El San Roque cae en casa con el Écija Balompié (0-2) y suenan las alarmas y los pitos en Lepe

C. Botello / Lepe. Mala pinta. Derrota con malas sensaciones. Esa es la conclusión que se puede extraer del partido San Roque de Lepe-Écija Balompié, resuelto en favor del cuadro astigitano (0-2) que sacó enorme provecho a lo poco que tuvo en ataque. Ese marcador, que confirma el mal momento local, deja muy tocado a un equipo que vio ya como su público, en forma de pitos, mostró su disconformidad con lo que está ocurriendo.

La siguiente conclusión es que el San Roque ya tiene claro -por lo menos lo debe tener- porqué debe pelear esta temporada. Visto lo visto, no le queda otra que hacer tripas corazón y pensar en sumar el número de puntos necesarios para asegurar la permanencia, algo que este año con más descensos, será más cara.

De entrada, ante un Écija que se presentó también en horas bajas en puestos de descenso, el San Roque dio la impresión de salir al campo más ambicioso. Con Miguelito pidiendo la pelota siempre y sus hombres muy móviles, suyo fue el dominio, aunque su traducción en ocasiones fue escasa: un cabezazo de Siles y un remate desviado de Pablo Ganet, sin problemas para el meta del Écija.




Está claro que el San Roque esta cogido con alfileres, y ante el primer contratiempo saltan las costuras. En la primera ocasión que el Écija llegó al portal lepero (20′) se encontró con un penalti de Miguelito a Isuardi, que fue el encargado de lanzarlo y transformarlo.

El guión del partido, tras ese gol, empezó a cambiar. El San Roque acusó el golpe, ya no fue el mismo, perdió el sitio y su producción ofensiva fue escasa. Aún así tuvo una y muy clara. Al filo del descanso un error del meta Miguel Guerrero dejó la pelota a merced de Miguelito quien, lejos y no muy centrado eso sí, disparó con mejor dirección que fuerza, por lo que Higor Rocha tuvo que empujarla a la red. Lo malo fue que el delantero lepero, según indicaciones del asistente, estaba en fuera de juego y el gol no subió al marcador.




Tras el descanso otra vez el San Roque salió mejor. Esa fue la impresión. Pero sufrió otro mazazo, esta vez en forma de expulsión de Siles. Sólo se llevaban cinco minutos de ese segundo tiempo, lo que añadió dificultad a la empresa.

Andrés Gaitán, técnico provisional en el San Roque, movió el banquillo dando entrada a Keita y a Moha, y posteriormente a Sergio Rodríguez, como queriendo mover un árbol del que no cayó ningún fruto.

Sólo una ocasión clara, a ocho minutos del final, en las botas de Higor Rocha, pero Miguel González salió con presteza y complicó el remate del delantero local. No pasó nada. Todo lo contrario que en la acción siguiente, en una contra del Écija que culminó Juan Delgado: 0-2 y sanseacabó.

Lo que vino a continuación fue el lógico enfado del público ante una derrota muy dolorosa.

SAN ROQUE: Álvaro Robles; Fran Lepe, Sumy, Siles, Manny (Sergio Rodríguez, 79′); Ekedo, Nico Gaitán (Keita, 63′); Miguelito (Moha, 68′), Pablo Ganet, Camacho; Higor Rocha.

ÉCIJA BALOMPIÉ: Miguel Guerrero; Manu Martínez, Cote, Galiano, Ocaña; Marrufo, Borja García; Migue García (Yepes, 89′), Isuardi (Sedeño, 63′) (Saam, 68′), Luisito; Juan Delgado.

Árbitro: Francisco David Alonso Ramírez (colegio de Cádiz). Expulsó con roja directa al local Siles (50′). Mostró la tarjeta amarilla a Pablo Ganet, Fran Lepe, Sumy y Keita, por los leperos; y a Miguel Guerrero, Isuardi, Marrufo y Yepes, por los astigitanos.

Goles: 0-1 (20′) Isuardi, de penalti. 0-2 (85′) Juan Delgado.

Incidencias: Partido correspondiente a la 16ª jornada en el grupo X de la Tercera División disputado en el Ciudad de Lepe. Unos 700 espectadores.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.