MiniDamas

La historiadora Consuelo Domínguez rescata la figura de Hugh M. Matheson, primer director de la Riotinto Company Limited

La compra de las minas riotinteñas por parte de la compañía británica supuso un antes y un después para la historia reciente de la provincia de Huelva. Un hecho en el que fue fundamental la labor de este hombre de negocios victoriano, a pesar de que, hasta el día de hoy, era un total desconocido. Para solventarlo, esta investigadora acaba de publicar el libro 'Hugh M. Matheson, un victoriano en las minas de Río Tinto'.

Cuenca Minera de Riotinto.
La historia de la provincia de Huelva permanece unida a la minería.

Mari Paz Díaz. La historia de la provincia de Huelva está unida de forma ineludible a la minería, una actividad con una tradición de miles de años que ha vivido una de las épocas más determinantes en la etapa contemporánea, cuando, a finales del siglo XIX, diversas empresas europeas acuden a Huelva para explotar los diferentes minerales que abundan en el subsuelo onubense. Sin duda, de todas ellas, la entidad más emblemática fue la Riotinto Company Limited, S. A., encargada de explotar los yacimientos de Riotinto entre 1873 y 1954, una entidad británica que ejerció una gran influencia, no sólo en la Cuenca Minera, sino en toda la provincia onubense, trayendo hasta este rincón de la Península Ibérica sus costumbres y cultura.

Hugh Matheson fue el primer presidente de la Riotinto Company Limited, S. A. / Foto: Fundación Minera de Río Tinto.

La Riotinto Company Limited, S. A., que consiguió los derechos de explotación tras la compra de las minas riotinteñas al Estado en 1873, llegó a convertirse en una de las empresas más importantes de Europa. Su primer presidente fue Hugh M. Matheson, una figura fundamental en la configuración de la presencia inglesa en la provincia de Huelva. A pesar de ello, la vida y la labor de Matheson siguen siendo muy desconocidas. Al menos, hasta el momento. Porque esta cuestión ha venido a ser resuelta por la investigación realizada por la historiadora campillera Consuelo Domínguez Domínguez, que acaba de publicar el libro titulado ‘Hugh M. Matheson, un victoriano en las minas de Río Tinto‘, en el que desgrana los detalles de la actividad desarrollada por el que fuera presidente de la compañía minera entre 1873 y 1898.

Portada del libro de Consuelo Domínguez.

Una obra que pretende poner de relieve la personalidad de este banquero y hombre de negocios muy conocido en Londres que, mediante la creación de un consorcio financiero, accedió a la propiedad de las minas de Rio Tinto. Su condición de escocés, financiero y presbiteriano, tres cualidades típicamente victorianas, marcarían su forma de vivir y también de actuar, lo que, en Huelva, se tradujo en el desarrollo de una labor filantrópica y paternalista, que se materializa en Rio Tinto y Huelva en la creación de escuelas y clubs para obreros y marineros. Y es que, en Gran Bretaña, y particularmente en Escocia, la religión y la educación contribuyeron de forma muy significativa al efecto “civilizador” del imperialismo. 

Entrevistamos a Consuelo Domínguez, autora de este libro.

Así nos lo explica en esta entrevista Consuelo Domínguez, la autora de este llamativo trabajo de investigación, que nos adelanta los detalles de este libro, editado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Huelva, que es fruto de varios años de indagación sobre una figura fundamental en la historia reciente de la provincia onubense. Una obra que se dará a conocer públicamente durante la Feria del Libro, en el stand de la Universidad de Huelva.

-Consuelo, acaba de ver la luz su libro sobre Hugh M. Matheson. ¿Qué relevancia tiene esta obra? 
-La singularidad del personaje, su compleja personalidad y la importancia que tuvo la compra de las minas de Rio Tinto y su explotación a gran escala, no solo para la Cuenca Minera, sino para toda España, pues a ella llegaron personas procedentes de todas las latitudes de nuestro país, de modo que, en las primeras décadas, el flujo migratorio fue muy considerable. A la par, la Rio Tinto Company llegó a ser una de las empresas más importantes dentro del desarrollo industrial del Imperio Británico.




Riotinto en 1897 con el pueblo británico de Bella Vista al fondo. / Foto: Tierras del Descubrimiento.

-¿Qué importancia histórica tiene esta figura para la provincia de Huelva?
-Hugh Matheson era un banquero y hombre de negocios muy conocido en la city londinense, pero, al mismo tiempo, era un destacado filántropo involucrado en múltiples causas benéficas. La filantropía jugó un papel muy especial en la sociedad victoriana. Así que su personalidad puede definirse a partir de tres ejes fundamentales: a) La ascendencia familiar vinculada a Escocia; b) Sus profundas creencias religiosas; c) y su condición de banquero y hombre de negocios. Su fe presbiteriana y su práctica religiosa le llevó, tanto en su propia tierra como desde la llegada a Huelva y Rio Tinto, a desplegar una amplia labor social y educativa, implementada con la creación de escuelas en todos los poblados mineros y Huelva capital, el establecimiento del descanso dominical para que los obreros pudieran cumplir con sus preceptos religiosos y la creación de clubs sociales destinados a preservar la moral, tanto de los directivos, como de los propios trabajadores.

Consuelo Domínguez, con su libro sobre los cementerios británicos de Huelva.
Consuelo Domínguez, con su libro sobre los cementerios británicos de Huelva, publicado anteriormente.

