Damas

El ingeniero moguereño Daniel Márquez crea una app para controlar los cultivos a través del móvil

SensaCultivo es un dispositivo que se instala directamente en el campo y, a través de sensores, va registrando en la aplicación móvil toda clase de información útil que necesita un agricultor sobre sus cultivos, como el nivel de agua y su uso eficiente, controlar el riesgo de plagas e incluso conocer las necesidades de ventilación de un invernadero.

El moguereño Daniel Márquez ha creado una app para controlar los cultivos.

Cristina Morales. La tecnología ha llegado a nuestras vidas para poner todo patas arriba, cambiar nuestra realidad y crearnos una imperante dependencia de ella. Parece impensable despegarnos de los aparatos electrónicos que hoy son nuestros brazos y piernas, quedan muy lejanos aquellos tiempos en los que no existían y vivíamos en el mundo analógico. Hoy está presente en todo, los dispositivos inteligentes casi nos han robado nuestra propia inteligencia y han mermado nuestra capacidad para salir airosos de cualquier situación, ahora no somos nadie si nos perdemos en una ciudad o no se nos conecta el wifi. El ser humano ha pasado de ser autosuficiente a depender de la tecnología casi para todo.

Sin embargo, no todo es negativo en la inclusión de esta realidad a nuestra vida cotidiana, también hay que ser honestos y afirmar que, en muchas situaciones, nos hace la vida más sencilla y nos abre unas posibilidades que de otro modo no tendríamos. Por ejemplo, la era de la información nos ha traído el gran don de comunicarnos con cualquiera, sin importar el lugar en el que se encuentre, y con una reducción del tiempo de espera considerable. La tecnología acerca personas y lugares, nos ha interconectado. Otra gran ventaja es el desarrollo de nuevos modelos de empleo, puestos de trabajo que hace unos años no sabíamos ni que podrían llegar a existir. Además, ha aportado grandes ventajas a las profesiones ya existentes.

Se trata de un sistema que cuenta con un dispositivo que controla la tierra y se conecta con la aplicación móvil.

Los aparatos electrónicos, los dispositivos inteligentes e internet nos han dotado de grandes herramientas para aumentar nuestras posibilidades de negocio. Tanto es así que incluso sectores tan tradicionales e inmovilistas como el agrícola han sabido adaptarse a los nuevos tiempos e incorporar mejoras a sus tareas. ¿Sabías que existe la posibilidad de controlar los cultivos desde el salón de casa? Seguro que muchos agricultores tampoco pero ha sido precisamente un onubense quien ha aplicado la tecnología y la innovación al sector para, a través de un dispositivo móvil conectado a una app, poder revisar el estado de una plantación sin estar en ella de forma presencial.




El moguereño Daniel Márquez Gómez, Ingeniero Industrial en Electrónica, proviene de una familia de gran tradición agrícola. Por ello, conoce muy bien el sector y ha sabido introducir un cambio que mejora la eficiencia de los cultivos y que, aunque es arriesgado en un sector tan tradicional, sus ventajas hacen que en pocos años sea algo común. A sus 31 años ha creado este dispositivo capaz de controlar la salud de los cultivos a través del móvil de forma sencilla e intuitiva. Se llama SensaCultivo y es un completo sistema de monitorización para agricultores que ha sido seleccionado por el Programa Minerva, la iniciativa de apoyo al emprendimiento tecnológico de la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad y Vodafone.

Una tecnología que puede ser muy útil para el sector agrario onubense.

Este proyecto empresarial nacido en Moguer, permite a los agricultores optimizar el consumo de agua, disminuir el riesgo de infección de plagas y enfermedades de los cultivos, o mejorar el abono del suelo, entre otras cuestiones. Esto es posible gracias a un dispositivo capaz de medir diferentes parámetros agroclimáticos y una aplicación que posibilita consultar el estado del cultivo en tiempo real desde cualquier sitio a través del móvil.




