Huelva se echa a la calle para disfrutar del Viernes de Dolores en el pórtico de la Semana Santa de Huelva

Pasados unos minutos de las 19:30 horas, hacía su salida el palio azul portando en su interior a la Reina de las Colonias entre vivas y pétalos de sus devotos. 

Un momento de la procesión.

HBN. Huelva tenía ganas de Semana Santa y así quedó patente en la jornada de ayer, Viernes de Dolores. Las Colonias recibía a todos los cofrades onubense que un año más se congregaron en torno a la Virgen de los Dolores para disfrutar del primer paso de palio en la calle, a escasas horas ya de que las hermandades del Domingo de Ramos realicen su estación de penitencia.

Puntualmente según la hora marcada por la hermandad se abrían las puertas de la Casa Hermandad de la Lanzada, en la calle Don Bosco. El cortejo lo abría una cruz alzada alumbrada por ciriales, tras la que se situaban hermanas de la corporación vestidas de mantilla. Tras ellas, se disponían la Hermandad del Rocío de Emigrantes, con su guión de camino y la Hermandad de Santa Bárbara

La Virgen de los Dolores, arropada por Las Colonias.

Pasados unos minutos de las 19:30 horas, hacía su salida el palio azul portando en su interior a la Reina de las Colonias entre vivas y pétalos de sus devotos. 




Un mar de fieles acompañó el andar de la Virgen durante todo su recorrido bajo una temperatura de lo más agradable y luciendo un espléndido sol, después de que el pasado año tuviera que suspenderse la salida procesional a causa de la lluvia. Con el bello andar que le imprimían sus costaleros la Virgen se fue dirigiendo a la plaza a la que le da nombre, centro de la barriada y donde se vivieron los momentos de mayor emoción de toda la tarde noche.

Una vez abandonada la Plaza de los Dolores, la procesión buscaba ya su visita a la residencia de las Hermanas de la Cruz, donde nuevamente las emociones saltaron, convirtiéndose este punto en uno de los más emotivos de esta procesión del Viernes de Dolores. Poco a poco las horas se iban consumiendo y la luz del sol daba paso a la de la candelería que iluminaba el rostro de la Virgen de los Dolores. Minutos después la hermandad llegaba a la Comandancia de la Guardia Civil, donde esta institución tan vinculada con la Hermandad y que escoltaba el paso de palio recibía a la Virgen.

Escasos minutos pasaban de la medianoche cuando la Virgen de los Dolores enfilaba ya la calle Don Bosco nuevamente para poner fin a su procesión hasta el próximo Martes Santo, cuando vuelva a encontrarse con Huelva.






Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.