Mini

Diez exponentes de la arquitectura doméstica onubense a sólo cinco minutos de Huelva

La Casa de los Huéspedes de Corrales, la Casa Museo de Venezuela de Beas, el Chalet Plus Ultra de Gibraleón, las Casas Museos de Juan Ramón Jiménez de Moguer y de Martín Alonso Pinzón de Palos de la Frontera, la Casa de los Ingleses y Villa Pepita de Punta Umbría, las casas del centro de Trigueros o la Casa de D. Diego Garrido de San Juan del Puerto son sólo algunas de las viviendas que destacan por sus características en el entorno del Área Metropolitana de Huelva. Un recorrido para el que no hay excusas dada su cercanía y riqueza.

Municipios pertenecientes al Área Metropolitana de Huelva. / Foto: pisos.com

Mari Paz Díaz. En esta serie que venimos realizando sobre las casas más características que podemos encontrar en las diferentes comarcas onubenses, no podíamos obviar los municipios que se encuentran situados en el Área Metropolitana de Huelva, como son San Juan del Puerto, Aljaraque, Gibraleón, Moguer, Palos de la Frontera o Punta Umbría, un área en el que hemos querido incluir también a Beas y Trigueros. Localidades que destacan por estar situadas en una privilegiada situación geográfica, al encontrarse a escasos 5-15 minutos de la capital onubense. Todo ello, sin olvidar, que cuentan con una rica historia que les ha permitido atesorar una serie de viviendas muy atractivas para los amantes del patrimonio.

Unas viviendas que nos mostrarán las características propias de la arquitectura vernácula de la zona de la Tierra Llana de Huelva, un área de la provincia de Huelva muy llamativa en muchos aspectos, localidades de las que podemos disfrutar en cualquier momento, dada su cercanía. Por ello, en este artículo realizamos un recorrido por diez de los exponentes de esta arquitectura doméstica de estas localidades, siguiendo un orden cronológico:

Casa de Huéspedes de Corrales. / Foto: Mediateca del IAPH.

1. Casa de Huéspedes de Corrales (Aljaraque). Construido en 1921 por la compañía The Tharsis Sulphur and Copper Co. Ltd. como hospedería, este edificio se encuentra situado al norte del núcleo urbano, a 400 metros al norte de la estación de ferrocarril y a la espalda de la central térmica. Tal y como describe el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), “destinado a alojar a los directivos de la empresa durante sus visitas y reuniones, es de una única altura y planta en L. (…) El programa interior es sencillo: cuatro dormitorios con baños interiores, salón con chimenea, comedor, aseos, cocina, lavadero y habitación para servicio con aseo. El conjunto, aunque fue rehabilitado en 2009, fue destruido en 2016 a causa de un incendio, que produjo graves daños en este edificio histórico. 
La importancia de esta construcción radicaba en que, junto a la casa de pagos de Corrales, era una prueba clara de la historia más reciente de Corrales, donde la compañía minera de Tharsis mandaría construir al ingeniero William Moore 335 viviendas, una escuela, un casino, una capilla, un economato, un hospital, un lazareto, una casa de huéspedes y un campo de fútbol, a los que se unieron luego un cine-teatro y una iglesia. Todos ellos están considerados piezas indispensables del conjunto de elementos que definen la zona minera de Corrales. 

Las casas originales de Corrales cuentan con una gran personalidad. / Foto: Mediateca del IAPH.

Precisamente, el hecho de que prácticamente todo el núcleo de Corrales fuera diseñado por la compañía escocesa, le confiere una gran personalidad, lo que nos debe hacer valorar la importancia de sus casas por su carácter único, al ser un poblado construido para los trabajadores de la mina a principios de los años 20 del pasado siglo XX, por lo que animamos a conservar aquellos casos que todavía conservan su estado original. En concreto, “las viviendas de los trabajadores se agrupaban en ocho barriadas: San Andrés, Casas Nuevas, de Triana, Pueblo Nuevo, Villa Cisneros, El Cabezo, La Plaza y La Estación, ocupando una superficie de cinco hectáreas de manera dispersa. Estas viviendas responden a un modelo simple de una altura, planta rectangular y cubierta a dos aguas, agrupadas en hilera con patio delantero. En origen, contaban con cuartillos para gallina fuera de las casas”, describe el IAPH. 

Casa de Pagos de Corrales.

