La onubense Vivian García Morón ejerce como profesora por medio mundo, inculcando su pasión por el deporte

2
81
Vivian García Morón vive en Vietnam.
Vivian García Morón vive en Vietnam.

Cristina Morales. Viajar se convierte a veces un vicio. Conocer distintos lugares, gentes, culturas, formas de vida y costumbres, crea adicción y nos termina llevando a nuestros orígenes, convirtiéndonos en seres nómadas. El desarrollo de nuevos medios de transporte, la desaparición de fronteras y la disminución de tiempos hace que cada vez sea más fácil unir países y que tengamos la posibilidad de visitar lugares distantes. Muchos onubenses han decidido poner rumbo a distintas zonas del mundo, en busca de un cambio de aires, nuevas oportunidades laborales o el conocimiento de otras culturas. 

Lleva más de 18 años recorriendo el mundo.

Vivian García Morón es un ejemplo de trotamundos, una onubense que a sus 42 años lleva más de 18 viviendo fuera de su tierra. Natural de Huelva y, más concretamente, del capitalino barrio de Isla Chica, lleva toda su vida unida al mundo del deporte. Practicó gimnasia rítmica hasta los 15 años y su pasión por el deporte le impulsó a estudiar Magisterio de educación física, además de licenciarse en Psicopedagogía y poseer una maestría en Diseño, Gestión y Dirección de proyectos. Hasta el año 2000 estuvo trabajando como entrenadora de gimnasia rítmica en Huelva y provincia, llevando varias escuelas. Sin embargo, siempre le había llamado mucho la atención viajar, conocer otros países, aprender otros idiomas y conocer otras culturas, por lo que decidió arriesgarse y mudarse a Londres, sin tener más que los conocimientos básicos de la lengua y dinero para dos semanas. Lo que comenzó como una aventura temporal terminó cambiándole la vida.



Conoció a su marido en Inglaterra.

En tierras inglesas conoció al que es su marido, un británico que adora España y sobre todo su “cuisine”, con el que tiene un hijo de 6 años. Junto a él ha vivido en múltiples lugares, compartiendo su inquietud y las ganas de conocer mundo y descubrir nuevas culturas. Ha vivido, además de en Londres, en Italia, EE.UU (en Carolina del Norte y Nuevo México), Egipto, Qatar, China, y actualmente reside en Vietnam. Concretamente, vive junto a su marido y su pequeño en Ho Chi Minh (antigua Saigón), una ciudad del sur de Vietnam, la más poblada, famosa por su papel fundamental en la Guerra de Vietnam. Allí Vivian García es coordinadora y profesora de educación física en secundaria, en un colegio internacional americano que sigue el curriculum del bachillerato internacional.

Ha vivido en varios países, entre ellos Estamos Unidos.

Aunque se considera un alma inquieta y le apasiona viajar, tiene entre sus planes a corto plazo regresar a Huelva sobre 2020. Para asegurar su vuelta, ya han decidido emprender en tierras onubenses, abriendo una franquicia llamada Nascia Huelva dedicada a la salud y al bienestar, donde ofrecen tratamientos de Biofeedback, Neurofeedback y Edufeeback enfocados al estrés y a la ansiedad tanto para niños como para adultos. Tanto la onubense como su marido tomaron esta decisión para asentarse en un futuro aquí y finalizar su aventura de recorrer el mundo. Para conocer mejor su experiencia en el extranjero y sus planes de futuro en Huelva, hablamos con la onubense Vivian García Morón, quien vive en Vietnam.



Le apasiona viajar y recorrer el mundo.

– ¿Por qué decidiste irte fuera?
Decidí irme al extranjero por dos razones: en primer lugar porque me encanta aprender idiomas, y en segundo lugar porque me enamore de esa ciudad tan cosmopolita, fascinante y emprendedora como es Londres, pero si a eso le sumamos que también me enamoré de un chico inglés (actualmente mi marido) pues hizo que esa decisión fuera más fácil de tomar. Por otro lado, en el terreno laboral tampoco lo tenía muy claro, pero lo que sí sabía era que no quería presentarme a unas oposiciones, por lo que no tenía nada que me atara demasiado.

