El investigador Fernando Fernández sitúa La Atlántida en el entorno de Huelva capital

1
1696
Fernando Fernández Díaz lleva años investigando sobre la Atlántida.

Mari Paz Díaz. Consciente de que se ha escrito mucho sobre la Atlántida, el onubense Fernando Fernández Díaz se ha propuesto desenmascarar todos los enigmas que se ciernen sobre esta civilización. Una historia que continúa generando un gran interés y que centra el estudio realizado por este autor, ‘La Atlántida Encontrada y Demostrada (Guía histórica, científica y de viajes)’. Una propuesta muy sugerente de la que, ahora, publica su primer volumen, denominado ‘Guerreras y Dioses en el Amanecer de Europa y Egipto’, obra que dará paso a un segundo volumen, que incluye la demostración visual de la existencia y localización de la capital atlante.

La Atlántida quedó sepultada bajo el mar tras un maremoto.
Le ha llamado la atención la Atlántida desde hace años.

Un estudio que es el resultado de varios años de trabajo, si bien, Fernando asegura que es una idea que siempre ha tenido en la cabeza, puesto que se ha criado en Huelva, donde siempre había escuchado anécdotas sobre el tema, al tiempo que es patrón de vela y aficionado a la náutica y la historia, dos pasiones que se han unido para la puesta en marcha de este proyecto en el que ha trabajado para dar respuesta a muchas incógnitas que tenía sobre este ámbito. “Todo comienza cuando veo las formas de escritura de Tartessos y compruebo su relación con las runas escandinavas. También la relación de nuestro territorio con Egipto y el arco Mediterráneo. Huelva aparece como una bisagra entre ambas zonas. Fue entonces cuando me adentro en el tema de la Atlántida”, señala.

Entre sus fuentes se encuentra especialmente el estudio de Miguel Romero Esteo titulado Tartessos y Europa. Se trata de un investigador que, para este onubense, ha sido fundamental, “porque es sociólogo y filólogo, permitiendo introducir una visión multidisciplinar en el tema”. 

Cartel de la presentación, que tendrá lugar el próximo jueves en la Fundación de la Caja Rural del Sur.

Un libro, además, que ha querido realizar en un tono divulgativo y ameno,  y que se basa en documentación y fuentes de interés, dado que ha leído mucha bibliografía existente sobre Tartessos y La Atlántida, como sucede con los textos de Platón y Homero, al tiempo que ha visitado varios museos, como los de Huelva, el Británico de Londres, Grecia, Escandinavia o los de Canarias. Este lenguaje divulgativo, unido a las ilustraciones incluidas, permite que pueda ser entendido por un público muy amplio, incluidos niños de 9 años. Y es que, asegura, que “mi principal interés siempre ha sido el dar a conocer todo lo que he ido descubriendo. Por ello, me sentiría satisfecho con el hecho de que los onubenses conozcan su historia, porque se han encontrado datos que sitúan a Huelva a la cabeza de la Historia Antigua en Europa”.



El asesor del conocido director de cine, James Cameron, ha aplaudido su propuesta.

Un estudio, en definitiva, multidisciplinar en el que el autor utiliza diversas ciencias y fuentes (historia, arqueología, filología o náutica), al tiempo que introduce su propia hipótesis sobre la Atlántida, aportando su ubicación, orígenes, cómo vivían e, incluso, explicando las causas de su desaparición, sobre la que, por cierto, su datación considera que, hasta ahora, ha sido errónea, “porque si se toma de forma literal hubiera sucedido hace 11.000 años y el desastre natural que hubo no fue tan lejano, sino que se produjo más recientemente, en el año 1.050 a. C.”. Es más, este onubense se ha puesto en contacto con el asesor de James Cameron, Georgeos Díaz-Montexano, que ha mostrado interesado en esta obra.

En la introducción, realiza un relato novelado con personajes relacionados con Huelva.

Es curioso que en la introducción del libro, realiza una contextualización de cada tema de la mano de personajes relacionados con Huelva, como sucede con Miss Whitney, autora del Monumento a Colón, o la esposa de Cristóbal Colón, Felipa Moniz, entre otros. 

Pasarriendas de Tartessos conocido como ‘Bronce Carriazo’, conservado en el Museo de Sevilla.

