La centenaria Hermandad de la Buena Muerte inaugura el Jueves Santo de Huelva

Tras pedir una hora de moratoria por la previsión de lluvia, la cofradía salía a la calle tras una dificultosa salida debido a las dimensiones de la puerta del convento de las Agustinas.

Galería gráfica de la salida procesional de la Hermandad de la Buena Muerte de Huelva (Fotos: Sergio Borrero):

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cruz de guía de Buena Muerte.

HBN. Un año más, la Hermandad de la Buena Muerte ha sido la encargada de inaugurar el Jueves Santo de Huelva, aunque ha decidido retrasar una hora su salida ante la amenaza de lluvia. Finalmente, decidía salir. Y lo hacía, como es tradicional, desde la Iglesia conventual de Santa María de Gracia o Las Agustinas, permitiendo que la plaza de las Monjas de Huelva congregara a los cientos de onubenses que no han querido perderse la salida procesional de la Ilustre y Agustiniana Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Madre de la Consolación y Correa en sus Dolores. 

Cristo de la Buena Muerte.

Una salida procesional en la que participan alrededor de 250 los nazarenos, de una nómina de unos 600 hermanos, caracterizados por túnica negra y botonadura azul. El cortejo de nazarenos salía desde el colegio de las Agustinas, Santa María de Gracia, en la calle Palos, debido a las reducidas dimensiones del templo agustino. De hecho, muchos de los hermanos que están procesionando en esta tarde noche del Jueves Santo vistiendo el hábito negro ceñido por la correa agustina y portando sus cirios al cuadril pertenecen o han pertenecido al colegio de las agustinas, muy ligado a la corporación.




La Banda de Cornetas y Tambores del Cristo de la Expiración ha vuelto a ser la que ha acompañado al Cristo de la Buena Muerte, una talla realizada por Joaquín Gómez del Castillo en 1941. Este majestuoso paso de misterio tallado en caoba proveniente de la República Dominicana, fue donado por Leónidas Trujillo y realizado por Miguel Hierro Barreda.

Virgen de la Consolación.

Una vez que el Cristo ya caminaba buscando carrera oficial, los nazarenos que acompañan a la titular mariana de la hermandad llegaban bajando por la calle Tres de Agosto. Minutos más tarde asomaba al dintel de iglesia conventual de Santa María de Gracia la Virgen de Consolación y Correa en sus dolores, que figura en un paso alegórico, contemplando la Virgen la cruz vacía ya sin su hijo. La imagen de la Virgen de la Consolación fue tallada también por Joaquín Gómez, aunque un año antes, en 1940, imagen que procesiona en un paso de alpaca plateada, de estilo renacentista. 




El paso de palio ha estado acompañado por la Banda Municipal de Villalba del Alcor (Villalba del  de mandato de Carlos Galindo Fuentes como hermano mayor, tras ponerse fin a la gestora.

La Hermandad de la Buena Muerte, ya Hermandad centenaria y que fundó la unión de cofradías hace más de 80 años, tiene un gran peso en la Semana Santa onubense.

 

 

 

 










Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.