El historiador Manuel José de Lara recupera la figura del onubense Miguel Redondo en la revista ‘Andalucía en su Historia’

0
400
Imagen del número de abril de ‘Andalucía en la Historia’.

M. P. D. ‘Tras los pasos de Miguel Redondo. Un comerciante de Huelva en el virreinato de Perú’ es el título del artículo publicado por el historiador onubense Manuel José de Lara Ródenas en el número de abril de la revista Andalucía en la Historia. Una biografía, hasta ahora desconocida, de Miguel Redondo, el onubense que se hizo rico en el virreinato del Perú y que hoy da nombre a una de las calles más conocidas de la ciudad de Huelva.

Como se pone de manifiesto en esta edición, este onubense del siglo XVI se sintió llamado a probarse a sí mismo haciendo el viaje de las Indias y asentándose en la capital del virreinato del Perú. Desde Lima comerció al por mayor por diversos puntos de la costa pacífica. Luego, al final de su vida, anheló regresar a su tierra natal. 



Calle Miguel Redondo de Huelva. / Foto: Manuel José de Lara.

Manuel José de Lara aclara que, a los datos que ya adelantó en su época Diego Díaz Hierro, “ahora lo que aporto, sobre todo, es la información contenida en el Archivo General de la Nación de Perú y en el Archivo de la Municipalidad de Lima, que nadie había visto. Eso me ha permitido hacer un recorrido biográfico completo por la figura de Miguel Redondo, pues, no en vano, vivió más de treinta años allí”.

Una documentación que le ha permitido sacar a la luz numerosos detalles de la vida de Miguel Redondo, que, desde siempre, ha dado nombre a esta emblemática calle del centro de Huelva, salvo con la pequeña excepción de los años del Sexenio Revolucionario (1868-1874), cuando se denominó Argüelles, para recuperar, tras este paréntesis, su nombre actual. Eso, a pesar de los cambios continuos que suelen producirse en las rotulaciones de las vías de la ciudad.



Firma de Miguel Redondo. / Foto: Manuel José de Lara.

Un trabajo de enorme interés que De Lara inicia de la siguiente forma: “Miguel Redondo nació en Huelva probablemente a inicios de la década de 1510, aunque no consta en qué año. Sus padres, Juan Redondo y Catalina Cansina, también eran naturales de Huelva y pertenecían a sendas familias tradicionalmente vinculadas a los oficios de la mar. En sus ramas colaterales abundaban los pilotos de navíos y el propio Miguel Redondo había heredado de su padre el oficio de cordonero, que debió de ejercer durante su juventud. Este oficio, de mucha importancia en una localidad que en buena parte vivía de las actividades marítimas, lo situaría en el entorno de la calle que después llevaría su nombre, que era una de las que conducía al estero de la Calzadilla, en el que se encontraban los astilleros y donde lógicamente se apiñaban los hombres de la mar”.

Puerto de El Callao, según el Grabado de Alain Manesson Mallet. / Foto: Manuel José de Lara.

En este aspecto, tal y como publica Andalucía en la Historia, “no hay documentación seriada en Huelva entre 1515 y 1545 y, en medio de una laguna tan profunda, no es posible seguir el rastro de Miguel Redondo por su localidad natal. De hecho, la siguiente vez que lo encontramos es el 9 de marzo de 1564, es decir, nada menos que 31 años después, y para entonces se halla establecido en la Ciudad de los Reyes, en el Perú, nombre original de la actual Lima”, donde era un importante empresario que comerciaba al por mayor en la costa del Pacífico. 

De hecho, “con Miguel Redondo como piloto en muchas ocasiones, hay testimonios de que el San Miguel hacía toda la ruta del Pacífico entre El Callao y Puerto Perico, en Panamá, haciendo escalas en Trujillo y Guayaquil y tratando con los hombres de negocios de estos puertos”, apunta el historiador onubense. 

A partir de aquí, este interesante trabajo va desgranando las circunstancias de la presencia de Miguel Redondo en tierras americanas y cómo en los últimos años de su vida sintió la necesidad de regresar a Huelva. Un viaje que marcó el final de sus días. Datos muy llamativos que invitamos a descubrir en este artículo de Andalucía en su Historia. Sin duda, el lector no quedará indiferente ante la desconocida y llamativa trayectoria de Miguel Redondo. Un onubense de otro tiempo que nos habla de nuestra historia. 

Manuel José de Lara. / Foto: Emilio Romero.

El autor. Manuel José de Lara Ródenas es Doctor en Historia Moderna por la Universidad de Huelva, profesor de Historia Moderna en la Onubense, director del Centro de Estudios Húngaros y académico correspondiente de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras. Como historiador de la cultura, ha publicado una decena de libros dedicados principalmente al estudio del Barroco y la Ilustración, entre los que se encuentran ‘La Ilustración en las sacristías’ (1998); ‘La muerte barroca’ (1999); ‘Estructura social y modelos culturales durante el Antiguo Régimen’ (2000), que recibió el Premio de Investigación Díaz del Moral en Historia social; y ‘Contrarreforma y bien morir’ (2001).

En el género biográfico, ha publicado ‘Un heterodoxo en la Huelva de la Ilustración: Miguel Ignacio Pérez Quintero’ (1995); ‘José Isidoro Morales, un matemático en la Corte de Carlos IV’ (2001); y tiene en prensa ‘Los trabajos y los días de Lorenzo Cruz de Fuentes’. Ha dirigido la obra colectiva ‘Releyendo. Estudios de lectura y cultura’ (2015), entre otros trabajos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here