Bmw

El Almendro, cinco siglos siendo testigo de la historia del Andévalo tras su traslado de Osma

Este municipio andevaleño conmemora este año el 500 Aniversario de su traslado desde la aldea de Osma a su actual ubicación, un enclave a partir del cual surgió la localidad tal y como hoy la conocemos. Un traslado que se produjo el 22 de marzo de 1519. Por su parte, en el Prado de Osma, situado a seis kilómetros del núcleo urbano, se encuentra la Ermita de Nuestra Señora de Piedras Albas.

Ermita del Prado de Osma.

HBN / Gerardo Macías. 2019 es muy especial para la comarca del Andévalo en general y el municipio de El Almendro en particular, porque este año se celebra el 500 Aniversario de su traslado desde la aldea de Osma a su actual ubicación. En este bonito paraje, rodeado de cabezos y matorrales, se encuentra el cerro más alto, el denominado Cabeza del Buey, que en su día albergó el primer asentamiento localizado en el municipio, justo donde se ubica la Ermita de Ntra. Sra. de Piedras Albas y su imagen.

Castillo de Niebla.

La historia de este emblemático rincón del Andévalo, de El Almendro, se remonta al siglo XIII, cuando, en 1262, Alfonso X de Castilla reconquistó la ciudad de Niebla tras cinco siglos de dominio musulmán. El rey castellano permitió a la población musulmana seguir residiendo en la ciudad, aunque llevó a cabo su repoblación cristiana. Desde entonces, Niebla fue el principal núcleo urbano del territorio onubense, condición que mantuvo durante toda la Edad Media.

Con los esfuerzos repobladores de Alfonso X en la Sierra de Niebla, surgió la aldea de Osma entre 1284 y 1290, que, posteriormente, daría lugar al pueblo de El Almendro. Por aquel entonces, la vida económica giraba en torno al aprovechamiento pastoril de sus dehesas y, a tenor su nombre, lo más probable es que su población fuese de origen soriano.




Mapa de la denominada Banda Gallega. / Fuente: http://www.fortificacionesenlaraya.eu/

Ya en el siglo XIV, Osma es ubicación estratégica sobre el Camino de la Raya, que regulaba el comercio con Portugal desde la Tierra Llana de Huelva; y, por su pertenencia al Concejo de Niebla, en continua lucha con el Señorío de Gibraleón, en poder de la familia de la Cerda, que aspiraba a adueñarse de las tierras de Niebla para controlar el comercio con Portugal. A causa de esto, la aldea de Osma pierde parte de terreno y se encuentra rodeada de fortalezas pertenecientes al Señor de Gibraleón, como el Castillo de El Castro, en el Cerro Pie del Castillo.

En 1369, el rey Enrique II de Castilla, apodado ‘El de las Mercedes’, convirtió la población en Condado de Niebla. Las mercedes son regalos de Enrique a sus partidarios en agradecimiento por su apoyo en la lucha contra Pedro I. Estos regalos suelen ser territorios, que se conocen como Señoríos. El Condado de Niebla es regalado a la Casa de los Guzmanes, que pasan a ser Condes de Niebla, y, posteriormente, Duques de Medina Sidonia.




Gibraleón.

La segunda mitad del siglo XIV también trajo cambios para el Señorío de Gibraleón, que afianzó su control sobre el Camino de la Raya (frontera con Portugal), con el repoblamiento de la aldea de Villanueva de los Castillejos, y la fundación de la aldea de El Granado.

Juan Alonso Pérez de Guzmán y Zúñiga, entonces Conde de Niebla y Duque de Medina Sidonia, ordena el traslado de los habitantes del Prado de Osma a El Agua del Almendro, en el camino de Puebla de Guzmán a Villanueva de los Castillejos, a fin de poner barreras a esta población, perteneciente al Señor de Gibraleón. El 22 de marzo de 1519, el Duque de Medina Sidonia alega problemas de salubridad, aunque los motivos son, en realidad, estratégicos.

En el Prado de Osma sólo quedó la imagen de Nuestra Señora de Piedras Albas en su Ermita.

El Duque de Medina Sidonia dota de Concejo a las Aguas del Almendro, con las mismas competencias que tuvo el Concejo del Prado de Osma, donde sólo quedó la imagen de Nuestra Señora de Piedras Albas en su Ermita. Pronto, se edifica la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe en Aguas del Almendro, y los primeros bautizos fueron inscritos en 1559. El documento donde el Duque de Medina Sidonia ordena el traslado se llama Carta Puebla, y en él se dice que los vecinos y las vecinas tienen que trasladarse antes de un año, contado a partir del 22 de marzo de 1519, y en ese mismo plazo hacer sus casas y huertos.

Se cree que el nombre de la aldea de El Agua del Almendro se debe a un almendro, un árbol que probablemente estaba en la zona donde se ubica actualmente El Almendro. Por eso, en el escudo del pueblo figura este árbol.

Prado de Osma se encuentra a 6 kilómetros de la actual ubicación de El Almendro.

En concreto, el Prado de Osma se encuentra a seis kilómetros de la actual ubicación de El Almendro, donde, efectivamente, está la Ermita de Nuestra Señora de Piedras Albas. La Iglesia data del siglo XV y es de una sola nave cubierta con bóveda de cañón con cuatro lunetos, y un presbiterio escasamente diferenciado. La Ermita está rodeada de montes, cañadas y, al frente, se alza el cerro denominado Cabeza del Buey, que, como hemos visto en este artículo, en su día albergó el primer asentamiento localizado en el municipio.

Un bello paraje con mucha historia.

Y, de hecho, los restos hallados en las ruinas de la aldea de Osma, que ocupa la cumbre y laderas del Cerro de los Casares, desde donde domina la penillanura meridional que se extiende a los pies del mismo, localizada dentro de la denominada Huerta de Osma, confirman que el abandono de Osma se produjo en la primera mitad del siglo XVI. Por todo ello, El Almendro está de fiesta. Porque quiere poner en valor su pasado. 500 años vienen a refrendar su presencia en el Andévalo. Siendo así, el Ayuntamiento de El Almendro se encuentra inmerso desde marzo de 2018 en la celebración del V Centenario de la fundación del municipio ‘1519-2019. De Osma a El Almendro’, en referencia a la antigua aldea en la que nació el municipio andevaleño como localidad. Feliz Aniversario.







Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.