Concurrida presentación del libro sorpresa de un librero de Moguer

0
291
Una imagen de la presentación.
Una imagen de la presentación.

HBN. El jueves 18 de enero, a las 18.00 horas, en la Librería de Moguer, La Taberna del Libro, pasó un hecho insólito. Estaba programada para esa hora la presentación del libro Muleman, escrito por sorpresa por el librero José Manuel Alfaro, ilustrado por el dibujante Raúl López González, y maquetado por el diseñador gráfico onubense Antonio Ruiz. Un acto que debía conducir el poeta Antonio Ramírez Almanza, que se quedó perplejo, cuando a pocos minutos de comenzar el acto, entraron por sorpresa numerosas personas. Una presentación que comenzó con más de 30 personas en la librería y con las palabras del poeta Antonio Ramírez Almanza, que inició el acto gratamente sorprendido y agradecido, por el compromiso de los asistentes, para posteriormente desgranar el libro desde el punto de vista literario, gráfico y de edición, que califico de magnífico. Durante unos minutos, el poeta reflexionó ante los creadores de la obra, haciendo una disertación en la que dejó claro que este libro, no solo relataba de una forma sencilla, con sus textos cortos y sus imágenes en blanco y negro de una calidad extrema, las aventuras de un joven de 15 años lanzándose una y otra vez desde un edificio dentro de una caja vacía de un congelador, sino que existe en el trasfondo de la obra, un particular análisis social, humano y emocional, del  momento actual en el que vivimos. Una sociedad en la que ya no basta para perseguir un sueño, solo el deseo del propio individuo, sino que tenemos, además, el individuo, ahora más que nunca, tiene que vencer y romper esas cadenas de la posverdad y el entretenimiento que nos atan a la sociedad actual y que nos impide ver la realidad verdadera. Antonio, no quiso terminar sin felicitar una vez más a los creadores, que han hecho posible el nacimiento de Muleman, del que espera impaciente su próxima historia. Al finalizar el acto, Antonio, además, ha querido contestar a algunas de las preguntas, que ya entre las estanterías de la librería hemos querido hacerle, sobre un libro que como el mismo ha contado en la presentación, el autor le pidió por sorpresa, un día antes que se lo presentara.

El presentado se hizo un selfie en el acto.

-¿Le ha sorprendido que hubiera en esta presentación sorpresa más de 30 personas?
-En parte sí y en parte no. A una presentación y más en la del primer libro, la familia y los amigos suelen acaparar los primeros asientos, pero esta vez ha sido diferente, porque además del los padres y los hermanos, también había cuñados, sobrinos, amigos de los sobrinos, clientes de la librería y lectores curiosos a los que les había llegado la noticia de que un librero había publicado un libro por sorpresa después de dos años de trabajo. Una circunstancia que ha conseguido, de alguna manera, despertar el interés en algunos lectores que buscan en la literatura, algo que desde el primer momento les dé una patada en la espinilla.

Antonio, leyendo el libro.

-Hablemos del libro ¿se ha leído el libro?
-Sí, y no solo una vez, porque, de hecho, este libro tienes que leértelo varias veces, una vez el texto solo, otra vez leyendo el texto y observando cada imagen al mismo tiempo, incluso ha sido muy importante para entender la obra, hacer una lectura visual sin tener en cuenta el texto. Presentar un libro es una responsabilidad enorme, porque, cuando un autor deja su obra en tus manos para hacer de Celestina con el público que va participar en uno de los actos más importantes para el creador, como es la presentación del libro. Uno se ve en la necesidad de no solo leerse la obra, sino de entenderla y buscarle el sentido y eso es una gran responsabilidad. Además, yo me planteo, la presentación de un libro como un acto de sinceridad absoluta y eso significa que tengo la capacidad, tanto de destrozar, como valorizar una obra desde el minuto cero, como si estuviera en uno de esos “talent show” televisivos. Creo que José Manuel Alfaro no ha sido consciente del riesgo que estaba adquiriendo proponiéndome a mí, para ser el primero en descuartizar la obra, esta vez ha tenido suerte, porque si la obra no hubiera sido de mi gusto, podría haberlo hecho llorar en su presentación, como si yo fuera Risto Mejide.



