La inauguración del Belén Viviente de Beas abre la programación navideña de la provincia de Huelva

Dedicado al 650 Aniversario del Condado de Niebla, este tradicional Belén reproduce este año las Murallas y la Torre del municipio iliplense. Todo un homenaje a lo largo de más de 3.000 metros cuadrados, junto a la participación de 75 niños, que harán las delicias de los visitantes. El Nacimiento abre sus puertas desde este sábado, 1 de diciembre, hasta el 1 de enero. ¿Te lo vas a perder?

Abierto desde este sábado, 1 de diciembre.

HBN. La 49 edición del Belén de Beas, el más antiguo de Andalucía, que se inauguraba en la tarde de este viernes, 31 de noviembre, y permanecerá abierto desde este sábado, 1 de diciembre, al 1 de enero. Un belén, dedicado al 650 aniversario del Condado de Niebla, que llega cargado de sorpresas y novedades. Una prueba de su capacidad de renovación año tras año para llamar la atención de las miles de personas que lo visitan en cada edición. 

Con meses de trabajo y esfuerzo de muchos voluntarios, junto al diseño del director artístico e hijo predilecto de la localidad, Mateo Sayago, y a Juan Domínguez, el Belén Viviente de Beas ha logrado reproducir la Muralla y las Torres de Niebla, diseñando un recorrido sinuoso a través de ella, por el que el visitante entra en la antigua ciudad del Reino de Taifa.

Ya en el interior de la muralla, se reproduce un zoco árabe, con sus puestos de metales y porcelana, especias, vendedores de sedas…, y una nueva escena, muy acorde con la época: La tintorería.




Beas presenta uno de sus acontecimientos más importantes: la inauguración de su Belén Viviente.

Siguiendo con el homenaje a la ciudad de Niebla, en el Belén de Beas, los visitantes  pueden deleitarse con la reproducción a escala del Minarete de la Antigua Mezquita –actual Parroquia de Nuestra Señora de la Granada-, la Puerta de Sevilla y el Castillo, a la sazón convertido en Castillo del Rey Herodes, donde se ha reproducido igualmente un patio de estilo mozárabe, que simboliza las tres culturas -musulmana, judía y cristiana-, que tuvieron sede en la Ciudad de Niebla.

Este año está dedicado a Niebla.

En la reproducción de las mazmorras del Castillo de Niebla se han instalado alguno de los oficios tradicionales, tales como la cestería y el talabartero.




Por último, también se ha recreado el Puente Romano de la localidad iliplense, puente que los visitantes pueden atravesar para disfrutar del precioso lago artificial que recorre el Belén, donde los patos se pasean a sus anchas, escondiendo sus nidos entre los juncos.

Este año estará dedicado al 650 Aniversario del Condado de Niebla.

Además del  amplio homenaje a la cuidad de Niebla, el Belén Viviente de Beas ofrece al visitante toda una muestra de la vida y costumbres de los pueblos andaluces, que, en esta localidad, se conserva como en ninguna otra. Así, este año, se ha construido un molino de agua, a semejanza de los  que existían en el municipio y que todavía puede visitarse en la conocida ruta senderista de los molinos.

Los beasinos invierten muchos recursos y tiempo en el nacimiento.

Como siempre, el visitante podrá conocer en la escena del antiguo  molino cómo se hacía el aceite, santo y seña de la localidad, en épocas pasadas. Todo ello, sin olvidar las costureras, lavanderas, chacineras, panaderas, hortelanos, talabarteros, ceramistas, herreros… Y, por supuesto, ilustrado con las antiguas herramientas de trabajo, como la rueca, la antigua máquina de tostar café, la piedra de afilar, el telar, el arado, el fuelle, el yunque y un sinfín de objetos que tienen siglos de antigüedad.

Y, por último, no podemos olvidar las escenas bíblicas, que reproducen con gran fidelidad el Nacimiento de Jesús: La Anunciación a María, la Virgen pidiendo posada, el Nacimiento de Jesús en el Portal de Belén, la persecución de Herodes, la Huida a Egipto y todas aquellas que nos llevan a la esencia de la verdadera Navidad.

Un belén que año tras año se reinventa.

Un Belén de más 3000 metros cuadrados, con más de 75 niños distribuidos en 2 turnos, además de un turno de mayores, con  animales reales (gallos, burros, bueyes, patos, palomas, ovejas, conejos, perdices, etcétera), además de una amplia programación cultural diseñada por el Ayuntamiento de Beas, basada en tradición y el respeto a la naturaleza. Todo ello hará de Beas, en Huelva, EL PUEBLO DE LA NAVIDAD. Algunas de las actividades propuestas son: 

Recrea modos de vida de la época, así como los oficios que se desempeñaban.

Orígenes del Belén Viviente de Beas. El Belén Viviente de Beas es el nacimiento vivo más antiguo de Andalucía, nacido en la Navidad de 1970. Viene siendo organizado desde hace casi medio siglo por la Hermandad de Nuestra Señora de los Clarines. Representa tradicionales escenas bíblicas, con los niños y los animales como protagonistas.

Una oportunidad para conocer mejor la provincia de Huelva.

Se pueden ver muchos oficios y modos de vida de antaño, haciéndose uso de utensilios y otros elementos antiguos en la representación. En cada una de las escenas se muestra algo típico de la forma de vida del pueblo a lo largo de su historia, y en todas ellas se hace uso de objetos antiguos: artículos domésticos, muebles y utensilios domésticos, herramientas agrícolas, instrumentos para pesar y medir, y máquinas y artilugios de fábricas y de producción artesanal, entre otras cosas.

Es el Belén Viviente más antiguo de Andalucía.

El Belén Viviente de Beas representa la principal atracción turística del pueblo, por ello el Ayuntamiento de Beas organiza un programa de actividades complementarias al desarrollo del Belén bajo el epígrafe de BEAS VIVE LA NAVIDAD, en la que se incluyen visitas guiadas, rutas de senderismo, actuaciones musicales, fiestas flamencas, mercadillos, iluminación con velas, etcétera, que hacen de Beas el pueblo de la Navidad en la provincia de Huelva.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.