Se trata de un sistema polivalente compatible con cualquier tipo de explotación agrícola, viveros de plantas o huertos ecológicos. Además, SensaCultivo no requiere ninguna instalación previa, es portable, lo que permite cambiar su ubicación en cualquier momento, además, no se precisan conocimientos técnicos para su uso porque la información que proporciona es fácil de interpretar por el agricultor. Así, el dispositivo se instala directamente en el campo y, a través de sensores, va registrando en su app toda clase de información útil que necesita un agricultor para tomar las mejores decisiones para el crecimiento de sus cultivos. Actualmente, el proyecto está en proceso de prueba, desarrollando los primeros prototipos en la zona fresera de la provincia de Huelva, por lo que se espera que pueda comercializarse este mismo año.

El proyecto ha sido seleccionado por el Programa Minerva.

Para conocer de primera mano este proyecto, hablamos con su inventor y CEO de la compañía, el moguereño Daniel Márquez Gómez.

– ¿Cómo surge la idea de esta app? 
Al tener tradición agrícola, detecté que la mayoría de los agricultores no disponían de una herramienta que les proporcionara datos reales del estado de sus cultivos.

– ¿Qué necesidades pretende cubrir? 
Principalmente, la necesidad de realizar una gestión más eficiente de los cultivos, por ejemplo, conociendo las necesidades de riego reales de la planta, cuándo hay que ventilar el invernadero, si existe riesgo de enfermedades en función de las condiciones climáticas, así como otras variables.

– ¿Qué piensas sobre la aplicación de la tecnología en la agricultura?
Pienso que es el camino a seguir para poder aumentar la producción de las cosechas a la vez que se optimiza el uso de recursos naturales como el agua.

El agricultor puede controlar sus cultivos desde casa.

– ¿Qué beneficios puede aportar a los agricultores? 
Reducir el consumo de agua, los gastos de explotación y aumentar la producción y calidad del fruto.

– ¿Crees que en unos años su uso será generalizado? 
Totalmente, la tecnología ha llegado a la agricultura para quedarse y aunque debido a su carácter tradicional va a costar un poco más que en otros sectores, su implantación es casi una obligación para ser competitivos y seguir creciendo. 

– ¿Qué acogida ha tenido? 
La agricultura es un sector muy tradicional, pero en los últimos años se ha tecnificado y automatizado, contando, por ejemplo, con maquinaria guiada por GPS o con modernos sistemas de riego. El IoT es una tecnología relativamente nueva, y como todo lo nuevo al principio asusta un poco, pero en cuanto ven el potencial que tiene, que por ejemplo les permite conocer el estado de sus cultivos desde el salón de su casa, entonces ese miedo inicial se transforma en interés y al final acaban utilizándolo. 

El dispositivo se encuentra en periodo de prueba.

– ¿Qué pasos te quedan por dar para su comercialización y lanzamiento? ¿Ya se puede usar? 
Ahora mismo nos encontramos en fase de pruebas con los primeros clientes en la zona de Huelva y esperamos poder comercializarlo a lo largo de este año.

– ¿Cuáles son tus planes a corto/medio plazo? 
Nuestros planes a corto plazo están centrados en terminar la fase de pruebas del sistema con los clientes actuales y posteriormente comenzar a comercializarlo. En este sentido, ya estamos en contacto con varias cooperativas que están interesadas en la implantación del sistema. A medio plazo, tenemos pensado lanzar nuevas soluciones que contribuyan a la digitalización del sector agrícola y  permitan mejorar la vida de los agricultores.

Un ingeniero emprendedor que ha crecido en una familia unida al mundo agrícola.

Un proyecto innovador que aplica la tecnología a un sector tan tradicional como el agrícola. La tecnología puede mejorar nuestra vida y facilitar nuestro trabajo, siempre que se aplique con conocimiento y teniendo en cuenta que es un complemento a la poderosa mano de obra humana. Poco a poco, avanzamos desde un método de trabajo presencial al virtual, donde nuestro compañero es una pantalla.






Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.