Un patrimonio que ha sido estudiado por la Doctora en Patrimonio Histórico y Natural por la Universidad de Huelva, Elena Molero, tal y como recogimos en un reportaje anterior titulado ‘Corrales, de una marisma deshabitada a un centro neurálgico del ferrocarril onubense‘, donde, por ejemplo, se cita la Casa de Pagos. Además, su tesis doctoral se puede consultar en el siguiente enlace: http://rabida.uhu.es/dspace/handle/10272/8771




Fachada de la Casa Museo de Venezuela.
Fachada de la Casa Museo de Venezuela.

2. Casa Museo de Venezuela (Beas). Se trata de un inmueble del siglo XIX, situado en la calle Ramón y Cajal, junto al Consultorio de Salud, con características propias de las casas coloniales existentes en la ciudad venezolana de Clarines, con la cual se encuentra hermanado el pueblo de Beas. Tal y como explica el Ayuntamiento de Beas, “los orígenes de esta relación de hermandad se sitúan en el año 1965, cuando Juan Bautista Romero Rabadán, Hermano Mayor de la Hermandad de Ntra. Sra. la Virgen de los Clarines, encuentra información sobre la existencia de una población venezolana, denominada Clarines, intercambiando cartas e información con sus representantes vecinales, fruto de los cuales visita Beas el párroco de San Antonio de Padua, la parroquia de Clarines. Años más tarde, en torno a 1992, el Ayuntamiento de Beas, siendo su alcalde Francisco Javier Domínguez Romero, retoma los contactos con la población venezolana, dando lugar al inicio de hermanamiento entre ambos pueblos, el cual tiene lugar el día 5 de abril de 1994 con ocasión de la celebración de IV Centenario de la fundación de la ciudad de Clarines”. Tras este gesto, se realiza una réplica de una casa colonial venezolana en Beas, cuya construcción se inició en marzo de 2003. 

El núcleo urbano de Beas cuenta con casas del siglo XVIII y XIX. / Foto: sienteandalucia.com

Del mismo modo, el casco urbano de Beas cuenta con numerosos ejemplos de viviendas de enorme atractivo, al datar de los siglos XVIII, XIX y principios del XX. Además, mención especial merece también las aldeas de Fuente la Corcha, Candón, Clarines o Navahermosa, que conservan sus casas con una tipología típica, pudiéndose disfrutar todavía de una arquitectura perdida en muchos casos. 

Chalet Plus Ultra, construido por Pérez Carasa. / Foto: Mediateca del IAPH.

3. Chalet de Plus Ultra (Gibraleón). Esta enigmática vivienda fue construida en 1933 por José María Pérez Carasa en una finca rústica situada a las afueras del núcleo urbano de Gibraleón. Se trata de una vivienda unifamiliar asilada, que se encuentra rodeada por una parcela ajardinada y poblada de árboles autóctonos, que fue un encargo personal de un empresario onubense al conocido arquitecto, exponente de la arquitectura moderna en Huelva. Aunque en su estructura y diseño, este chalet es bastante convencional, el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), resalta su gran aportación como una “imagen novedosa e impregnante, una imagen que remite a los principios de la arquitectura expresionista alemana de los primeros años 20, y más concretamente a la obra de Erich Mendelsohn”. Es decir, unas líneas propias de la nueva arquitectura centroeuropea del momento, en la que se incluyen formas náuticas, además de otros elementos, como la combinación de color entre el ladrillo visto y los paramentos encalados, así como la portada de acceso, con remates de aire futurista y rotulación art déco.

El centro de Gibraleón cuenta con casas de corte barroco. / Foto: Ramón Llanes.

Del mismo modo, dentro de su núcleo urbano, destaca la presencia de una serie de casas de corte barroco, que le imprime una imagen característica al centro de la localidad. 

La Casa Museo de Zenobia y Juan Ramón está de aniversario.
La Casa Museo de Zenobia y Juan Ramón de Moguer.

4. Casa Museo Zenobia Juan Ramón Jiménez (Moguer). Como ya expusimos en el reportaje dedicado a las viviendas del Condado de Huelva, la familia Jiménez viviría desde 1883 en este edificio del siglo XVIII, situado en el número 10 de la calle Nueva –hoy denominada Juan Ramón Jiménez. El Nobel de Literatura residirá en esta casa desde los tres hasta los veinte años. Se trata de una vivienda típicamente andaluza, con montera de colores, aljibe interior y cuidados patios, propia de una familia acomodada. Fue declarada como Bien de Interés cultural (BIC), siendo convertida en Casa Museo en 1956 en honor del poeta y su esposa. En ella tienen su sede la Fundación Zenobia-Juan Ramón Jiménez y el Centro de Estudios Juanramonianos.