Entre los documentos que le han sido fundamentales para realizar el estudio se encuentran algunos de los vestigios que se conservan de la Atlántida y de la época de Tartessos, elementos entre los que especialmente le ha llamado la atención el pasarriendas de Tartessos, hallado por Juan Carriazo en los años 50, conocido como el ‘Bronce Carriazo’ y conservado en el Museo de Sevilla. Una obra excepcional que representa una barca solar y que Fernando analiza con mucho detalle en el libro,  donde explica que “es una figura en la que llaman la atención las formas de triángulo, que siempre han sido la representación de los dioses. En el libro demuestra cómo estos ánades eran representaciones de los reyes de Tartessos, sobre los que Platón afirma que eran reyes gemelos. La representación simétrica de estos dos reyes es una forma muy típica de Escandinavia”.

La Atlántida ha generado numerosos mitos y leyendas.
Una civilización que siempre ha llamado mucho la atención.

A todo ello, Fernández añade que “mitológicamente hay unos fundadores, con lo que hay una parte de leyenda y una parte de base real. Entonces, llego a la conclusión de que ellos, como había dos coronas, la occidental y la oriental, querían un reparto de poderes y que las riquezas de Tartessos se repartieran por igual entre los dos, para que no hubiera guerras civiles”. 

El Golfo de Cádiz, área dónde pudo estar situada la Atlántida.
Para este autor, Huelva y Portugal formaron parte de esta cultura, origen de la civilización occidental.

Otro de los elementos llamativos que aparece en el libro es su análisis de la provincia de Huelva, donde se encuentra el río Guadiana, que, tal y como nos cuenta Fernando, “significa río de los ánades, los dioses-reyes gemelos de La Atlántida. Y, desde el Guadiana,pasamos a Portugal, que también formó parte del territorio de La Atlántida. De hecho, los nombres del Alentejo -territorio de los reyes- y Cabo de San Vicente, -ente es ánade en germánico-, nos sitúan directamente en tierras del norte. De ahí el río Odiel (por Odin) y localidades como Odeleite, Odemira u Odivelas, de Portugal. Y como Anda significa ánade e nescandinavo, ‘Andévalo’ significa Valle de los Reyes y ‘Andalucía’ el Reino del Culto al Sol (Lux), algo apropiado para la Costa de la Luz y para la Costa del Sol, al que rendían culto los atlantes”.

Para este autor se produjo una gran civilización surgida desde la Atlántida.

En este aspecto, para este investigador, el origen de la civilización europea no se encuentra en Roma, tal y como se ha difundido en la versión oficial, sino en Tartessos y la Atlántica, es decir, “en el Suroeste de la Península Ibérica, donde antes de la llegada de los fenicios y romanos ya conocíamos el arado y el acueducto, la metalurgia y la escritura, el torno de alfarero, la noria y la geometría, lo que nos permite afirmar que Roma y Grecia, al igual que Egipto, fueron herederas de La Atlántida de Iberia y Canarias-Azores, una gran civilización que creció en un momento histórico favorable, y que se desarrolló por el Atlántico y el Mediterráneo, desde Huelva y las Canarias. Este reino fue de dimensiones globales y se extendió por ambas costas del Mediterráneo hasta el Cáucaso y el Valle del Indo, mar Rojo, índico y todas las costas de África y Europa, realizando navegaciones e intercambios con América. Sus navegaciones crearon la civilización”. Y es que este estudioso defiende que la historia no es un proceso lineal, sino que se fueron produciendo momentos de crisis, provocados, por ejemplo, por un tsunami, tal y como describe Platón. 

Este autor defiende las múltiples relaciones de la Atlántida (Huelva) con los pueblos del Mediterráneo, incluyendo Grecia, Egipto y Escandinavia. / Foto: mx.tuhistory.com

Con todo, en el libro se muestran las múltiples relaciones que se producen entre los habitantes de la zona occidental de Iberia y los pueblos del Mediterráneo, incluyendo Grecia y Egipto, con Escandinavia. Por ejemplo, “las embarcaciones ‘onubenses’ fueron las precursoras de los barcos vikingos hallados en turberas en Escandinavia y expuestos hoy en sus museos. Hubo un único ‘Pueblo del Mar’ del cual surgieron todos los demás y se movieron también por el interior, fundando ciudades: todas las Bo-, Ro-, Burg-, Vic-,Vik-, etc y muchas capitales europeas”, afirma Fernández Díaz. Además, explica el trasfondo histórico de los mitos griegos y los localiza en España, proponiendo algunos ejercicios al lector para que comprueben con su propio ordenador que las mediciones y pruebas son exactas.

