La Cofradía de la Santa Cruz decide mirar al cielo y esperar a la Semana Santa de 2020

Tras pedir una moratoria de una hora y retrasar la salida hasta las 20.30 horas para tomar una decisión, ha terminado obrando como el resto de hermandades de este Miércoles Santo quedándose en su sede.

La Cofradía de la Santa Cruz espera al próximo Miércoles Santo.

HBN. La Cofradía de la Santa Cruz, Santo Sudario de Nuestro Señor Jesús de la Providencia y María Santísima Madre de Gracia que tenía prevista su salida a las 19.30 horas, ha tomado la decisión de no salir en procesión este Miércoles Santo de 2019. Una determinación muy difícil de tomar y que, la benjamina de esta jornada, quería retrasar esperando que llegara el buen tiempo. Sin embargo, las inclemencias meteorológicas han obligado a la hermandad suspender su salida, tras haber pedido una moratoria de una hora y esperar hasta las 20.30 horas.

Finalmente se sumaba a sus compañeras en esta jornada y se quedaba en el templo, evitando poner en peligro la integridad de tan valioso paso. Con su procesión, acostumbra  a  aportar un contrapunto sobrio a una jornada de júbilo y devoción para todos los onubenses. La salida iba a realizarla desde la Parroquia de la Purísima Concepción, lugar donde comenzó a gestarse esta idea de hermandad que con los años fue pasando por distintos templos hasta volver a las naves concepcionistas. Sin embargo, la Hermandad continúa a la espera de una ubicación definitiva en la Concepción. 

Con un paso y 120 nazarenos, tenía previsto pasar por: Méndez Núñez, Mora Claros, Cardenal Albornoz, José Nogales, La Placeta, Carrera Oficial, Avenida Martin Alonso Pinzón, Santa Ángela de la Cruz, García Fernández, Plaza Isabel la Católica, Esperanza Coronada, Paz, Rábida, Murillo, Vázquez López, Plaza Coto Mora, Gobernador Alonso, Hernán Cortes, Rascón, Concepción, Méndez Núñez y Templo. La Santa Cruz tenía prevista su entrada al templo a las 22.50 horas.




Puede admirarse en la iglesia de la Concepción.

Algo que destaca de esta cofradía es precisamente la forma en la que sale el cortejo, con el sonido de la esquila que un pequeño muñidor hace sonar marcando el camino de la Hermandad. En la puerta de la Concepción, siempre esperan una multitud de cofrades que eligen acompañar a esta Hermandad desde sus primeros pasos por las calles del centro onubense. Como curiosidad, hablamos de una Hermandad en la que no se puede vestir la túnica de nazareno hasta los 14 años, motivo por el cual numerosos pequeños vestidos de monaguillos anteceden a la presidencia y al cuerpo de acólitos. Así puede verse lo estricta y sobria que es esta cofradía de Miércoles Santo, en la que predomina la austeridad y el silencio. Sin embargo, para presenciar todo esto habrá que esperar al próximo año.

Una cofradía que sirve de contrapunto en la jornada de mayor fervor de la ciudad y que ha sabido ganarse su sitio a pesar de su corta edad. Su serio procesionar, de nazarenos con túnica, capa, morrión y escapulario azul marino, precedido por el sonido de la esquila y su portentoso paso de misterio, llaman la atención de los cofrades onubenses que no dudan en acompañar en su estación de penitencia al Cristo de la Providencia y la Virgen de Gracia.




Este es el segundo año de la reelección de Juan Javier Márquez Cabeza como hermano mayor de una cofradía que en los últimos años ha estado sujeta a enormes cambios, viendo cómo cambiaba de barrio, de residencia canónica e incluso de casa de hermandad hasta en dos ocasiones, a la vez que se iba completando el patrimonio artístico poco a poco. Así, la mayor novedad de este año era los Penachos de orfebrería para la canastilla. Además, los faroles se han adaptado al lateral del paso, junto con los que se estrenan acompañando a la Cruz de Guía. Todo de Orfebrería Bernet y que podrá estrenarse el Miércoles Santo de 2020.

Unas nuevas obras patrimoniales que siguen la misma inspiración que el resto de enseres de la cofradía, tomando como fuente de inspiración distintos elementos arquitectónicos y patrimoniales de nuestra ciudad. Un hecho que le confiere a la hermandad una personalidad única, resultando imprescindible detenerse a observar todo el cortejo por su vinculación con Huelva y admirar piezas como los ciriales inspirados en la fuente de la Casa Colón o el propio paso de misterio, inspirado en el púlpito y demás elementos mobiliarios de la Catedral. Para el acompañamiento musical la hermandad tenía previsto contar con Música de Capilla para guiar a los 120 nazarenos que acompañarían al paso.

Una decisión complicada pero siempre de valorar, puesto que es difícil renunciar a ver procesionar una hermandad venerada pero aún más arduo es ver peligrar un patrimonio tan valioso. Todo aquel que quiera puede ir a visitar este paso y admirar su belleza en su sede canónica, por el momento, la iglesia de la Concepción.










Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.