La experiencia de la onubense Candelas Ferrando en Liubliana como futura profesora de Educación Infantil

0
70
Sus planes a medio plazo son empaparse de todo lo bueno de la educación eslovena para aplicarlo a sus clases.

Laura Cebrino. La onubense Candelas Ferrando García se encuentra estudiando el cuarto año del grado en Educación Infantil en la Universidad de Huelva y es una auténtica apasionada de viajar y de conocer nuevas culturas. En la actualidad, se encuentra viviendo en Liubliana, Eslovenia, y es su primera estancia en el extranjero. Vamos a conocer un poco más sobre su experiencia y su perfil.
 
-¿Por qué decidiste irte fuera?
– Estoy aquí gracias a una beca Erasmus. Me animé a solicitarla porque necesitaba cambiar de aires, además, sabía que era una experiencia que merecería la pena aprovechar, así que decidí echarla junto a dos amigas más sin creer que el día de marcharme llegaría pero llegó y ¡Ha sido la mejor decisión de mi vida!
 
– ¿Cuánto tiempo llevas fuera de España?
– Ahora mismo llevo seis meses aquí y me quedaré hasta junio.
 

Lo que más extraña de Huelva es su familia, el clima y la comida.

– ¿Cuál y cómo es tu lugar de residencia?
– Vivo en una residencia de estudiantes (Rozna Dolina), en la que los Erasmus disponemos de dos edificios solo para nosotros; yo vivo en el número 14, donde a diferencia del otro bloque, tenemos cocina y baño propio. La verdad es que la residencia está bien; está a 10 minutos del centro y tenemos varias paradas de bus al lado, lo que es un punto bastante favorable. Además, también tenemos gimnasio y pistas de baloncesto, fútbol, tenis… 
 
-¿Cuál era tu nivel de idiomas al llegar? ¿Has aprendido uno nuevo/mejorado tus idiomas allí?
– Llegué con un B2 de inglés y sin idea alguna del esloveno, así que quiero pensar que sí, que mi nivel de idiomas ha mejorado, pues a pie de calle inglés es lo único que hablamos, pero hasta que no haga la prueba al volver a España no lo sabré con seguridad. Con respecto al Esloveno ¡Es complicadísimo! He aprendido solo las palabras y frases básicas.
 
-¿Cuál es tu balance de la experiencia?
– Hasta ahora, la mejor experiencia de mi vida. La beca Erasmus y el vivir lejos de casa te enseñan muchas cosas; destaco la importancia de haber aprendido a no ser racista, a no prejuzgar y a valorar más lo bien que se vive en España.



A su vuleta a Huelva quiere terminar el grado y encontrar trabajo/prepararse unas oposiciones y hacer el grado de Historia del Arte por la UNED.

– ¿Cómo es vivir allí? ¿Es muy diferente a España?
– Vivir aquí es muy pero que muy diferente a vivir en España. El buen clima, el carácter alegre de la gente… ¡Eso aquí no existe! Los horarios de las comidas se adelantan tres horas, y el sol, como una amiga y yo decimos, parece de pegatina, parece que está solo para indicar que es de día.
Aunque los días que nieva la estampa es preciosa, yo no estoy acostumbrada a este tiempo ¡El día que suben un poco las temperaturas hago una fiesta! Aunque lo más diferente sin duda es la comida; no hay nada que iguale a un buen puchero, a una tortilla de patatas o a un salmorejo con jamón. También es muy diferente la educación, al menos la infantil que es la etapa que estudio, pues no es que haya diferencias, sino que creo que no hay similitud alguna. Pero en general, a los universitarios nos ponen muchísimas facilidades, y no solo a los erasmus, a todos; el estado paga parte de la comida en algunos restaurantes ¡Gracias a los bonis puedes comer gratis hasta un máximo de 4,37€!
 
– ¿Cómo es la ciudad y alrededores?
– La ciudad es preciosa, parece sacada de cuento. Cuando llegas aquí lo primero que te llama la atención es lo verde que es todo. Justo al lado de mi residencia hay un parque llamado Tivoli que es enorme, tanto, que todavía no me ha dado tiempo a verlo entero. Eslovenia, además, tiene pueblos que son increíbles como Bled o Bohinj… Cuando llegas a ellos parece que estás metida en una postal, pues estás rodeada de lagos, montañas, bosques y cascadas impresionantes.

Sus amigos y familia siempre la han apoyado a hacer lo que le haga feliz.

– ¿Y sus habitantes, cómo son?
– Hay de todo, pero generalmente son amables, aunque no llegan al nivel de los españoles.
 
– ¿Cuál es la imagen que tienen de España?
– Paella, toros y flamenco. También piensan que los españoles son en general impuntuales y muy fiesteros.
 
– ¿Recomiendas a todo el mundo que viva un tiempo fuera de España? ¿Por qué?
– Sí, sin duda, porque te ayuda a valorar lo que cuesta llenar medio carro de la compra y hacerte la comida todos los días; aprendes a ser independiente y a valorar el esfuerzo que cuestan las cosas. También aprendes a mirar a las personas de otros países con otros ojos, pues tienen tanto bien que enseñarte… Aprendes idiomas, conoces sitios nuevos y se abre tu mente… Pero lo mejor de todo es la familia que haces allá donde vas, porque dejas de hacer amigos para hacer hermanos.