Elena Rodríguez Limón, una joven de El Almendro enamorada de la belleza de Suiza

A sus 32 años, hace ya 5 que vive en la preciosa Lausanne, la cuarta ciudad más poblada de Suiza, situada en el cantón de Vaud. La infancia de su padre en el país suizo le hizo atreverse a cambiar su vida y probar suerte en el terreno laboral. Actualmente trabaja en una empresa del sector alimenticio y visualiza allí su futuro inmediato.

Elena Rodríguez Limón es una vecina de El Almendro que lleva 5 años en Suiza.

Cristina Morales. Medio siglo atrás, los jóvenes de ese momento viajaban a diferentes países europeos buscando un mayor abanico de oportunidades laborales, intentando avanzar y prosperar. Ahora, esa situación ha vuelto y, desde hace unos años, multitud de españoles y de onubenses se ven obligados a trasladar su lugar de residencia a países más prósperos, donde poder desarrollarse como personas y profesionales. El caso de Elena Rodríguez Limón ilustra esta similitud, ya que hace unos 5 años y hastiada por la situación laboral de España, decidió seguir los pasos de su padre y emigrar a Suiza. Él precisamente pasó en este país toda su infancia y adolescencia y a los 14 años llegó a España. Sus historias de juventud y su cariño a Suiza, hicieron a Elena replantearse la idea de marchar a ese país, que tanto había encandilado a su padre.

Vive en la preciosa ciudad de Lausanne, en el occidente de Suiza.

Vive en la preciosa Lausanne, la cuarta ciudad más poblada de Suiza, situada en el cantón de Vaud, al occidente del país y muy próxima a Francia. Su gran cantidad de habitantes y su desarrollo económico como sede financiera, la hacen una ciudad muy cosmopolita y en la que habitan personas de diversas nacionalidades. Entre ellas Elena, que trabaja en una empresa del sector alimenticio. Aunque añora mucho su pueblo natal El Almendro, no tiene pensado volver a España a corto plazo, ya que en la ciudad suiza ve muchas oportunidades para prosperar y avanzar en su carrera profesional.

Desde siempre ha vivido en El Almendro, primero en la calle Fuente y más tarde en la calle Pizarras, hasta los 26 años. Su infancia trascurrió feliz por las calles del municipio andevaleño, descubriendo sus rincones y conviviendo con sus vecinos. Más tarde, continuó sus estudios en el vecino pueblo de Villanueva de los Castillejos, luego en Puebla de Guzmán y, finalmente en Huelva capital, donde también vivió durante una temporada. Momentos y experiencias que atesora con mucho camino.




Con el objetivo de conocer mejor su historia como onubense por el mundo, hablamos con Elena Rodríguez Limón, para que nos cuente más acerca de sus aventuras, expectativas y experiencias como ciudadana de la ciudad suiza de Lausanne.

Decidió marcharse a Suiza porque su padre había vivido allí de niño.

– ¿Por qué decidiste irte fuera?
Decidí irme fuera y probar suerte en el extranjero porque el trabajo en España se puso mal y las oportunidades eran pocas. Nunca me había planteado el salir de mi país, todo comenzó como una aventura sin saber qué iba a encontrarme, sin saber lo que me esperaba. Una cosa tenía clara, había que probar. En el comienzo de mi aventura no estuve sola ya que tenía el apoyo de mi padre que fue mi compañero, él ya conocía Suiza pues su infancia la paso aquí, concretamente, en la villa de Vevey con mis abuelos hasta los 14 años.




– ¿Cuánto tiempo llevas fuera de España?
Ahora llevo cinco años fuera de España.

– ¿Qué haces en este país?
Trabajo en una empresa del sector alimenticio.

 – ¿Es tu primera estancia en el extranjero?
Sí, es la primera vez que vivo fuera y la experiencia es totalmente positiva, ya que te permite salir de tu zona de confort y enfrentarte a lo desconocido, aprendes otro idioma, conoces gente de otros países con otra cultura y otras formas de vida, lo que supone un aprendizaje garantizado y un crecimiento personal y profesional que es muy gratificante.

Elena trabaja en una empresa del sector alimenticio.

– ¿Cuál es tu lugar de residencia?
Yo vivo en la villa de Lausanne donde la diversidad está presente con unos 137.000 habitantes. Situada al norte del lago Leman, es una ciudad moderna y que ha conservado su parte más antigua, llena de pequeñas calles de piedra y sus casas típicas con su espectacular catedral de Notre-Dame, rodeada de sus pequeños pueblos con sus viñas. Unos de los lugares más bonitos del mundo es Lavaux, donde puedes disfrutar de una buena copa de vino, rojo, blanco o rosado con vistas al lago Leman y los Alpes suizos.

– ¿Cómo es vivir ahí? ¿Es muy diferente a España?
Se vive bien, la clave está en adaptarse y disfrutar. Es diferente a España claro, nada más el clima ya no tiene nada que ver, ya que la nieve está presente durante todo el invierno, al igual que el frío, pero también podemos disfrutar de la primavera con sus colores y sus flores y de un verano donde todo es verde, con temperaturas agradables y una naturaleza increíble.

Lausanne es una ciudad muy cosmopolita, con gentes de diferentes nacionalidades.

– ¿Te has marcado algún nuevo objetivo o reto?
De momento mi objetivo es seguir aquí y aprovechar todas las oportunidades que vengan.

– ¿Piensas volver a España, a Huelva, en breve?
Volver en breve a Huelva para vivir no está en mis planes, todavía quiero quedarme por aquí. 

– ¿Qué piensan tu familia y amigos de tu aventura?
Mi familia y amigos apoyan mi aventura y lo ven bien. Lo que más echo de menos es mi hogar, mi gente y, en definitiva, mi entorno. También por supuesto nuestra gastronomía. 

Aunque añora su tierra, de momento quiere seguir viviendo en Suiza.

– ¿Qué es lo que más echas de menos de tu tierra?
Que tenemos muy buenos platos por Huelva, la playa, la luz del sol, hay bastantes cosas que se echan de menos y sé que algún día volveré.

-Para terminar: un mensaje a tus paisanos.
Quiero saludar a todos mis vecinos de El Almendro y Castillejos, decirle a toda Huelva que tenemos una tierra bellísima. En especial a mi padre, mi madre, mi hermana y a toda la familia, quiero mandarles mucho cariño desde Suiza.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.