El Teléfono de la Esperanza convoca un Certamen de Relato Corto sobre ‘Razones para Vivir’

Organizado con motivo del Día sobre la Prevención del Suicidio, esta iniciativa está pensada especialmente para los jóvenes. Hoy te contamos las reglas para participar en este concurso.

Cartel del certamen.

HBN. Conscientes de la necesidad de motivar a los jóvenes, el Teléfono de la Esperanza ha organizado un certamen de relato corto o micro-relato en el que participarían jóvenes de entre 11 y 15 años con motivo del  Día Internacional de la Prevención del Suicidio. Por este motivo, el texto se trataría de una reflexión escrita, en la que el principal y casi exclusivo protagonista sería reflejar de la forma más natural, alentadora y atractiva, las razones y motivaciones que el participante encuentra para hacer de su vida una experiencia deseada, estimulante y enriquecedora. 

Una actividad puesta en marcha por el Teléfono de la Esperanza en Huelva que, además de las actividades que suelen ser propias de este acto, se ha propuesto ofrecer a los jóvenes estudiantes de Huelva, la posibilidad de participar en una experiencia que entendemos es alentadora y estimulante, en la que los jóvenes puedan tomar conciencia de la necesidad de adquirir una actitud más motivadora, un re-encuentro con las innumerables razones y motivos que podemos encontrar para vivir.

Con esta nueva iniciativa, el Teléfono de la Esperanza, como receptor y testigo activo y directo de tantas y tan variadas crisis personales, no es ajeno a las personas que sufren en el devenir de sus días, el drama de carecer de razones y de sentido para permanecer mínimamente seducidos por esa experiencia única que debería constituir toda existencia humana, de ahí que, estando comprometidos y empeñados con el cambio de esa trágica realidad, tratamos de generar nuevas iniciativas encaminadas a crear una corriente de transformación de esa mentalidad carente de estímulos, por otra generadora de espíritu positivo que ensalce, estimule y haga presente las muchas razones y motivos que entendemos acompañan nuestra existencia. Y desde ahí, desde ese nuevo paradigma, poder entender la vida como una experiencia motivante y esperanzadora.




Luis Benítez, presidente del Teléfono de la Esperanza en Huelva.

“Nuestra mentalidad de búsqueda de la luz a través de encender una vela antes que maldecir la oscuridad, nos lleva a no poner únicamente el foco en la falta de sentido de vida de estas personas sino, y, sobre todo, en la búsqueda de razones para vivir. Ello ha sido y es nuestro mayor reto: crear conciencia de la grandeza que acompaña a todo ser humano y ayudar a potenciarla y darle presencia viva, para generar en esas personas un carácter y una visión más esperanzadora de la vida”, nos comenta el presidente del Teléfono de la Esperanza en Huelva, Luis Benítez, que se muestra especialmente interesado en el colectivo de la juventud. 

“Sabemos que los jóvenes, desafortunadamente, no son ajenos a esta corriente de apatía vital que les lleva a esa especie de vacío que muchas veces desembocan en ideas y actitudes destructivas, dándose cada vez con más frecuencia con las dramáticas consecuencias que supone para ellos y también para sus seres queridos. Entendemos que es en los jóvenes donde todos debemos poner el foco de atención con más intensidad, pues es ahí, en ese amanecer de sus vidas, cuando comprobamos que son más vulnerables, sus recursos más escasos y las ideas y creencias son integradas con más rotundidad y determinación. Y pensamos que es ahí, en esa etapa tan crítica, donde tenemos la obligación de trabajar y poner toda nuestra energía.




Junto a este concurso de relatos, con motivo del Día Internacional de la Prevención del Suicidio, que se celebran todos los 10 de septiembre, el Teléfono de la Esperanza realizará un acto para: Dar la mayor visualización a esta dramática realidad. Concienciar a las administraciones de su deber de elaborar programas, y específica e imprescindiblemente un Plan Nacional sobre la Prevención del suicidio, y a la opinión pública y a los medios de comunicación, de incorporar el discurso sobre la exigencia de trabajar juntos cada minuto por la prevención del suicidio.

