Los hospitales Infanta Elena y Riotinto contarán con nuevas Unidades de Atención al Dolor

Este tipo de Unidades del Dolor facilitan la coordinación eficiente de las diferentes actividades médicas, quirúrgicas y de enfermería, con el objetivo de aliviar el dolor del enfermo intervenido o con un proceso crónico.

Reunión mantenida por la viceconsejera de Salud y Familias -en la imagen, la segunda por la izquierda- con la delegada territorial y los gerentes de los hospitales y distritos sanitarios de Huelva para informar de la puesta en marcha de dos Unidades de Atención al Dolor en la provincia.

Redacción. Los Hospitales Infanta Elena y de Riotinto verán incrementada su cartera de servicios con la puesta en marcha de sendas Unidades de Atención al Dolor con el fin de prestar un tratamiento integral y preventivo a los pacientes que sufren dolor crónico de origen no oncológico, ofreciéndoles nuevas alternativas asistenciales cuando otras opciones terapéuticas previas, como la quirúrgica o la rehabilitadora, no han surtido el efecto deseado.

Este tipo de Unidades del Dolor facilitan la coordinación eficiente de las diferentes actividades médicas, quirúrgicas y de enfermería, con el objetivo de aliviar el dolor del enfermo intervenido o con un proceso crónico, tanto mediante tratamientos medicamentosos convencionales como mediante la implantación y seguimiento de bloqueos anestésicos centrales y periféricos o el uso de otras terapias más complejas como la neurolisis por radiofrecuencia.  

La viceconsejera de Salud y Familias, Catalina García, ha mantenido una reunión con la delegada territorial del ramo en Huelva, Manuela Caro, y los gerentes de los hospitales y distritos sanitarios, para informar, entre otras medidas, de la puesta en marcha de estos nuevos dispositivos, que permitirán abordar la atención del dolor con mayor complejidad, reduciendo el número de pacientes que precisen derivación a otros centros hospitalarios fuera de la provincia, evitando así las consecuencias de estos traslados en el ámbito familiar.




El principal objetivo de esta iniciativa, que requiere del trabajo coordinado de los profesionales de Atención Primaria y de Anestesia, es proporcionar alivio a los pacientes que presentan este problema, teniendo en cuenta que, según la Encuesta de Salud de Andalucía, el dolor de espalda, cuello, hombro o cintura afecta al 18,1% de la población y la prevalencia aumenta progresivamente con la edad, pasando de un 4,4% en el grupo de edad más joven al 35,5% en el grupo de edad de 75 y más años.

Para ello, la Unidad del Dolor del Hospital Infanta Elena estará integrada por anestesistas, así como por traumatólogos y rehabilitadores, además de dos profesionales del ámbito de la enfermería, e incorporará un nuevo ecógrafo como refuerzo al equipamiento. En el caso del Hospital de Riotinto, su plantilla estará compuesta por un anestesista, un especialista en Medicina Interna y una enfermera. Ambos hospitales incorporarán también sendos generadores de radiofrecuencia con sonda para infiltraciones y otras intervenciones.




Estas unidades se encargarán del tratamiento de pacientes que presenten dolor crónico que no responden a la terapia convencional o que requieran de un abordaje más complejo propio de una Unidad del Dolor. También de aquellos en los que las dosis de analgésicos provoquen efectos indeseables intolerables o en los que no se consigue una analgesia adecuada con una estrategia farmacológica por vía oral.

Las alternativas terapéuticas que se llevarán a cabo por parte de la unidad incluirán, aparte del manejo de la medicación oral, la realización de técnicas de infiltración de nervios periféricos, así como la realización de bloqueos nerviosos periféricos y centrales, con el objetivo de incorporar las técnicas de neurolisis por radiofrecuencia para el tratamiento de determinadas patologías.

En el caso del Hospital Infanta Elena, y de forma conjunta con los profesionales de la red de Atención Primaria, se ha elaborado un protocolo de derivación a esta unidad, estando previsto que se inicie la actividad en el mes de junio de forma piloto con el centro de salud de La Palma del Condado, con el fin de extenderlo de forma progresiva a todos las zonas básicas que dependen del centro hospitalario de aquí a final de año.

Entre los objetivos de esta nueva unidad en el Infanta Elena se encuentra también la actualización de la formación de los profesionales de los centros de salud sobre el abordaje del dolor, guiados por los profesionales de Anestesia y consensuada dentro de la Comisión Clínica del Dolor, en la que se encuentran integrados profesionales de Atención Primaria y del centro hospitalario, para mejorar la coordinación de todo el sistema sanitario en este ámbito.

Además, se pondrá a disposición de los centros de salud una línea de teléfono disponible para la petición de citas en un plazo breve, de forma que permita que los profesionales de Atención Primaria puedan exponer y compartir dudas, incidencias y planteamientos terapéuticos en el manejo del paciente.

En cuanto al Hospital de Riotinto, la nueva unidad permitirá reactivar el dispositivo asistencial de este tipo puesto en marcha en el pasado en el centro hospitalario, que en los últimos años no estaba operativo.

Estos nuevas unidades se integran dentro de la estrategia del Plan Integral de Atención al Dolor Crónico no Oncológico de la Consejería de Salud y Familias, cuyo principal objetivo es proporcionar alivio a las personas que padecen este problema, mejorando su calidad de vida y la de sus familias.








Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.