Silencio y solemnidad marcan un año más la salida del Cristo de la Misericordia

El recogimiento ha vuelto a marcar la estación de penitencia de esta cofradía de la calle Rábida que recorre cada Jueves Santo las calles del centro onubense. Las condiciones meteorológicas han obligado a retrasar una hora su salida sobre el horario previsto.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El silencio marcan esta procesión.

HBN. Con una hora de retraso sobre el horario previsto debido a la situación meteorológica, la calle Rábida de Huelva se hacía silencio una primavera más para presenciar la salida del Cristo de la Misericordia, obra de Gabriel Cuadrado Díaz, y paso único de esta cofradía que se caracteriza por su sobriedad y recogimiento, y que no lleva acompañamiento musical. El muñidor marcaba el inicio del cortejo en el que, a diferencia de otras cofradías, y por ser una Hermandad de silencio, da cabida a un gran número de elementos indicativos del luto.

La Hermandad de Culto y Apostolado del Dulce Nombre de Jesús y Cofradía de Penitencia del Santo Cristo de la Misericordia, María Santísima de la Concepción y San Juan Evangelista forma parte de la Semana de Pasión onubense desde 1982. Como curiosidad, recordemos que la Misericordia comenzó siendo una hermandad de La Madrugá onubense, hasta que en 2012 salió por primera vez en la tarde del Jueves.

Detalle del paso.

Caracterizada por su austeridad y silencio, unos 130 nazarenos de una nómina de 400 hermanos que componen la corporación hacen este Jueves Santo estación de penitencia ataviados con sus túnicas negras de ruán, únicas de este tipo en la Huelva cofrade, sus anchas fajas de esparto, que les confiere una mayor sobriedad, y sus capirotes de un alto especial, al igual que su cirio.




En el apartado de estrenos, la principal novedad este 2019 es el estreno del nuevo guión, bordado por Artebord.

Una hermandad austera.

Recordemos que esta Hermandad surge de la tertulia cofrade ‘El cirio apagao’, ya que, en 1982, tres miembros de la tertulia solicitaron al párroco de la Milagrosa, Carlos Núñez, constituir dicha cofradía, con el compromiso de restaurar el templo neogótico que se encontraba en ruina. Así nació la actual capilla del Santo Cristo de la Misericordia, cuya hipoteca pagan los 400 hermanos. Ello hace que la Hermandad lleve unos años con pocos estrenos y que se vea obligada a proyectar mejoras a muy largo plazo, ocupando el primer puesto la adquisición de un paso de palio para sacar en procesión a María Santísima de la Concepción, uno de los sueños de los hermanos.




Otra imagen de la procesión.

El hermano mayor de la cofradía es Rafael López Pavón, quien fuera uno de los tres fundadores de la corporación. 










Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.