Mini

Ainhoa de las Heras, operadora de Servicios Generales de MATSA: “La apuesta de MATSA por el talento joven le da un valor añadido a la compañía”

Ainhoa de las Heras, comenzó a trabajar en MATSA en el año 2017 para incorporarse como operadora del departamento de Servicios Generales en el Servicio de Aguas de la compañía minera.

Ainhoa de las Heras.

HBN. A sus 33 años ha cursado estudios de Ingeniería Técnica Industrial, Ingeniería Química y cuenta con un Máster en Prevención de Riesgos Laborales. Natural de Palos de la Frontera, aunque residente actualmente en El Cerro de Andévalo, ha conseguido compaginar su trabajo en MATSA con la elaboración de su tesis doctoral sobre las pilas de combustible de hidrógeno, obteniendo una calificación de sobresaliente cum laude. De su mano conocemos la experiencia personal y profesional de esta joven ingeniera que ha conseguido la excelencia académica.

-Al terminar tus estudios comenzaste tu tesis doctoral que presentaste a finales del pasado año, ¿Qué resultados has obtenido?
-Mi tesis está centrada en las pilas de combustible de hidrógeno, una tecnología muy puntera que se utiliza en la actualidad para el aprovechamiento energético del hidrógeno, destacando su uso en los coches de hidrógeno como su aplicación más conocida, y que es más respetuosa para el medio ambiente que otros sistemas puesto que consigue generar electricidad y los únicos subproductos derivados del proceso son agua y calor. La tesis la realicé a través de la publicación de tres artículos en revistas científicas en los que recogí una fundamentación teórica para la fabricación de estas pilas de combustible de hidrógeno y cómo debe ser su implementación en un sistema para que pueda operar de forma correcta, además de publicar cuatro artículos más como coautora y diez aportaciones a congresos. El resultado fue muy satisfactorio puesto que obtuve una calificación de sobresaliente cum laude.

-¿Por qué elegiste ese campo para investigar?
-Tras terminar mis estudios obtuve una beca de investigación en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial y durante ese tiempo comencé a trabajar con las pilas de combustible de hidrógeno, por eso me decante por este ámbito para mi tesis. Además, es una tecnología que tiene muchas perspectivas de futuro porque es muy sostenible medioambientalmente, puesto que no genera gases contaminantes a la atmósfera. Actualmente, hay países como Japón en los que ya se están utilizando estas pilas e incluso en España a finales del año pasado ya se vendió un coche de hidrógeno, aunque el principal inconveniente es que aún tienen un precio elevado.

Joven y preparada.

-¿Ha sido duro este proceso? ¿Qué ha sido lo peor y lo más positivo? 
-Ha sido duro, pero me lo fijé como una meta y un reto personal y estoy muy orgullosa de haberlo logrado. Es difícil porque han sido cuatro años de trabajo, en los que lo principal ha sido la constancia y el compromiso. Lo peor fue empezar la investigación y tener claro cómo enfocarla, pero afortunadamente he contado con dos directores de tesis de la Universidad de Huelva que me han ayudado mucho y me han facilitado el trabajo. Lo mejor ha sido poder superar este reto con tan buenos resultados.

-¿Te ha dado facilidades MATSA para compaginar tu trabajo con tu tesis doctoral? 
-Mi trabajo a turnos en MATSA ha sido fundamental para poder terminar la tesis, puesto que me ha dado muchas facilidades a la hora de organizarme y tener el tiempo necesario para ir avanzando. Además, tanto mis compañeros como mis jefes se han interesado mucho durante todo el proceso y me han animado y eso ha sido muy gratificante.




-¿Cuáles son tus funciones dentro de la compañía?
-Como operadora de servicios generales me encargo junto a mis compañeros de la gestión de las tres plantas de agua con las que cuenta MATSA, dos de ellas destinadas al tratamiento de las aguas de interior de mina y otra al agua resultante del proceso minero metalúrgico. Además, contamos con varias balsas de regulación para poder dar un uso adecuado a las aguas en toda la operación. También nos encargamos de la potabilización del agua de consumo humano y la depuración de las aguas residuales urbanas. Otra de las funciones que desempeñamos es el control de la legionella en todas las instalaciones y el control del proceso. Una parte importante de nuestro trabajo son las investigaciones que llevamos a cabo en nuestro laboratorio con el objetivo de buscar siempre las fórmulas más óptimas para tratar los recursos hídricos.