Asegura que Mairena del Aljarafe fue fundada por una guerrera llamada Mirina. / Foto: mairenadelaljarafe.es

Al igual que fue una civilización pluriétnica,  ‘Guerreras y Dioses en el Amanecer de Europa y Egipto’ revela cómo la mujer tuvo un enorme protagonismo, una figura muy relevante entonces, puesto que hubo mujeres de mucho peso, al ser habitual que hubiera mujeres de la realeza o sacerdotisas. Entre ellas, Fernández Díaz destaca la presencia de la guerrera Mirina, que arrasó Valencina, en Sevilla, donde se encontraba el mayor punto de producción industrial del mundo en la Edad del Bronce. Fue citada por Aethelman, según el cual da nombre al municipio sevillano de Mairena del Aljarafe. No quiere decir que no haya personajes masculinos, “pero hay un gran protagonismo femenino, lo cual demuestra, junto a la elevada altura de las personas de sus enterramientos hallados en la provincia de Sevilla, que se trataba de una sociedad paritaria, como lo es la actual sociedad escandinava”, afirma. 

Muestra las enormes relaciones y coincidencias entre la Atlántida y Tartessos.

Por todo ello, como reflexión final, Fernández Díaz considera que esta obra aporta “el contar la historia como nunca antes se ha contado, alejada de la versión oficial, porque para mí y para un catedrático de Oxford que cito queda claro que gran parte de la civilización actual nace en Europa y, en concreto, en Iberia. En más, en el libro demuestro que la Atlántida y Tartessos fueron lo mismo, si bien conocemos como Tartessos a su etapa final, la más reciente”. 

Cuestiones que para este investigador ponen de manifiesto que la historia onubense no se ha puesto en valor, “por lo que, quizás, sea el momento de ponerlo en conocimiento, lo que permitirá también atraer a un importante número de turistas a Huelva, y generar así empleo, que falta hace en nuestra tierra”. Con todo, para terminar, nos comenta que espera publicar el volumen 2 en el mes de mayo de 2019.

Fernando Fernández Díaz es el autor de esta obra, que pronto tendrá segunda parte. 

Sobre el autor Fernando Fernández Díaz. Trabaja como economista y estudió la carrera de Ingeniería Técnica Industrial. Autodidacta, es conocedor de la zona donde se desarrolló Tartessos, puesto que, durante muchos años, recorrió la provincia onubense como profesor de colectivos desfavorecidos, lo que le convirtió en un experto en su toponimia, el folclore, la cultura material y muchos detalles históricos de la zona.

Investigador incansable, este autor está en contacto con técnicos de la Universidad de Huelva que participaron en documentales sobre el tema. Tiene amplia experiencia como profesor y comunicador, habiendo publicado anteriormente un trabajo didáctico sobre autoempleo, editado por la Diputación de Huelva. A modo de curiosidad, es nieto de la escritora sevillana Mathilde Fields (pseudónimo).

La conferencia, con 45 diapositivas demostrativas de La Atlántida en el entorno de la ciudad de Huelva, con la que presentará el libro, tendrá lugar el próximo jueves, 20 de diciembre, a las 19.30 horas, en el Salón de Actos de la Fundación de la Caja Rural del Sur en Huelva. 

1 Comentario

  1. Fui alumno de Miguel Romero Esteo , y su libro Tartessos y Europa me lo he leido unas cuantas veces . Me especialicé en la Universidad de Málaga en Historia Contemporánea, pero no es menos cierto mi interés por la Historia Antigua y la Protohistoria.Me alegra mucho, que vayan saliendo autores , que no comulgen con la historia oficial ; que sean valientes y decididos ,que sean occidentalófilos y no orientalófilos , dando por bueno que toda civilización viene de Oriente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here