Mini

Hinojos hace un llamamiento a sus vecinos para reivindicar la fumigación aérea contra la procesionaria

El último tratamiento aéreo que se realizó en Hinojos fue en 2012. Desde entonces, el inmenso monte de pinar que conforma su término municipal no ha sido tratado y la plaga de procesionaria ha crecido de una manera incontrolada en los últimos años.

Procesionaria.

Redacción. “La unión hace la fuerza”. Esta es la frase que el alcalde de Hinojos, Miguel A. Curiel, ha usado en su perfil de Facebook para hacer un llamamiento a sus vecinos con el objeto de recoger firmas y luchar por el tratamiento aéreo contra la procesionaria, en palabras del regidor hinojero “esta es la única solución”.

En este sentido, Curiel ha convocado a sus vecinos el próximo lunes, 11 de marzo, a las 17:00h en la puerta del Ayuntamiento de Hinojos, tal y como sucedió en noviembre de 2015. “La primera vez que nos unimos alcanzamos 2483 firmas, las cuales entregamos en la Subdelegación del Gobierno en Huelva y en la Consejería de Medio Ambiente, y conseguimos que se tratara las zonas aledañas al municipio, hecho por el cual ha mejorado la situación, pero no lo ha solucionado”, asegura el edil. 

En el mismo comunicado de Facebook afirma, “también pediremos una reunión urgente entre el Ministerio, la Junta de Andalucía y nuestro Ayuntamiento, con el fin de buscar soluciones para erradicar dicho problema, ya que los tratamientos puntuales no han surtido el efecto deseado”.

En 2015 el Consistorio hinojero solicitaba al Ministerio de Sanidad un informe favorable en el que se reconociera al municipio hinojero como un caso excepcional, ya que el casco urbano está en contacto directo con sus montes de pinar: tres núcleos urbanos, tres zonas recreativas, un Polideportivo Municipal, además de  ser el lugar de ocio, recreo y tiempo, tanto del hinojero como de sus visitantes.

La fumigación aérea ha sido el tratamiento habitual para frenar los brotes de la procesionaria. En 2009, Unión Europea prohíbe el procedimiento aéreo, salvo en casos de emergencias, donde se ponga en peligro la salud pública.




El último tratamiento aéreo que se realizó en Hinojos fue en 2012. Desde entonces, el inmenso monte de pinar que conforma su término municipal no ha sido tratado y la plaga de procesionaria ha crecido de una manera incontrolada en los últimos años.

Ahora, que las larvas se han convertido en orugas y que un año más demuestran que el tratamiento terrestre que se realiza en otoño no es suficiente, el alcalde de Hinojos vuelve a pivotar un movimiento vecinal que espera cause efecto.








Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.