Nos habla de la gestión del agua en la mina.

-La correcta gestión de las aguas es una prioridad en MATSA, ¿habéis conseguido algún logro importante recientemente? 
-Actualmente, casi el 100% del agua procedente de interior de mina y del proceso productivo es tratada y recirculada, lo que supone un logro importante porque contribuye a minimizar el consumo de agua de fuentes externas.

-El Servicio de Aguas es uno de los más activos de MATSA en materia de investigación, ¿en qué proyectos estáis trabajando actualmente?
-En 2018 pusimos en marcha unos interesantes proyectos de I+D enfocados al tratamiento de las aguas con objetivos como la optimización de los reactivos utilizados en el proceso y la inclusión de otros nuevos, la gestión de los lodos generados, la búsqueda de nuevas fórmulas de operación, mejoras en el tratamiento, etc. Los resultados de estas investigaciones han sido muy positivos, por lo que estamos confeccionando una memoria en la que vamos a reflejar todos los avances realizados.

-¿Aplicáis métodos innovadores a la gestión de las aguas?
-El agua con peor calidad es tratada en la PTA2, donde tenemos un proceso innovador que no es utilizado en otras minas. En una primera etapa aplicamos peróxido de hidrógeno y cloruro férrico dando lugar a la reacción Fenton para oxidar las tiosales a sulfatos, a continuación, añadimos aluminato sódico, que permite bajar la cantidad de sulfatos presentes en el agua por debajo de los límites establecidos en nuestra autorización de vertidos. Además, para optimizar aún más el proceso, los lodos resultantes se pasan por un sistema de filtros para poder recuperar la máxima cantidad de agua posible.
Otra de las innovaciones, es la automatización de las plantas de agua para su gestión mediante un sistema de control remoto a través de SCADA, una tecnología que permite monitorizar el proceso a distancia a través de una sala de control.

Mujer y minería.

-¿Qué objetivos os marcáis para 2019 en materia de gestión de aguas?
-Nos planteamos seguir con los proyectos de investigación para optimizar el consumo de los reactivos más caros que utilizamos actualmente para ser más eficientes y, sobre todo, la prioridad es continuar reduciendo al máximo el consumo de agua procedente de fuentes externas.
Además, recientemente hemos enviado una propuesta para participar en el VI Congreso de Ingeniería del Agua que se celebrará en el mes de octubre en Toledo y en el que pretendemos dar a conocer el trabajo que estamos realizando para la optimización de los usos del agua en MATSA.

-¿Cómo valoras que MATSA de oportunidades laborales a personas jóvenes y muy preparadas como es tu caso?
-Es algo muy positivo puesto que contamos con un mercado laboral que en ocasiones es muy difícil para la gente que está empezando, por lo que es importante que las empresas como MATSA apuesten por los jóvenes. En mi caso personal, me ha permitido aprender mucho y adquirir experiencia laboral en una empresa que me valora y que me permite disfrutar de mi trabajo. La apuesta de MATSA por el talento joven le da un valor añadido a la compañía. Además, nos permite aplicar nuestros estudios al ámbito industrial y compartir conocimientos con compañeros muy formados y preparados.

-¿La empresa da herramientas para seguir creciendo personal y profesionalmente? ¿Qué te ha aportado MATSA?
-Sí, puesto que es una empresa que siempre está abierta a las sugerencias y necesidades de los trabajadores. Por ejemplo, en el caso del laboratorio que tenemos en la planta de aguas, siempre se han mostrado abiertos a fomentar nuestras investigaciones, sin poner ningún tipo de inconveniente a la hora de adquirir equipamiento. Esto es algo que enriquece tanto profesional como personalmente, porque nos da confianza, seguridad y herramientas para seguir creciendo.

-¿Cuáles son tus expectativas de futuro?
-Estoy muy contenta con el trabajo que estoy desarrollando en las plantas de agua, por lo que en el futuro me gustaría seguir en este área, siempre con la finalidad de seguir aprendiendo y creciendo dentro de la empresa.






Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.