El Hospital Juan Ramón Jiménez, galardonado por segunda vez en los premios nacionales ‘Hospital Optimista’

El proyecto multicéntrico ‘Varitas mágicas con poderes antimiedo’ ha sido promovido desde la Unidad de Salud Mental Infanto Juvenil del centro.

Redacción. El proyecto multicéntrico ‘Varitas Mágicas con poderes antimiedo’, nacido en la Unidad de Salud Mental Infanto Juvenil del Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez, ha sido galardonado con el segundo premio nacional ‘Hospital Optimista’ en la categoría de proyectos pediátricos. Una iniciativa que el pediatra albaceteño ‘Capitán Optimista’ Antonio Cepillo exportó a los hospitales 12 de Octubre de Madrid y al Complejo Hospitalario Universitario de Albacete creando una red de apoyo entre los menores de tres centros.

El delegado territorial de Salud, Igualdad y Políticas Sociales, Rafael López, ha visitado hoy esta Unidad, junto a los directivos del hospital, para felicitar a los menores y a los profesionales sanitarios que han hecho posible esta iniciativa, creadora de vínculos emocionales entre los pacientes pediátricos ingresados en diferentes centros sanitarios, materializada en forma de manualidad simbólica (varitas mágicas antimiedos), que realizan los pacientes de un hospital para entregarlas a los niños ingresados en otro.

 Se trata de la segunda vez que el Hospital Universitario Juan Ramón Jiménez resulta galardonado en la categoría de proyecto pediátrico desde que se crearan los Premios Nacionales Hospital Optimista en el año 2015, con el objetivo de contribuir a la mejora de la salud de los pacientes hospitalizados fomentando las iniciativas y prácticas que contribuyan a la creación de un entorno optimista para el paciente y su familia, centrándose en un planteamiento científico para la mejora de las personas y de las organizaciones.




Durante la visita, los niños y jóvenes han recibido un regalo muy especial, un mensaje enviado por el ‘Capitán Optimista’ reconociendo la valía de su iniciativa, que tuvo la ocasión de conocer muy de cerca en una visita personal al ‘Taller de Varitas’, verdadero germen de esta red de acciones anónimas cargadas de sentimiento. En este proyecto, las aulas hospitalarias y las Unidades de Hospital de Día de Salud Mental Infanto-Juvenil son las que promueven la realización de varitas con los pacientes y, el personal sanitario de otros centros, las entrega a los menores ingresados.

De esta manera, se genera una red nueva interhospitalaria, también entre el personal sanitario y los pacientes. Una solidaria red a distancia, en la que a muchos kilómetros, un paciente recibe de manos de sus cuidadores sanitarios (médicos, enfermeras, auxiliares, celadores,…) el regalo de otro niño en situación similar, con una carta explicativa, generando lazos invisibles que combaten la soledad del menor enfermo, separado de su entorno habitual (colegio, casa) y sus amigos.




Así se potencia la creatividad y la actividad durante el ingreso, se fomenta la imaginación, se verbalizan sentimientos (por ejemplo, al escribir la carta explicando el sentido de las varitas y los trucos para superar los miedos), facilitando la expresión de emociones y el establecimiento de relaciones humanizadas más allá del cuidado estrictamente médico entre personal sanitario y pacientes, creando vínculos de amistad con otros niños. Todo ello en el marco del Plan de Humanización de los tres hospitales, integrando de manera pionera a pacientes, aula y personal sanitario de tres centros regionales en un solo proyecto común.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.