– ¿Cuánto tiempo llevas fuera de España?
Actualmente llevo fuera de España 18 años.



Vive en Vietnam junto a su marido y su hijo de 6 años.

– ¿Qué haces en este país?
Soy Coordinadora y profesora de Educación Física en Secundaria. Trabajo en un colegio internacional americano que sigue el curriculum del bachillerato internacional.

– ¿Es tu primera estancia en el extranjero?
No, pero espero que sea la última. Empecé mi trayectoria como expatriada en Londres, le siguió Italia, EE.UU (repetí dos veces, una en Carolina del Norte y otra en Nuevo México), Egipto, Qatar, China, y  actualmente Vietnam.

– ¿Cuál es tu lugar de residencia?
Actualmente, Ho Chi Minh, Vietnam.

Su plan es volver a Huelva el próximo año.

– ¿Cuál es tu balance de la experiencia por ahora?
Muy bueno, no me arrepiento de haber tomado esta decisión, es más, me arrepiento de no haber empezado antes a viajar. Creo que todos estos años no solo me han ayudado a ver el mundo desde otra perspectiva, sino que me ha ayudado a convertirme en mejor persona. Ahora priorizo y valoro cosas que antes daba por sentado. Muchas veces no agradecemos lo suficiente y no valoramos lo que tenemos hasta que no se echa en falta.

– ¿Cómo es vivir ahí? ¿Es muy diferente a España?
Eso va a depender de muchos factores: del trabajo que tengas, de cómo viajes, si es en plan mochilero, si vienes soltero, si tienes familia, si vienes por un plazo corto o por una temporada larga. ¿Diferente? Sí por supuesto, cada país tiene un estilo y un ritmo de vida completamente distinto y eso es lo que lo hace más o menos interesante según tu nivel de adaptación y gusto. A mí Ho Chi Minh me gusta mucho, me parece una ciudad con mucho encanto, mucha vida. Ojo, no es perfecta, hay días que son muy frustrantes, pero como en cualquier otro lugar del mundo. La gente aquí es muy amable, por lo general acogedores y muy sociables y, como país, tiene lugares maravillosos y con mucha historia detrás.

Es profesora de educación física.

– ¿Dónde vives? ¿Cómo es esta ciudad?
Vivo en Ho Chi Minh, y para describir esta ciudad empezaré con un poco de historia para aquellos que no la conozcan. Los vietnamitas tienen sus orígenes en el delta del río Rojo, donde los primeros agricultores cultivaban arroz. Tras siglos de enfrentamientos con China, Vietnam no se convirtió en un país unido hasta el s. XIX, pero enseguida cayó presa del colonialismo francés para después sufrir la devastación de la intromisión estadounidense. El pueblo vietnamita ha vivido épocas muy duras, pero la fuerza de su carácter le ha ayudado a sobreponerse. Hoy, el país disfruta de un largo período de desarrollo y una creciente prosperidad.

Para comprender la turbulenta historia de Vietnam solo hay que pasear por cualquier ciudad del país y fijarse en los nombres de las calles: aparecen los mismos una y otra vez, los de los héroes que los últimos 2000 años han luchado contra los invasores extranjeros. Si la calle bordea un río se llamará Bach Dang (por las batallas del 938 y 1288) y una avenida principal se llamará Le Loi (por el emperador que derrotó a los chinos en 1427). Ho Chi Minh (antigua Saigón) es una ciudad del sur de Vietnam famosa por su papel fundamental en la Guerra de Vietnam. Es la ciudad más poblada del país.

Ella es onubense, del barrio de Isla Chica, y su marido británico.

Bajo el nombre de Saigón fue la capital de la colonia francesa de Cochinchina y luego pasó a ser la capital de Vietnam del Sur después de la independencia, entre 1954 y 1975. En 1975 la ciudad de Saigón fue unida a la provincia circundante de Gia y se le dio el nombre actual, aunque aquel continúa siendo utilizado de manera popular. La ciudad se encuentra situada a 60 kilómetros del mar de la China Meridional, a 1.760 kilómetros al sur de Hanói, la capital del país y a menos de 300 kilómetros al sureste de Nom Pen, la capital de Camboya.

