El Recreativo ya se alía con su gente para obrar el milagro de remontar un 3-0 al Fuenlabrada

0
47
Los jugadores del Fuenlabrada celebran uno de los goles. / Foto: @CFuenlabradaSAD.
Los jugadores del Fuenlabrada celebran uno de los goles. / Foto: @CFuenlabradaSAD.
Los jugadores del Recre, en los prolegómenos del partido. / Foto: @CFuenlabradaSAD.
Los jugadores del Recre, en los prolegómenos del partido. / Foto: @CFuenlabradaSAD.

P. G. Rezaba aquel lema publicitario que ‘impossible is nothing’. A ese eslogan se aferra, no le queda otra, el Recreativo de Huelva, para unirse a su gente y tratar de obrar el enorme milagro de remontar el rotundo y desolador marcador (3-0) cosechado en Fuenlabrada, donde se vio una versión muy desmejorada del Decano, a merced de un cuadro madrileño, que justo es decir tiene pie y medio en Segunda División.

Un 3-0 es un resultado demoledor. Impensable. Inesperado. Una eliminatoria que se tenía que resolver por pequeños detalles es posible que se decidiera en los siete minutos que pasaron entre el 1-0 y el 2-0, que colocó al Fuenlabrada en órbita ante un Recre que, esta vez, no tuvo respuesta.



Después de 22 jornadas sin perder, el Recre supo lo que es el amargo sabor de la derrota, y además contundente. Quien quiera echar por tierra todo lo realizado por el Decano hasta ahora es libre de hacerlo, pero no sería justo. Perder entra en el guión del equipo, aunque malacostumbrara a su gente a no hacerlo. Puede que duela más por el cómo, por el resultado, pesado, pesado, que obliga a pensar en milagros, en sueños imposibles de contar con algún ‘Origi’ de guardia, aunque que quede claro que el Fuenlabrada jamás va a consentir un gol de córner como ese que todos recuerdan y que sirvió a un equipo para remontar un 3-0 precisamente.

Para seguir en la senda del triunfo Salmerón, entrenador del Decano, hizo dos cambios con respecto al once que cerró la temporada regular. Fernando Llorente, que se quedó fuera ante el Villanovense para preservarlo de los peligros de un tarjeta que acarrearía suspensión, volvió al once en detrimento de Marc Caballé. No fue la única modificación albiazul, ya que Diego Jiménez, por aquello de fortalecer al equipo por arriba, entró por Pina.



Ya los primeros compases dejaron entrever que podía no ser el día del Recre. Se vio algo nervioso al equipo, con algunas dudas, y aunque su declaración de intenciones fue tener la pelota, se vio superado por la presión de un Fuenlabrada que, en el inicio, hizo mejor las cosas.  Aunque no se producían ocasiones, se vio a un cuadro local más a gusto, y amagando más, como en los disparos de Juanma Marrero y de Hugo Fraile, amén de un cabezazo de Jeisson.

Los jugadores del Fuenlabrada celebran uno de los goles. / Foto: @CFuenlabradaSAD.
Los jugadores del Fuenlabrada celebran uno de los goles. / Foto: @CFuenlabradaSAD.

Mala pinta tenía aquello, si bien el Recre supo al menos equilibrar la balanza a base de adueñarse de la pelota y de tener mayor presencia en campo rival. Un córner que no encontró ni rematador ni defensor, pero que provocó que la pelota estuviera merodeando el punto de penalti, y una acción final de Alberto Quiles, fueron los únicos argumentos ofensivos del Decano que, fiel al guión, se fue al descanso con el empate a cero.



Lo que pasó en el segundo tiempo no tiene explicación. O sí, esto es fútbol. En un partido entre dos equipos parecidos, cortados por idéntico rasero, los errores de pagan/aprovechan. Y en esto el Fuenlabrada sacó matrícula de honor. La historia del partido, y desgraciadamente de la eliminatoria, se pudo escribir en siete minutos. Los que pasaron desde que Hugo Fraile, tras jugada de Iribas, y José Fran, después de un pase de Randy, colocaran un 2-0 durísimo que, con el paso del tiempo, acabó siendo en un 3-0 inapelable con otro tanto de Randy, éste tras un cúmulo de errores de la este domingo irreconocible defensa albiazul.

Que Salmerón sacara al campo a Ródenas, Borja Díaz y a Pina no cambió el decorado del partido, que caminó hacia ese contundente 3-0, que deja al Recre contra las cuerdas, obligado a hacer lo que nunca ha hecho esta temporada -marcar al menos tres goles- para pensar en el milagro/ascenso. Y ya saben, como es verdad aquello de que ‘impossible is nothing’, pues…

FUENLABRADA: Biel Ribas; Iribas, David Prieto, Juanma Marrero, Glauder; Hugo Fraile (Marcos Gullón, 86′), Clavería, Cristóbal, Randy; José Fran (Javi Gómez, 83′), Jeisson (Héctor, 80′).

RECREATIVO: Marc Martínez; Diego Jiménez (Pina, 81′), Iván González, Israel Puerto, Jesús Valentín, Pablo Andrade (Ródenas, 63′); Tropi, Fernando Llorente; Iago Díaz (Borja Díaz, 77′), Alberto Quiles; Caye Quintana.

Árbitro: Raúl Martín González Francés (colegio de Las Palmas). Mostró la cartulina amarilla a Iribas (27′), Juanma Marrero (36′), por el Fuenlabrada; y a Israel Puerto (42′), por el Recre.

Goles: 1-0 (60′) Hugo Fraile remata desde cerca tras un centro de Iribas. 2-0 (67′) José Fran supera a Marc Martínez tras un pase de Randy. 3-0 (87′) Randy anota a placer tras varios rebotes.

Incidencias: Partido de ida de la final de campeones por el ascenso a Segunda División disputado en el estadio Fernando Torres.