Mini

La Comunidad de Regantes Palos de la Frontera se convierte en un espacio cardioprotegido

La entidad de riego adquiere un desfibrilador y se suma al ‘Proyecto Salvavidas’.

La CRPF se convierte en un espacio cardioprotegido.

Redacción. La Comunidad de Regantes Palos de la Frontera es ya un espacio cardioprotegido, con la adquisición de un Desfibrilador Externo Semiautomático (DESA) que ha sido ubicado en la sede social para su uso en casos de emergencia. El DESA permite la asistencia a una persona en los primeros minutos de una parada cardio-respiratoria, de manera sencilla y segura y sin necesidad de ser personal médico. La desfibrilación analiza el ritmo cardíaco e identifica la necesidad de descarga eléctrica.

La entidad de riego ahora cuenta con un Desfibrilador Externo Semiautomático (DESA).

Fernando Sánchez, secretario gerente de la Comunidad de Regantes, ha explicado que “con este desfibrilador ganamos en seguridad de los trabajadores y de los socios que cada día entran en nuestra sede social para hacer gestiones”. El objetivo que se persigue es “reducir el tiempo de respuesta en caso de que alguien sufra una parada cardíaca, circunstancia que esperemos que nunca se dé”.

Para el uso del DESA los trabajadores de la entidad de riego han realizado el curso de formación necesario, y cuyos contenidos han sido la práctica de la recuperación cardíaca o la RCP básica, la actuación en caso de atragantamiento y las pautas que han de seguirse en caso de parada cardio-respiratoria. Una vez identificada la parada mediante ausencia de consciencia, respiración o signos de vida, se debe iniciar las maniobras de RCP básica para la que han sido formados los empleados y encender el desfibrilador, que irá marcando las pautas mediante una voz.




Los trabajadores han recibido una formación sobre reanimación.

Con la presencia de este dispositivo en sus instalaciones, la Comunidad de Regantes se suma al ‘Proyecto Salvavidas’, una iniciativa que pretende concienciar de la importancia de tener una vida más saludable, de la necesidad de aprender técnicas de reanimación y de lograr una mayor implantación de desfibriladores.










Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.