Un acto dentro de un completo programa de actividades que se concretan de la siguiente forma: 

*Ponemos una mesa informativa, donde denunciamos que el Suicidio es una causa de muerte superior en número a la de accidentes de tráfico o muertes por violencia de género, informando además de los recursos que pone nuestra Institución, el Teléfono de la Esperanza, a disposición de esas personas y sus familias para la prevención de situaciones de crisis que pueden desembocar en Suicidio.

*Situamos el árbol de la vida para que las personas que quieran participar en el acto puedan colocar escritas en él sus razones para vivir, llenándolo de hojas con estos mensajes de vida. 

*Realizamos lectura de un Manifiesto redactado por la Institución a nivel nacional sobre lo que representa esta cruda realidad y nuestro compromiso con todas las personas que sufren esta realidad y nuestra disposición a acompañarlos y ayudarlos en su transformación.

Reglas del Certamen: Las reglas por las que se rigen dicha participación son las siguientes:  

  • Podrán participar jóvenes de entre 11 y 15 años.
  • La temática irá encaminada a generar conciencia de la importancia de tener una visión esperanzadora de la vida y de las muchas razones que nos acompañan para hacer de esa vida una experiencia estimulante, deseada y esperanzadora.
  • El relato tendrá una extensión entre 450 y 550 palabras.
  • Serán entregados con anterioridad al día 30 de mayo de 2.019, en la Secretaría del Instituto al que pertenezca, constando en el mismo su nombre, edad, dirección y número de teléfono o correo electrónico y deberán ser escritos y legibles y firmados por su autor.
  • En cada Instituto se elegirán un total de cinco relatos, que serán escogidos por las personas encargadas a este fin por cada Instituto.
  • Todos los relatos elegidos en cada Instituto, serán entregados a la Asociación Teléfono de la Esperanza en los diez días siguientes, quien nombrará al efecto a un grupo de expertos que, tras la lectura de todos los relatos, elegirán de entre todos ellos los cinco que entiendan son los merecedores de premios por su mayor excelencia en transmitir y exponer sus valores, sus razones y su sentido de vida de una manera más estimulante, emotiva, motivadora y esperanzadora.
  • Premios que se otorgarán: Un primer premio que reconocerá al ganador y será publicado en la Revista A VIVIR que la Asociación publica a nivel nacional, siendo recompensado con un vale-regalo de 75 euros para ropa o material deportivo y una placa. Este relato ganador será leído en el acto que organizamos en la Plaza de las Monjas el próximo día 10 de septiembre de 2.019.
  • Cuatro segundos premios, que recibirán otro vale-regalo de 40 euros cada uno y otros cuatro terceros premios de 25 euros cada uno, con el mismo destino y diploma.
  • Tanto las decisiones de las personas que elijan los relatos en los distintos Institutos, como las de la Asociación para elegir los premios, serán incuestionadas y sin opción a ser revisadas o cambiadas, por lo que los participantes, por el mero hecho de hacerlo, quedan sometidos a aceptar tales decisiones y las demás normas del concurso, entre ellas prestar consentimiento expreso para su publicación y difusión en cualquier medio o red social.

En definitiva, el Teléfono de la Esperanza sigue con la tarea cotidiana de atender telefónica y presencialmente a los afectados y sus familias, intentando generar conceptos y actitudes más afines a la vida. Cada año recibimos a nivel nacional más de 1.500 llamadas de temática suicida, de las cuales en más de 30 el llamante declara que el acto suicida está en curso. Realizamos atención terapéutica a más de 700 personas con riesgo de conducta suicida, registrando alrededor de 5.000 sesiones terapéuticas. Y atendiendo alrededor de 11.000 llamadas consideradas preventivas dadas la situación de riesgo de los llamantes.








Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.