¿Qué es el fondo de maniobra y cómo se calcula?

0
72

HBN. Fondo de maniobra es un concepto clave que se debe de controlar a la hora de analizar el estado financiero de nuestra empresa. Nos permite garantizar que la entidad goza de una buena salud. También resulta útil para identificar posibles problemas y tomar una decisión antes de que la empresa entre en suspensión de pagos.

El fondo de maniobra (normalmente abreviado como FM), es una magnitud clave a manejar por cualquier financiero.
– Contribuye a garantizar que la empresa pueda llegar a sobrevivir
– Puede hacer que se incremente la rentabilidad de la entidad.



El fondo de maniobra se puede definir como la diferencia existente entre el activo y el pasivo corriente.
– El activo corriente está compuesto por diferentes recursos como las existencias, derechos a cobro establecidos a corto plazo, Tesorería, o diferentes activos líquidos.
– El activo pasivo, por su parte, comprende las obligaciones establecidas por la entidad a satisfacer a corto plazo (lo que quiere decir, con un tiempo de amortización inferior al año).

De esta diferencia se puede entender que la empresa estará en buenas condiciones económicas siempre y cuando el resultado del fondo de maniobra resulte positivo. Pero si el FM resulta negativo, la entidad no contará con los recursos suficientes como para satisfacer sus obligaciones, y esto puede dar lugar a problemas de importancia (que, incluso, podrían derivar en la liquidación de la misma).



Ahora bien, el contable debe tener en cuenta que existen ciertas excepciones: podría ocurrir que la empresa contase con un “fondo de maniobra positivo” y, aun así, este pasando por dificultades de financiación. Podría ser que existiesen unidades de producto complicadas de venderse, créditos que tuvieran un tiempo de vencimiento muy rápido, o tesorería que esté destinada a utilizarse para problemas imprevistos.

Por otra parte, el hecho de que el “fondo de maniobra sea negativo”, no indica necesariamente que la empresa esté atravesando por problemas de financiación. Esto es algo común, sobre todo, cuando estamos hablando de entidades de alto volumen de distribución: las ventas pueden gestionarse al contado y, como existe una gran capacidad de negociación con el proveedor, los plazos de pago son mucho más largos.



Aún considerando todas estas excepciones, lo lógico es que la FM sea siempre positivo. Habrá que analizar el fondo de maniobra de forma regular para determinar la cuantía restante, analizar el balance de la situación de forma adecuada, y establecer una estrategia para solucionar las cosas. Como ya hemos comentado, un valor negativo puede hacer que la empresa entre en suspensión de pagos (una vez llegados a ese punto, será complicado ir hacia arriba de nuevo).