Ho Chi Minh es algo estresante a causa de las cientos de miles de motos que circulan por sus calles y por la costumbre vietnamita de usar el claxon constantemente. El tráfico es bastante caótico y cruzar las calles puede ser todo un reto. A pesar de todo, la ciudad sigue siendo un paraíso al lado de, por ejemplo, las megas urbes de la India. Los vietnamitas son gente muy amable, sociable, acogedores y siempre tienen una sonrisa. Incluso cuando te enfadas con ellos la mantienen, lo cuál te enfurece más todavía pero, al final, terminas hasta sonriendo como ellos. La ciudad está creciendo a pasos agigantados, se está industrializando mucho, cada vez hay más fábricas de producción esto ha hecho que, desgraciadamente, aumenten los niveles de contaminación. Hay muchas cosas por hacer y ver si lo sabes buscar y si no te importa la distancia, pero si lo que realmente quieres es conocer Vietnam, Ho Chi Minh lo tendrías visto en 2-3 días.

Quiere seguir recorriendo mundo.

– ¿Qué estás haciendo en estos momentos?
Soy Coordinadora y profesora de Educación Física en  Secundaria. Trabajo en un colegio internacional americano que sigue el curriculum del bachillerato internacional.

– ¿Te has marcado algún nuevo objetivo o reto?
Pues por ahora, mi nuevo objetivo es dedicarme a los negocios y descansar un poco de la enseñanza una vez que termine mi contrato aquí en el 2020. Me gustaría también poder publicar mi tesis y pasar más tiempo con mi familia. Aquí los días laborales tienen una jornada de 10 horas diarias con lo que no te deja margen para hacer mucho más después del trabajo.

– ¿Qué piensa tu familia y amigos de tu aventura?
Pues mis amigos y mi familia siempre me han apoyado y ayudado mucho. Ya están acostumbrados, además les encanta escuchar mis miles de anécdotas, que tengo pues imagínate para escribir un ‘memoir’. Lo que les va a resultar extraño es verme tan a menudo dentro de poco.

Echa mucho de menos su tierra y piensa volver a Huelva.

– ¿Cuáles son tus planes futuros?
Mis planes de futuro son volver a Europa y poder disfrutar más de nuestras familias, los vemos muy poco y aunque nos encanta viajar, cada vez no cuesta más empezar de nuevo. El conocer tantos países nos ha enriquecido mucho pero necesitamos asentarnos un poco y tener más estabilidad.  Esto no va a ser fácil, lo sabemos, pero queremos intentarlo al menos. Nos gustaría que nuestro hijo pasara más tiempo con sus primos, tíos y abuelos, y que mejore su lengua materna.

– ¿Piensas volver a España, a Huelva, en breve?
Pues esa es la intención. Tenemos contrato aquí hasta julio del 2020 y el objetivo es volver a Huelva más concretamente. Además, acabamos de abrir una franquicia llamada Nascia Huelva dedicada a la salud y al bienestar, donde ofrecemos tratamientos de Biofeedback, Neurofeedback y Edufeeback enfocados al estrés y a la ansiedad tanto para niños como para adultos. Tomamos esa decisión para así “obligarnos” un poco a seguir con la idea de asentarnos y no caer en la tentación de seguir conociendo mundo o quedarnos aquí por más tiempo, y aunque la idea de abrir un negocio estando tan lejos nos daba un poco de miedo al principio, gracias al apoyo de la central Nascia, y al gran trabajo que la psicóloga técnica está realizando, podremos volvernos con un plan de futuro laboral. 

Incluso han emprendido un negocio en Huelva.

– ¿Qué es lo que más echas de menos de tu tierra?
Mi gente, sin duda alguna, mi familia con sus más y sus menos, no la cambio por nada. Los interminables cafés con mis amigas y esas risas que me recargan energía incluso cuando tengo un día malo. Nuestras maravillosas playas y el olor a mar, mis tapitas en los bares de siempre y, por supuesto, la calidad de los productos alimenticios de nuestra tierra. Los gambones a la plancha de mi tía y los pucheros de mi madre.

– Envía un mensaje a tus paisanos.
“Ninguna distancia o lapso de tiempo puede disminuir la amistad de aquellos que están persuadidos del valor del otro”, ahí lo dejo.