Damas

Ana Ruano, una enfermera onubense que desempeña su profesión en Oxford

Tras finalizar sus estudios decidió emprender rumbo hacia tierras inglesas, en las que lleva viviendo más de tres años. Actualmente, trabaja como enfermera en la UCI neonatal del Hospital John Radcliffe de Oxford, aunque continúa estudiando para seguir prosperando en el mundo de la salud.

Ana Ruano Vive en Oxford desde hace más de tres años.

Cristina Morales. El panorama que algunos egresados se encuentran tras finalizar sus estudios superiores no es nada halagüeño. Precariedad laboral, inestabilidad, prácticas no remuneradas, en definitiva, pocas oportunidades para emprender una carrera profesional. Por ello, para muchos de nuestros jóvenes, emigrar es una opción de evitar esta situación y deciden dejar su tierra para experimentar en el mercado laboral de otros países. En el caso de la medicina y, sobre todo, de la enfermería, Reino Unido es un destino muy atractivo para comenzar o continuar la experiencia laboral, debido a su gran demanda de profesional sanitario y a sus buenas condiciones laborales.

Ana Ruano, natural de Huelva, es una enfermera que decidió luchar para desempeñar su profesión más allá de las sustituciones que pudiese conseguir en su tierra. En el año 2010, comienza a estudiar el grado de enfermería en la Universidad de Huelva, tras el cual decide especializarse, cursando el Máster en ‘Cuidados de Salud para la Promoción de la Autonomía de las Personas y la Atención a los Procesos del Fin de Vida’ en la Universidad de Granada. Sin embargo, mientras tanto, la onubense ya estaba buscando salidas fuera de España y realizando entrevistas para trabajar en Reino Unido, en los Hospitales del NHS (National Health Service). Cuando le sale su primera oportunidad en Oxford, decide abandonar el nido y volar hacia su futuro. 

Marchó a Inglaterra tras finalizar sus estudios.

Tras su llegada a tierras británicas, trabajó durante más de dos años en una planta gastro-quirúrgica del NHS Churchill Hospital. Sin embargo, desde sus prácticas curriculares sabía que su lugar estaba al lado de los más pequeños, por lo que comenzó a especializarse en el área de neonatología. Actualmente, se encuentra en la UCI neonatal del NHS John Radcliffe en Oxford, hospital principal del condado.




Aunque admite que es muy complicado salir de casa y comenzar una nueva vida en solitario y además en un país extranjero, piensa que esta decisión le marcó el camino y que, gracias a ella, hoy en día posee su experiencia como enfermera. Además, en Oxford ha conseguido la estabilidad, al contar con un trabajo fijo y poder llevar una vida tranquila, viajando y conociendo mundo. Haciendo gala de su personalidad inconformista, Ana Ruano no se queda quieta ni un segundo y continúa formándose para poder, en un futuro, volver a España con su familia y amigos. Aunque le gusta vivir en Oxford, una ciudad con encanto y muy cosmopolita, añora pasear por las playas de Huelva y tapear en sus terrazas.

Trabaja como enfermera en un hospital de Oxford.

En la vida es difícil conseguir tener todo lo que uno quiere, la clave es enfocar una meta principal y apostar por ella, siendo consciente de que la vida son momentos. Para conocer de primera mano la experiencia de esta onubense en el extranjero, hemos hablado con ella. 

– ¿Por qué decidiste irte fuera?
Al igual que en otros sectores profesionales, firmar un buen contrato de trabajo o encontrar un buen puesto como enfermera en España no es tarea fácil. El sistema de puntos por el que se rigen las bolsas de empleo de enfermería en España no me parece el más acertado. Estamos supeditados en gran parte a los contratos temporales, cubriendo bajas o vacaciones. Al terminar la carrera fui informándome acerca de los hospitales NHS en Reino Unido. Consideré la oportunidad de iniciar mi carrera en un país extranjero con un contrato indefinido, con el que poder madurar y crecer tanto personal como profesionalmente.

