayuda a que se frene su desarrollo y no vuelvan a producirse más. Una apuesta de Rafael Gil Piña y su equipo por ofrecer una mayor variedad de servicios y seguir creciendo, siempre unidos a las demandas de la sociedad en las que la estética juega un importante papel.

El Doctor Cobos es una pieza clave de la clínica.

El cirujano ocular Manuel Cobos Fernández, es una pieza clave en la clínica, al ser además su subdirector. Más de 20 años de experiencia avalan su profesionalidad y buen hacer, con una extensa trayectoria en sanidad tanto privada como pública. Comenzaría de residente en el Hospital Juan Ramón Jiménez para luego continuar con rotaciones en numerosos hospitales nacionales e internacionales. Sería en México donde se especializaría en cirugía ocular, rama que le apasiona. Ya son más de 9 años los que lleva en Gil Piña, no solo aportando sus conocimientos en cirugía plástica ocular, sino operando párpados, cataratas y superficie ocular. Una profesionalidad de la que hace gala afirmando que lo que más le gusta de su trabajo es: “Que mis pacientes salgan contentos y los resultados sean satisfactorio para las dos partes”.

El oftalmólogo, Rafael Gil Piña.
Una apuesta de Rafael Gil Piña para ofrecer más servicios a sus clientes.

La Clínica Oftalmológica Gil Piña nació en 1988 como una pequeña consulta privada, siempre con un trato muy cercano con los pacientes, el ritmo de crecimiento subía exponencialmente año tras año. Aunque permanecían siempre al día en tecnología, llegó un momento en el que decidieron ampliar su plantilla y que no recayeran todos los campos de la oftalmología en una sola persona. A partir de ahí comenzaron a contar con nuevos especialistas con la idea de ofrecer un mejor servicio a sus pacientes, a la vez que crecía su capacidad para atender a un mayor número de los mismos. Ahí fue donde apareció la figura del Dr. Manuel Cobos actual subdirector de la clínica. Esto supuso el gran cambio de consulta a clínica que, aunque llevó varios años de adaptación, terminó de materializarse al pasar a ser el Servicio de Oftalmología del Hospital Costa de la Luz y de HLA Los Naranjos, buques insignia de la sanidad privada en Huelva. Hoy en día cuentan con 6 especialistas, cada uno encargado de un área para así ofrecer al paciente el servicio que necesitan.








Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.