Huelva recibe a la Hermandad de los Mutilados en una multitudinaria salida, motivada por su dificultad

Arropados por cientos de onubenses, los dos pasos de esta cofradía salían de su templo, una verdadera hazaña por su altitud y la estrechez del camino. El Cristo de la Victoria y Nuestra Señora de la Paz siguen en las calles de la capital en un Domingo de Ramos caracterizado por el buen tiempo y las altas temperaturas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

La Hermandad de los Mutilados salía sobre las 17.30 horas.

HBN. Con una hora de salida programada para las 17.30 horas, el cortejo de la Real e Ilustre Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Victoria, Nuestra Señora de la Paz y San Rafael Arcángel se encaminaban a iniciar su estación de penitencia este Domingo de Ramos. El ambiente distendido reinaba en la calle mientras los vecinos esperaban con ansia la salida de esta cofradía, tan enraizada en Pío XII desde que en 1960 trasladara su sede a su iglesia, la de San Sebastián, procedente de la desaparecida parroquia de San Francisco. El elevado número de penitentes, en torno a unos 200, y la dificultad de su salida hace que la salida se haya prolongado hasta pasadas las 18.00 horas.

La ubicación de la iglesia dificulta su salida.

Este año, la Hermandad ha cambiado su recorrido, siendo la primera en discurrir por la calle Argantonio a su recogida, entorno perteneciente a la feligresía de San Sebastián. Tras la Salida Procesional para realizar Estación de Penitencia, la procesión ha discurrido por las calles Doctor Cantero Cuadrado, Federico Mayo, Mackay Mcdonald, Plaza de la Dinastía de los Litri, Jesús de la Pasión, Plaza de San Pedro, La Fuente, Plaza Quintero Báez, Puerto, Isabel II, José Nogales, Carrera Oficial (20:05 h.), San Salvador, Fernando el Católico, Palos de la Frontera, Plaza Quintero Báez, Cuesta Cristo de la Tres Caídas, Argantonio, Pasaje Cristo de la Sangre, José María Patiño, Federico Mayo, Doctor Cantero Cuadrado y Templo (00:25 horas).




Nuestra señora de la Paz.

Unos 230 hermanos de los 450 que componen la Sacramental han dado forma al cortejo de nazarenos, ataviados con túnica blanca con morrión y capa de raso negro, botonadura negra y cíngulo negro, cambiando en la Virgen el negro por el color celeste.

El sobrenombre de la corporación, Los Mutilados, le viene de sus orígenes, pues fue fundada en 1943 por mutilados y excombatientes de la Guerra Civil Española, lo que le confiere un carácter muy particular. En este sentido, a lo largo del cortejo y en sus dos pasos, los onubenses pueden contemplar motivos de carácter militar, como castillos o leones, entre otros. También, los más curiosos habrán caído en la cuenta de las representaciones de la flor de lis, distintivo de la Casa del Rey, y que la Hermandad, sacramental desde 2011, porta en referencia a su título de “Real”, que adquirió en 1990 por concesión de su majestad Juan Carlos I, quien es hermano mayor de honor desde 1976.




Su salida suele ser seguida por cientos de onubenses.

El paso de misterio del Cristo de la Victoria representa al Señor despojado de sus vestiduras por dos sayones para ser crucificado en el Gólgota, mientras que otro sayón, en la trasera del paso, prepara la cruz para el suplicio. Tanto Jesús de la Victoria como los sayones son obra del escultor Antonio León Ortega, realizados entre 1945 y 1955. Precisamente, esta talla será restaurada este mismo año tras Semana Santa, ya que es necesario solucionar los serios problemas estructurales que presenta.  El prestigioso restaurador sevillano Pedro Manzano será el encargado de reformar la imagen en su taller, con el objetivo de que vuelva a Huelva antes de la Cuaresma del próximo año para la realización de los cultos anuales, que coincidirán con el 75 aniversario de la talla. Además, la Hermandad sigue inmersa en el proceso de elaboración de los nuevos varales del palio obra de Hermanos Delgado.

Tras el acompasado caminar de los costaleros, los nazarenos con morrión y cíngulo en raso celeste anunciaban la inminente salida de Nuestra Señora de la Paz, una talla también obra de Antonio León Ortega, de 1944, que ha sido restaurada en dos ocasiones, en 1983 por José Antonio Díaz Roca y la segunda por Luis Álvarez Duarte en 1992. La advocación mariana lucía hermosa en su paso de palio de color blanco, único de estas características en la Semana Santa onubense. Como es costumbre, en sus manos portaba una rama de olivo y, sobre su corona, se podía admirar una dorada paloma. Nuestra Señora de la Paz cuenta este año con una nueva blonda de encaje de color hueso, donación del hermano Juan Jesús Rodríguez Rodríguez.

Más de 200 nazarenos acompañan el paso.

El paso de misterio de Jesús de la Victoria volvía a estar acompañado un Domingo de Ramos más por la Banda de Cornetas y Tambores Jesús Nazareno de Huelva, mientras que el palio de Nuestra Señora de la Paz lo hacía junto a la Sociedad Filarmónica de Pilas, que este año tocará la aclamada marcha procesional ‘Amarguras’ de Manuel Font en Carrera Oficial, obra musical que cumple un siglo de vida. También se ha mantenido la misma línea que en años anteriores en el exorno floral, que estará conformado por claveles rojos para el paso de misterio, así como de flores de color blanco para el palio. 

Una Semana de Pasión más los onubenses están pudiendo admirar los cristales en la Cruz de Guía y los respiraderos de este paso de misterio, un elemento muy original que ha hecho que Los Mutilados sea conocida como la Hermandad de los “espejitos”.






Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.