Siempre tuve en cuenta la dificultad que supone salir de tu zona de confort y empezar de cero por tu cuenta y en otro país con otra cultura y utilizando otro idioma en el día a día. Sin embargo, en aquel momento, salir de España me pareció la opción más estable profesionalmente.

Le encanta viajar y lo hace siempre que su trabajo se lo permite.

– ¿Cuánto tiempo llevas fuera de España?
Llegué a Inglaterra en Septiembre del año 2015, por lo que hace ya tres años y cinco meses.

– ¿Qué haces en este país?
Trabajo como enfermera en la UCI neonatal del Hospital NHS John Radcliffe, perteneciente al NHS Oxford University Hospital.

– ¿Es tu primera estancia en el extranjero?
Tuve la oportunidad de viajar fuera de España hace años, pero como turista. Hace tres años salí por primera vez para continuar mi vida fuera de España, por lo tanto, esta está siendo realmente mi primera estancia en el extranjero y también mi primera experiencia laboral.

– ¿Cuál es tu lugar de residencia?
Desde que llegué a Inglaterra he residido en Oxford, una pequeña pero mágica ciudad al Nor-oeste de Londres, sede de la Universidad de Oxford, la universidad de habla inglesa más antigua del mundo y famosa por sus ‘Colleges’ o edificios Universitarios.

Vive junto a su pareja, aunque le gustaría volver a España.

– ¿Cuál es tu balance de la experiencia por ahora?
A decir verdad, no todo es color de rosa, como todos, tengo mis días buenos y mis días malos, pero en general está siendo una experiencia muy positiva ya que estoy aprendiendo a vivir en un entorno totalmente diferente y conociendo una nueva cultura.

He aprendido a desenvolverme y comunicarme en otro idioma. Inglaterra, por lo general, es un país muy cosmopolita por lo que gracias a esto y al manejo del inglés he podido conocer a muchísimas personas procedentes de todo el mundo. El tener un trabajo fijo me está permitiendo viajar muchísimo y conocer mundo que es realmente lo que más me gusta hacer en mi tiempo libre.

Esta experiencia me ha dado una mentalidad muchísimo más abierta con respecto al mundo que nos rodea y me está ayudando sobre todo a valorar la importancia que tiene, tanto el conocer otras culturas como el compartir la nuestra. Todo tiene su lado positivo y negativo, y son esas cosillas las que aprendes a valorar y a ver desde otra perspectiva.

– ¿Cómo es vivir ahí? ¿Es muy diferente a España?
Totalmente diferente. En primer lugar, las diferencias culturales y gastronómicas entre los dos países son muy notables y condicionan también nuestro estilo y calidad de vida. Los horarios, tanto comerciales como en casa, son muy diferentes, los turnos en el trabajo suelen ser de unas 12 horas, las tiendas y comercios suelen cerrar a las 17.00 horas, aunque abren los domingos, al igual que los bancos. Sin embargo, en casa suelo llevar un ritmo de vida bastante español, no acabo de acostumbrarme a eso de comer a las 12.00 y cenar a las 18.00. Una de las cosas que realmente he aprendido a valorar es la gastronomía española, nunca he sido una persona a la que le guste mucho comer, pero la calidad de los alimentos aquí no tiene nada que ver con la de España.

En segundo lugar, el clima. Los días por lo general son bastante grises, y el “chirimiri” está presente la mayoría de los días. No me creí eso de que se podían experimentar las cuatro estaciones del año en un solo día hasta que llegué aquí. De todas formas, hay mucha gente europea en el país y muchísimos españoles. Por tanto, al final, fuera del ámbito de trabajo te juntas mayormente con gente de tu entorno cultural, lo que hace siempre más fácil la experiencia.

En Reino Unido cuenta con numerosos amigos que hacen su estancia más hogareña.

