Arquitectos por el patrimonio: Grupo Nôtre, nuevo espacio de trabajo en el COAH

0
38
Colegio de Arquitectos.
Colegio de Arquitectos.

Redacción. El Colegio Oficial de Arquitectos de Huelva ha creado un nuevo grupo de trabajo, dentro de su estructura, bajo la denominación ‘Arquitectos por el Patrimonio: Grupo Nôtre’; donde van a estar presentes profesionales como Miriam Dabrio, Miguel Ángel Esteve, Ignacio Cartes, Natividad López, Ana Pérez, José Álvarez Checa, Guillermo Duclós, Carlos Hermoso, Ana María Mateos, Manuel Ángel Vázquez, Cayetano Campero, Ana Gómez Mogeda, Henar Herrero, Antonio Olaya o Francisco Javier López.

El desastre de las tragedias ocurridas, recientemente, en Nôtre Dame París y Al-Aqsa, en Jerusalén ha llamado a la movilización a este grupo de arquitectos onubenses. A ello se suma, el dolor por la Escuela de Arte de Glasgow, incendiada también en obras de 2018. Dolor por las pérdidas de Palmira y Aleppo, en Siria, en la última década debido a la guerra, mezquita Al- Nuri en Mosul, ciudad de Bosra, y tantos otros. Denominador común de este dolor es el Patrimonio desaparecido en pleno siglo XXI. “Nos jactamos de evolución y conocimiento, en una civilización de civilizaciones que sigue haciendo aguas a pesar de toda la cultura, historia e investigación a sus espaldas. A pesar de la protección sobre el papel, a pesar de las Declaraciones Unesco y  Patrimonio de la Humanidad”, indica este grupo en su manifiesto de constitución.



“Se trata ahora de saber transmitir, con la naturalidad que hemos recibido legados por parte de los que nos precedieron. Ellos sí fueron capaces, con infinitamente menos recursos. Algo no está funcionando”, reflexionan. Por ello debemos ser conscientes de que con nuestro día a día estamos generando, creando, construyendo patrimonio… o deberíamos estarlo, (y no destruyéndolo o afectándolo) si bien ello dependerá de nuestras capacidades y la valoración que de ellas se haga por parte de las generaciones futuras.

Nôtre Patrimonio lo conforman nuestras agujas particulares que pueden desplomarse, en una catedral de imágenes conformadoras de paisaje, sabor, funcionalidad, construcción, estilos e historias cotidianas y únicas. El nôtre de todos, es ese conjunto de valores que  en nuestras manos no es  más que un capítulo en la sucesión de espacios temporales, del pequeño intervalo que nos ha tocado vivir. Ese nôtre  que hay que atender en sus gritos de socorro. “Debemos reaccionar a tiempo”, señalan.



Para los arquitectos, apostar por el Patrimonio Edificado y su recuperación ya de por sí conlleva riesgos. Presupuestos adecuados, profesionales capacitados, medios suficientes, seguridad en las obras, planificación extenuante… Aún así, aún aplicando cuidados paliativos en casos menores, e intensivos en los mayores, lo fortuito puede suceder. “Y lo lamentamos, como lo estamos lamentando estos días. Ese riesgo hay que correrlo. Con plenitud de garantías. Sin improvisación”, indican.

Para los arquitectos, “sin mantenimiento, sin recursos, con escaso convencimiento de la utilidad y beneficio de la atención y conservación constantes, sin sentido del deber para con la historia se corre otro riesgo, es muchísimo más nocivo, por ausencia de gestión y políticas asociadas al establecimiento sistemático de medidas constantes para la recuperación de lo construido. Hay que asumir la confianza de la continuidad y apostar definitivamente por aquello que NO nos pertenece, pero que SÍ SEREMOS RESPONSABLES de su desaparición. No pasemos a la historia como quienes no supieron, o no quisieron hacerlo”.



En el caso de Huelva: “Muelle de Tharsis en agonía, Monumento a Colón (con compromiso de reforma por parte de la Autoridad Portuaria), Mercado de Santa Fe en eterna espera, Chalet Plus Ultra en Gibraleón de un Movimiento Moderno en pérdida provincial, Casa del Guarda de Punta Umbría, antigua Cárcel de Huelva olvidada por un Estado que se debe también a los ciudadanos de la periferia, y tantos otros, aún en bases de datos de catalogaciones, abandonados a su suerte efímera por quienes redactan las leyes de preservación y luego no las cumplen, ni son capaces de hacerlas cumplir”.

El 26 de marzo de 2019 en la Sede del Colegio Oficial de Arquitectos de Huelva, un grupo de arquitectos expertos, sensibilizados  y comprometidos por el Patrimonio Arquitectónico, Urbanístico y Arqueológico, decidieron aunar esfuerzos para dotar de rigor apolítico a opiniones, en la protección, conservación y rehabilitación. “Para alumbrar el mayor y mejor uso de los espacios, aportar sentido en licitaciones y mesas de contratación, señalar obras y necesidades urgentes y constantes en edificios y espacios que forman parte de los valores indiscutibles de nuestro entorno. El incendio de Nôtre Dame, catedral y símbolo de espiritualidad acumulada de siglos, icono cultural y legado material e inmaterial universal,  y la caída de la aguja del skyline parisino, nos han empujado a ello definitivamente”.