Casa Natal de Juan Ramón Jiménez en Moguer.

5. Del mismo modo, un gran interés concita también en Moguer la Casa Natal de Juan Ramón Jiménez (Moguer), situada en la calle Ribera de la localidad. También declarada BIC, es una construcción del siglo XIX que revelaba la situación acomodada de la familia Jiménez. Juan Ramón vivió hasta los seis años en esta casa. Es un interesante edificio, típica construcción andaluza de fines del XIX, con grandes influencias del movimiento neomudéjar, que se aprecian perfectamente en el balcón central de la fachada. Tiene un espacioso patio central y una gran azotea con mirador.

Fachada de la casa de la familia Hernández-Pinzón, entre ellos del Almirante Luis, situada en Moguer.

También es inevitable referirse al pasado colombino de la localidad moguereña, dado que en el centro histórico del municipio podemos encontrar otra de sus casas más ilustres, como es la Casa del Almirante Hernández-Pinzón (Moguer), que fuera residencia de Luis Hernández- Pinzón y Álvarez (1816-1891), Almirante de la Armada Española, descendiente de los descubridores, que estuvo al mando de la escuadra del Pacífico, una casa señorial ubicada en la plaza de la Iglesia, donde se alojó el escritor Washington Irwing durante el viaje que realizó por los Lugares Colombinos en 1828.

Estas tres viviendas son tan sólo una muestra de la riqueza arquitectónica y patrimonial de Moguer, que cuenta con numerosas viviendas de corte señorial, que otorgan una gran belleza a la localidad, situadas en la mayoría de las ocasiones en el casco histórico del municipio, en calles como Juan Ramón Jiménez (calle Nueva), Burgos y Mazo, Andalucía, Plaza del Marqués o Plaza de las Monjas, entre otras muchas.

Fachada de la Casa Museo de Martín Alonso Pinzón en Palos. / Foto: andalucia.org

6. Casa Museo de Martín Alonso Pinzón (Palos de la Frontera). Fue construida a mediados del siglo XV, según el estilo renacentista de la época, por Martín Pinzón, cuyos tres hijos, Martín Alonso, Vicente Yáñez y Francisco Martín, jugaron un papel fundamental en el Descubrimiento de América. En ella han vivido los descendientes de los Pinzón hasta hace pocos años, acogiendo hoy una Casa Museo de propiedad municipal, dedicándose a la investigación, conservación y exposición permanente de la documentación, bibliografía y objetos relacionados con la historia de los Pinzón y Palos. Su fachada, ornamentada con hornacina, está enmarcada entre dos columnillas y una azulejería similar a la de la familia Polido en Triana, hacia 1540.

Casa de los Ingleses de Punta Umbría.

7. Casa de los Ingleses (Punta Umbría). Como también señalamos al recopilar las viviendas más significativas de la Costa de Huelva, Un edificio que refleja en su fisonomía exterior un típico bungalow colonial que los británicos implantaron en Punta Umbría, inspirándose en construcciones que proliferaban por otras localizaciones de su imperio. El edificio se articula en torno a dos salas; una donde se explica el hecho histórico en sí, mediante paneles informativos y un audiovisual, y otra donde se recrea el interior de una vivienda de veraneo típica de la época. Desde sus inicios, la Casa de los Ingleses ha pretendido reflejar el interior de una vivienda con objetos y mobiliario de la época, con el fin de asemejar lo más fielmente posible las formas de vida y costumbre de los británicos en Punta.

La Casa del Guarda de la Riotinto Tinto Company Limited. / Foto: Pablo Fernández Rebollo.

8. Casa del Guardia (Punta Umbría). Situada en la calle Lepanto, en los jardines de la iglesia de Lourdes, frente a la Torre Almenara, es el último vestigio del legado inglés que se mantiene en pie en Punta Umbría, al serla única muestra conservada de las míticas Casas de los Ingleses. Construida en el año 1884, la casa tiene el número 14, siendo la obra civil más antigua del municipio.

Imagen antigua de las Casas de los Ingleses de Punta, ya desaparecidas.