– ¿Dónde vives? ¿Cómo es esta ciudad?
Vivo con mi pareja en una pequeña casa de Headington, uno de los barrios residenciales de Oxford. Es el barrio donde se encuentran los hospitales, por lo que puedo desplazarme andando para ir a trabajar. La ciudad es bastante pequeña. Desde mi barrio al centro hay unos 15 minutos en autobús si el tráfico no es muy malo, ya que en hora punta las calles se colapsan. Como ya he dicho anteriormente, Oxford es famosa por sus Colleges o edificios universitarios. Todo el centro de la ciudad es considerado como el campus universitario y a cada paso que das puedes encontrarte uno de los 38 colleges que forman su universidad. Está tan solo a hora y media de Londres en autobús o coche, por lo que es fácil hacer una rápida escapada a la capital para disfrutar de su cultura, teatro, música, compras, restaurantes y demás.

– ¿Qué estás haciendo en estos momentos?
Trabajo como enfermera en la unidad de cuidados intermedios de una UCI neonatal. Continúo estudiando por mi cuenta y formándome para poder ir actualizando la bolsa de trabajo en España. En mi tiempo libre me gusta simplemente relajarme en casa o quedar con amigos. Intento viajar, tanto dentro como fuera del país, siempre que puedo juntar unos días libres con mi pareja, familia o amigos.

De momento, seguirá viviendo en Oxford.

– ¿Te has marcado algún nuevo objetivo o reto?
El pasado Mayo decidí cambiar de área. Desde que hice las prácticas en neonatos durante la carrera he tenido en mente realizar esta especialidad y en mayo me ofrecieron la oportunidad de empezar en un servicio de neonatología. Mi próximo objetivo es ganar experiencia y poder seguir aprendiendo y creciendo profesionalmente.

– ¿Qué piensa tu familia y amigos de tu aventura?
Ellos siempre me han apoyado, de hecho, fueron mis padres los que me animaron a salir cuando aún no sabía lo que quería hacer tras terminar la carrera. Me siento muy afortunada al poder decir que están muy contentos y orgullosos de mi trayectoria y experiencia en Inglaterra.

– ¿Cuáles son tus planes futuros?
Intento vivir el día a día, por lo que no se con seguridad lo que estaré haciendo de aquí a un par de años, pero en un futuro me gustaría volver a España.

Estudia para especializarse en neonatología.

– ¿Piensas volver a España, a Huelva, en breve?
No sé con seguridad cuánto tiempo estaré en Oxford. Siento que profesional y económicamente tengo una estabilidad que no creo que pueda encontrar en España en estos momentos, pero cada vez me es más difícil estar lejos de mi tierra ¡El tiempo dirá!

– ¿Qué es lo que más echas de menos de tu tierra?
En primer lugar, a mi familia y amigos. Vivo y trabajo rodeada de muchísimos españoles, portugueses e italianos con los que he podido crear mi propia familia y que hacen mi vida en el extranjero aún más fácil, pero cada vez es para mí más difícil despedirme de los míos cada vez que vuelvo de España. En segundo lugar, el clima y la comida. Este año hemos tenido un verano bastante mediterráneo en todo Reino Unido, por lo que no nos podemos quejar ya que normalmente solo llegamos a los 30 grados un par de días en Julio y Agosto. Va siendo más difícil ahora que entra el invierno y los días son más cortos, anocheciendo sobre las 16.00 horas. Poder sentarte en una terraza al sol, ya sea invierno o verano, disfrutar de unas tapas y unas cañas con los amigos y la familia, es un lujazo.

Decidió arriesgar y apostar por ejercer su profesión.

– Para terminar, ¿le mandarías un mensaje a los onubenses?
Me gustaría animarlos a salir, viajar, conocer mundo y, por supuesto, les animo a que inviertan un par de añitos al menos fuera de España. Es una experiencia única con la que poder crecer, tanto profesional como personalmente, y de la que seguro volverán con la mochila llena.






Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.