La almonteña Cristina Díaz Periánez, una enfermera profesora de la Universidad de Huelva

A sus 30 años, esta licenciada en Enfermería, con tres Máster en diferentes ámbitos, puede sentirse orgullosa de haber logrado sus objetivos profesionales. El secreto no es otro que el haber trabajado mucho. Pero, con esfuerzo y tesón, todo se puede conseguir. Un esfuerzo en el que fue fundamental el apoyo de las becas de la Fundación Atlantic Copper, con las que pudo completar sus potsgrados.

Cristina Díaz Periánez, una enfermera y docente de Almonte.

M. P. D. Nacida en Almonte hace 30 años, Cristina Díaz Periánez es una onubense que, aunque no tenía muy claro qué estudios elegir, finalmente, se decidió por hacer Enfermería en la Universidad de Huelva, una carrera que finalizó en el año 2011. A partir de aquí, ante la situación tan complicada que se encontró a nivel laboral, decidió continuar formándose y se matriculó en el Máster en Ciencias de la Enfermería de la Onubense. Según recuerda, “en aquel momento pensé que dicho máster me completaba mis estudios, ya que, durante mi carrera, me habían formado a nivel asistencial, y este posgrado me complementaba a nivel de docencia, gestión e investigación dentro de mi disciplina”. Y, de hecho, Cristina obtuvo un Sobresaliente 10 con Mención de Calidad en el Trabajo Fin de Máster (TFM), una buena puntuación que le animó a seguir sus pasos en el ámbito de la investigación. Y no se equivocó. 

Tras esta primera toma de contacto, esta almonteña quiso hacer otros dos postgrados. El primero fue un segundo Máster en Metodología de la Investigación en Ciencias de la Salud y, luego, un tercero en Cuidados Oncológicos y Paliativos, a los que se unió otros cursos.

La ceremonia de entrega de la VIII edición de los Premios 'Implicación Social' se celebrará en la Facultad de Enfermería.
Desde el presente curso académico, cuenta con un contrato a tiempo completo en la Facultad de Enfermería de la Onubense. 

Una completa formación que le ha permitido trabajar como enfermera asistencial desde 2013, a lo que habría que unir también su trabajo como docente en la misma Universidad de Huelva, donde consiguió su primer contrato como docente en el curso 2014/2015. Fue una primera experiencia que, según nos cuenta, “me motivó a continuar siendo una mente inquieta”. Tanto fue así que, a partir de aquí, llegaron otros contratos diferentes, según las necesidades de la facultad en cada momento. Eso, hasta que en este curso académico 2018/2019 cuenta ya con un contrato a tiempo completo en la Facultad de Enfermería de la Onubense, por lo que ha tenido que dejar aparcado su trabajo como enfermera asistencial, al necesitar exclusividad laboral.




Una trayectoria profesional en la que destaca su esfuerzo, dedicación y ganas de superación, sin olvidar que también fue fundamental el apoyo recibido a lo largo de su recorrido académico, como fueron las Becas de la Fundación Atlantic Copper, tal y como nos desvela en esta entrevista. 

El rector de la UHU y el presidente de la Fundación con los 17 becados en el curso 2012-2013
Imagen de los 17 becados en el curso 2012-2013.

-Cristina, ¿cuándo y cómo accediste a la Beca de la Fundación Atlantic Copper?
-Fue en los estudios de posgrado. Previamente, la desconocía. Y, cuando me enteré de su existencia, estaba realizando el segundo año del Máster en Ciencias de la Enfermería. Como cumplía con los requisitos, la solicité y tuve la suerte de ser beneficiaria.




 -¿Qué supuso para ti? 
-Supuso una ayuda económica importante, ya que, cuando acabas la carrera y te inicias en el máster, son muchos los gastos que sufragar, puesto que las matrículas de máster suelen ser elevadas. 

 -¿Qué te permitieron conseguir?
-Fue una ayuda que me permitió completar los estudios de posgrado.

-¿Cómo fue la experiencia?
-Mi experiencia con los tres másters fue muy buena, ya que son fundamentales para completarnos profesionalmente, según la materia elegida.

La labor de las enfermeras, vital en la atención sanitaria. Foto: www.wiisos.com.
Se percató que ser enferma es un trabajo completamente vocacional.

-¿Por qué elegiste estos estudios? 
-Pues nunca pensé en ser enfermera. Y mucho menos docente. Pero me embarqué en la rama de enfermería y me di cuenta de que es una disciplina completamente vocacional. El poder ayudar y cuidar de los demás era algo que merece la pena y no cambiaría. A veces, es difícil lidiar con el dolor de los demás, pero siempre te enriquece personal y profesionalmente.

-¿Cuál es tu balance de tu vida profesional?
-Estoy muy contenta con la vida profesional que he tenido hasta el momento. Esto no quita que haya pasado muchos momentos apretados, con inseguridades, miedos, estrés…, y siempre esperando el mejor contrato. Ahora estoy muy contenta con mi contrato exclusivo en la Universidad. Y, aunque me ha dado mucha pena dejar mi parte asistencial, considero que es una oportunidad importante en mi crecimiento profesional.

-¿Qué estás haciendo en estos momentos? 
-Soy personal docente e investigador de la Universidad de Huelva, eso sí, interina. Mi objetivo es realizar mi tesis, ya iniciada, aunque ha tenido un desarrollo más lento, porque he sido madre en diciembre de 2017, con lo que me he volcado en mi hija. Pero la acabaré en un futuro, espero, que no muy lejano.

Todo se consigue con esfuerzo y dedicación.

-¿Cómo has logrado tus objetivos? 
-Trabajando mucho.

-¿Algún sueño para el futuro? 
-Acabar mi tesis doctoral y acreditarme para poder optar a una plaza como docente. O, simplemente, para ser una buena profesional en el ámbito laboral en el que me desarrolle.

-¿Algún mensaje a los onubenses para despedirnos? 
-Hay que perseguir los sueños y nunca rendirse.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.