Portada del libro.

-¿Qué le ha parecido el primer libro de este librero y escritor novel? 
-Novel [Antonio ríe], el autor ya me había dado otros trabajos para que los leyera y opinara sobre él, es su primer libro editado, pero no escrito. Pero, como he dicho en la presentación, me ha parecido un gran proyecto, no creo que sea el trabajo de su vida, porque creo que detrás de este, hay un gran potencial creativo y eso se verá con los años. Aunque, lo que no se puede negar, es que se dan tres circunstancias especiales en este libro: una potencia gráfica con las ilustraciones impresionantes de Raúl López, un diseño y una maquetación exquisita de Antonio Ruíz y uno textos de José Manuel Alfaro, que contienen una poliédrica reflexividad dependiendo del momento y del lugar en el que se leen y lugar de la ilustración al que apuntes tus ojos. Si es verdad y tengo que ser sincero, que  algunas textos me han dejado desorientado en la primera lectura, pero eso me suele pasar con mucha de la poesía que llega a mis manos, pero cuando los vuelves a leer, empiezas a entender y a encajar las piezas de ese puzle poético que conforma el conjunto de todas los pequeños textos que acompañan a lo que yo he denominado “comipoema”, porque ni es un poema ilustrado, porque tiene toda la estética de un cómic y ni tampoco es un cómic porque sus textos funcionan como un poema, de ahí la palabra híbrida que he acuñado “comipoema” para denominar este trabajo creativo, que ha conseguido algo muy importante, que las deficiencias que pudiera haber tanto en las ilustraciones, en el texto o en la maquetación y que las hay, como en todos los libros, incluso en los mejores Bestseller, se diluyesen osmóticamente, haciéndola imperceptibles, menos a mí, eso si [Antonio esboza una sonrisa maliciosa].

Ilustraciones del interior.

-¿Encuentra alguna similitud entre las emociones de su primer libro y este primer libro de estos noveles autores? 
-Mucha, creo que en los dos tanto, en la obra Marzo amante (Fundación Odón Betanzos Palacios, 2001), como en esta de Muleman de José Manuel Alfaro, lo que hay además de mucha ilusión y pasión, que es muy importante, hay algo más, hay un principio, de eso que se adquiere con el tiempo, y que yo llamo oficio. Creo que si José Manuel con sus textos y Raúl con sus ilustraciones, son capaces de seguir creciendo y adquiriendo nuevas competencias creativas, no dudo de que algún día, igual que yo, ellos lleguen a pensar que han aprendido un oficio. No quiero que nadie se moleste con lo que voy a decir, y eso va especialmente por José Manuel Alfaro, que nadie se crea que por haber escrito y editado un libro ya él se puede llamar escritor, serlo va mas allá y se llama oficio, y llegar cuesta porque yo todavía ando hay, porque no es fácil.

-¿Qué piensa de la poesía joven? 
-Sigo muy de cerca todo lo que se hace y se escribe actualmente, tanto en narrativa como en poesía de jóvenes y no tan jóvenes. Y es difícil encontrar cosas que te sorprendan y, sobre todo, en la poesía. No sé la razón exacta de ello, no sé si soy yo y mis circunstancias, el momento involutivo en el que vivimos de desasosiego, posverdad e infelicidad adulterada, o un poco de todo, pero la poesía está para mí a día de hoy, no tan vacía de contenido, sino vacía de acción y reacción poética y social. Un hecho que de alguna manera me lleva a pensar que quien nos cuenta, escribe para ser leído y nos habla en voz baja, simplemente está haciendo de actor poético, más que de poeta verdadero. Pero no quiero entrar en más polémica y, si quieres, en otra entrevista, puedo darte incluso nombres de impostores actuales para sembrar el pánico.