Además, esta construcción cuenta con el aliciente de estar junto a la Ría, una ubicación que le aporta una gran peculiaridad, puesto que refleja cómo eran realmente las casas de verano de los británicos en la provincia, a diferencia del Museo de los Ingleses, que se encuentra mucho más alejado, al ser una imitación o reproducción de aquellas viviendas. Un edificio que fue salvado gracias a una campaña popular llevada a cabo a través de las redes sociales.

casa-blanca-discoteca_4471319
La casa blanca de Punta Umbría /Foto: www.quetiempo.es

Recordamos también que en el caso puntaumbrieño encontramos la Casa Blanca (Punta Umbría). Calificada por Paula Crespo en un reportaje anterior como uno de los emblemas arquitectónicos del municipio costero onubense, es una vivienda de mediados del siglo XX que, aunque actualmente sigue siendo una propiedad privada, se encuentra en situación de protección. Fue construida por uno de los padres del Tren Articulado Ligero Goicoechea Oriol (Talgo), Alejandro Goicoechea, según el topógrafo y escritor afincado en el municipio costero, Fernando Barranco. Su edificación se produjo sobre un importante patrimonio arqueológico e histórico del municipio, al asentarse sobre restos de la población de origen romano.

Imagen del Chalet de Villa Pepita, realizado por Pérez Carasa en Punta Umbría. / Foto: Mediateca del IAPH.

A este listado, desde el IAPH, se señala también otras viviendas diseñadas por el arquitecto Pérez Carasa, como sucede en la calle Cerrito de Punta Umbría, de 1935, casa realizada para él mismo a partir de una reconstrucción de la realizada en 1932, y Villa Pepita, construida pasada la guerra, viviendas en las que “hay detalles déco y expresionistas que desvirtúan la pureza geométrica, pero parecen evidenciar una naturalidad difícil de entender como simple aceptación de una moda más”.

Calle Huelva de San Juan del Puerto. / Foto: Huelvapedia.
Calle Toneleros de San Juan del Puerto. / Foto: huelvapedia.

9. Casas de la oligarquía local (San Juan del Puerto). En San Juan del Puerto encontramos una serie de viviendas en las que residían las familias pertenecientes a la oligarquía local del municipio durante los siglos XVI, XVII y XVIII, como son la Casa de D. Diego Garrido, situada en la calle Huelva, frente a la Iglesia de San Juan Bautista, la Casa de los Pinzones o la Casa de D. Pedro El Cura, ubicada en la calle Toneleros del municipio. 

Placa dedicada al escritor José Nogales.

Del mismo modo, en San Juan del Puerto hay otras viviendas que merece la pena conocer, como sucede con aquella en la que encontramos el escudo heráldico de Los Rioja, sin olvidar la vivienda en la que en 2017 se situaba una lápida dedicada a José Nogales, en una casa ubicada en la calle Huelva, donde el escritor valverdeño escribió el cuento ‘Las tres cosas del tío Juan’, premiado por el diario ‘El Liberal’ en 1900.

El centro de Trigueros cuenta con numerosos ejemplos de las casas típicas del municipio. / Foto: Caminos del Rocío.

10. Casas típicas del centro histórico de Trigueros. El casco histórico del municipio triguereño, situado alrededor de la Plaza de España, fue configurado en el siglo XVIII. En este espacio, se distinguen dos tipos de casas típicas, como es la casa más tradicional, que data de los siglos XVIII, XIX y XX, la casa patio y la casa palacio, viviendas señoriales incluidas en el Catálogo de Bienes Protegidos.

Imágenes de casas típicas de Trigueros. / Foto: Junta de Andalucía (averroes).

Las casas típicas triguereñas suelen tener la fachada encalada, incluyéndose un zócalo a partir de los siglos XIX – XX, teniendo, normalmente, un patio trasero, como se muestra en la fotografía del trabajo realizado por el alumnado de 5º y 6º de Primaria del CEIP Triana durante el curso 2.010-11.

En definitiva, como podemos comprobar, el Área Metropolitana y Tierra Llana de Huelva también es muy rica cuando hablamos de una arquitectura tradicional y propia, lo que nos permite poder disfrutar de un magnífico patrimonio sin necesidad de hacer muchos kilómetros, porque, los residentes en la capital onubense, lo tienen a la vuelta de la esquina.






One Response to "Diez exponentes de la arquitectura doméstica onubense a sólo cinco minutos de Huelva"

  1. Diego L.   10 marzo 2019 at 5:20 pm

    Magnífico artículo, gracias Mari Paz

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.