-¿Cómo surge la idea de realizar esta investigación? 
-En los últimos años, y tras mi jubilación en la universidad, cobraba  fuerza para mí la aproximación al mundo británico, ya que yo procedo de la Cuenca Minera y todavía, como se recoge en las primeras páginas de este estudio, rememoro imágenes de cuando era niña, tanto del paisaje calcinado, como de la tipología del Valle o la curiosidad que me suscitaba el gueto residencial del Staff, que era  Bellavista, solo visitado por personal autorizado. Mi primera aproximación al legado británico tuvo lugar con el estudio de los cementerios británicos que me llevó a editar In Loving Memory, con la intención de dar a conocer un patrimonio desconocido y en peligro de desaparición, a causa del vandalismo y de la desidia de las autoridades pertinentes para su rehabilitación. También hay una poderosa razón de tipo sentimental en la realización de esta investigación: yo inicié mi carrera profesional como maestra en uno de los poblados mineros, desgraciadamente desaparecido, La Atalaya. Así que intentar construir la biografía de este personaje, tan importante, pero muy conocido dentro de la historia de la minería onubense, me permitía adentrarme en la obra filantrópica por excelencia llevada a cabo por Matheson en la provincia, que era la creación de las escuelas de la Compañía, siempre muy valoradas por las familias obreras.

Las conocidas como teleras o ‘humos’ de la Cuenca Minera de Huelva.

-¿Cuánto tiempo le ha llevado elaborarla? 
-La idea me llevaba rondando la cabeza hace como unos siete años, así como la recogida de información para organizar el estudio, pero se cruzó el tema de los cementerios británicos y lo aplacé hasta que hace unos tres-cuatro años retomé el proyecto. Ha sido arduo, porque he barajado casi toda la documentación en inglés, muchas veces con textos manuscritos. Y mi nivel de una lengua complicada y con modismos o giros ya antiguos me obligaba a un esfuerzo inaudito, pero todo lo que se aborda con pasión, y esto no me ha faltado, sale adelante.

Una parte importante del libro se centra en la labor de las escuelas impulsadas por la empresa británica en la Cuenca Minera. / Foto: Fundación Río Tinto.

-¿Ha contado con alguna colaboración a la hora de hacer este trabajo? 
-Para bien o para mal, esta investigación ha sido una labor absolutamente personal, pero he de destacar la enorme suerte de contar con una persona muy conocedora de la historia onubense y que cuenta con sobrados méritos académicos, con la que he podido compartir dudas y consejos. Me refiero a Maria Antonia Peña, en estos momentos asumiendo la gran responsabilidad, en su condición de Rectora, de colocar a nuestra universidad en los mejores estándares de excelencia.

El Archivo Histórico Minero de la Fundación Río Tinto, donde ha encontrado gran parte de las fuentes utilizadas para el estudio. / Foto: Juan Manuel López.

-¿De qué fuentes ha bebido? 
-Fundamentalmente, del Archivo de la Fundación Rio Tinto, de documentación digitalizada de la LMA (London Metropolitan Archives) respecto a la Rio Tinto Company y de un libro fundamental de correspondencia privada que la mujer de Matheson editó tras su muerte. Todo ello complementado con otras y variadas fuentes.

El Muelle de Riotinto se le debe a Matheson.

-¿Cuáles son las principales conclusiones del libro?
-Entre las ideas que destacan  en el libro puedo apuntar que, a pesar de que han transcurrido 145 años desde que Matheson asumiera la arriesgada operación de hacerse con la propiedad del yacimiento minero de Rio Tinto, la empresa sigue siendo una potencia mundial, que conserva el nombre de Rio Tinto PLC, con más de 46.800 empleados, operando en 35 países del mundo. Y todo ello ha sido posible  gracias a que este hombre de negocios victoriano fue un pionero realizando una fuerte inversión y acometiendo proyectos emblemáticos en Huelva, como el Muelle Cargadero de Mineral de Riotinto y otras infraestructuras necesarias para explotar industrialmente la Faja Pirítica onubense. Junto a todo ello, H. Matheson también llevó a cabo una importante labor educadora, construyendo escuelas, en las que pudieron estudiar hasta 1.200 alumnos. 

La Cuenca Minera forma parte de la identidad de Consuelo.

-¿Algún proyecto de futuro? 
-De momento, un pequeño paréntesis, pero tengo que escribir un artículo para una publicación universitaria. Además, me está rondando alguna idea que espero pueda materializarse en un futuro, no demasiado tardío, porque haciendo mía la frase “cuando el tiempo nos alcanza”, soy consciente de que el horizonte temporal se acorta.

¿Qué supone para usted la Cuenca Minera, la minería onubense?
-El epicentro de mis raíces identitarias e históricas.

-Para terminar: un mensaje a los onubenses.
-Debemos conocer nuestra propia historia, valorarla y conservarla para que futuras generaciones puedan recrearse en ella.

Consuelo es docente y doctora en Historia.

Sobre la autora. Consuelo Domínguez Domínguez es natural de El Campillo y, aunque estudió la Licenciatura de Educación, luego se doctoró en Historia, lo que le ha permitido realizar numerosos trabajos de investigación en materia educativa y de patrimonio sobre la provincia de Huelva. Profesora de la Universidad de Huelva entre 1996 y 2006, esta investigadora cuenta con varias publicaciones, como ‘La Arquitectura inglesa en Huelva’ (1999) o el haber sido comisaria de la exposición sobre la educación en la II República junto a Cristóbal García en 2006.

Portada del libro de Consuelo Domínguez.
Portada de su anterior libro.

Su anterior obra fue un interesante libro donde narra la historia de Huelva a través de los cementerios británicos existentes en la provincia de Huelva: Minas de Riotinto, Tharsis y Huelva, si bien la autora también hace referencia al situado en Valverde del Camino, ya desaparecido. Una obra titulada ‘In Loving Memory. Una mirada a nuestro pasado minero: Los cementerios británicos de Huelva’.






Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.