Otro momento del acto.

-¿Qué consejo le daría al autor?  
-No soy de dar consejos, consejos da quien es consejero y yo ya no estoy para esto. Eso sí, puedo orientarlo, a mi eso de orientarme en el campo mientras camino horas por el monte se me da bien. Así que a modo orientativo, le diría que, como yo, no tenga miedo a perderse en la espesura del monte mediterráneo de Doñana, que en esto del trabajo creativo, a veces duro y desagradecido, si hace de su trabajo un oficio gustoso y tienen paciencia, tesón y son puros y sinceros con ellos mismos, irán recogiendo frutos, como el que recoge las piñas de los pinos que se caen del suelo con el viento después de una tormenta, porque, que nadie se engañe, esto de escribir es uno de los oficios más duros, después de los oficios del mar, el campo, la minería y la barras de los bares [vuelve a reír Antonio]

Las ilustraciones son un reflejo del mundo vivido por el protagonista.

-¿Qué futuro le augura al libro?
-El futuro que José Manuel Alfaro quiera, yo he leído el libro, lo he diseccionado, he dicho lo que me ha parecido, pero para que el libro alcance cierta dimensión, es él, el que tiene que tener la capacidad de atraer como moscas a la melaza a los lectores. Es él, quien tiene que convencer a los posibles lectores, de que sus textos y las ilustraciones de Raúl López, no le dejarán indiferentes. Los lectores no nacen de debajo de las setas, los lectores de los escritores se crean con un buen trabajo y mucho esfuerzo, que nadie se engañe, esto no va de plantar bellotas como en el cuento “El hombre que plantaba árboles”, del escritor Jean Giono, y esperar que broten arboles, esto va de regar, podar, trepar para coger frutos e incluso caerse de los arboles de cabeza saliendo ileso.

¿Se siente más Muleman desde que se ha leído el libro?
-Sí que me siento más Muleman. Leer el libro me ha recordado que tan importante es perseguir un sueño como desaparecer haciéndolo

-Una última pregunta Antonio. Un nuevo libro tuyo, ¿para cuándo?
-Editar o publicar no significa que no dedique todos los días un rato a crear y escribir. Para mí hasta escribir un correo electrónico es un acto de escritura y creación. No sabría decirte para cuando mi próximo libro, pero ahora mismo estoy digiriendo mi último trabajo, editado por Editorial Niebla, Poesía Reunida [1975-2018]. Un  todo poético, que pretende recoger  más de cuarenta años de oficio creativo, sin tener en cuenta un antes y un después en lo escrito. Un todo en su sustancia natural por encima del tiempo y sus emociones. En síntesis, trece poemarios que recorren mi espacio vital. Una obra que presentaré el próximo lunes 28 de enero a las 19 h en la librería La Taberna del Libro de Moguer.

Antonio Ramírez Almanza.

Antonio Ramírez Almanza (Rociana, 1956). Poeta y escritor, que ha sido, además, miembro fundador del Colectivo “LAGAR”, alcalde de su pueblo de 1983 a 1998, presidente de la Mancomunidad de Aguas del Condado desde 1987 a 1992, diputado de cultura en 1991, presidente de la Fundación “Odón Betanzos Palacios” de Rociana y presidente de la Asociación Benéfico-Asistencial “Manuel Betanzos “, coordinador de los Encuentros de Poetas y Escritores del Entorno de Doñana y en la actualidad es director de la Fundación Juan Ramón Jiménez y de la Casa Museo del poeta en Moguer. Pero, sobre todo, Antonio Ramírez Almanza es un creador inquieto por la poesía, la narrativa contemporánea y la historia. Autor de una abundante obra creativa, crítica literaria, ensayos y una densa obra de investigación histórica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here