Inaugurada la exposición ‘Daniel Vázquez Díaz. Muy antiguo y muy moderno’

Con motivo de la celebración del Otoño Cultural Iberoamericado en la capital onubense, la Casa Colón ha acogido la presentación de dicha muestra, que pretende acercar desde una mirada diferente al artista nervense. La colección, compuesta por 106 piezas, podrá visitarse hasta el próximo 22 de octubre.

La colección muestra la obra de Vázquez Díaz en 106 piezas.

Redacción. En la mañana de este martes 16 de octubre, el director del Otoño Cultural Iberoamericano (OCIb 2018), Jaime de Vicente, acompañado por los colaboradores del evento, el comisario de la exposición, Juan Alfonso Barba, y el propietario de la colección, Rafael Botí, ha inaugurado una completa muestra de la obra del artista nervense Daniel Vázquez Díaz. Asimismo, en la tarde de este miércoles 17 de octubre a las 20.00 horas se inaugurará, en el Museo de Nerva la segunda parte de la muestra, que acoge una treintena de obras que el artista dedicó al Poema del Descubrimiento.

Forman parte de la colección privada de Rafael Botí, hijo de un discípulo del nervense.

De Vicente agradeció el esfuerzo de todos los que han hecho posible contemplar en estos días las creaciones del genial pintor. En concreto se refirió al completo trabajo de Alfonso Barba, comisario de la muestra y director del Museo y Fundación Daniel Vázquez Díaz. La Sala Iberoamericana de la Casa Colón alberga hasta el 22 de noviembre nada menos que 106 obras, por lo que la tarea de planificación y montaje ha sido compleja, pero con unos resultados excelentes y una sala muy bien aprovechada sin dar sensación de estar abarrotada. La colección Botí, de la que ahora disfrutamos al completo en Huelva, salió de Madrid por última vez entre los años 2015 y 2016, rumbo a varias salas de la Comunidad Valenciana.

En Nerva se expondrá la segunda parte de la muestra, que acoge una treintena de obras dedicadas al Poema del Descubrimiento.

Ahora, cuando están a punto de cumplirse 50 años de la muerte de Vázquez Díaz, tenemos la oportunidad de deleitarnos con ella gracias a Rafael Botí, el OCIb y la Fundación Caja Rural del Sur. Por su parte, Juan Alfonso Barba, instó a todos los asistentes a acudir a la cita de Nerva, otra visión crucial de Vázquez Díaz perteneciente a la colección Botí. El comisario además expresó que esta exposición tiene un enfoque diferente a otras que se hayan hecho anteriormente, y que así se puede comprobar a través de los textos del catálogo final, obra de Ana Berruguete y Juan Fernández Lacomba. En dicho catálogo ya Barba expone la idea diciendo que “los textos son más frescos, más científicos más definitivos. Es una mirada distinta al autor. También en la forma de presentarlos, tanto en el catálogo como en el montaje, veremos a otro pintor”.




Se ha solicitado que Huelva tenga una exposición permanente del pintor.

En su intervención, Botí agradeció a la ciudad de Huelva la calurosa acogida a la obra de Vázquez Díaz. Su padre, discípulo de Vázquez Díaz, fue el que comenzó la labor de reunir estas obras, hasta entonces dispersas entre coleccionistas privados. La familia siempre tuvo la intención de colocarlas en Museos e Instituciones para que su exhibición y estudio estuvieran garantizados. El presidente de la Fundación Caja Rural del Sur, José Luis García Palacios, confesó que se sintió atraído por la obra del pintor desde bien pequeño y manifestó su afecto y admiración por él. No tuvo la ocasión de conocerlo en persona, pero sí que estableció relación con sus familiares, de los que narró algunas anécdotas. Finalizó su intervención anunciando que ya hay conversaciones en firme con Botí para tener en Huelva una exposición permanente de Vázquez Díaz.

La exposición de Huelva podrá visitarse hasta el 22 de octubre y la de Nerva hasta el 25 de ese mismo mes.

La inauguración concluyó con las palabras del alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, quien se refirió al “contacto emocional y especial de todos los onubenses con Vázquez Díaz, más allá de su talento como pintor”. Gracias a los frescos del artista en el Monasterio de la Rábida, su estilo pictórico y su figura nos es muy familiar a todos. Finalmente Cruz señaló, continuando con la noticia de García Palacios, que es un aspiración colectiva el buscarle hueco en la ciudad a una exposición permanente de Vázquez Díaz, y que el consistorio ya tiene puestos sus esfuerzos para que se haga realidad. La exposición estará presente en la Casa Colón hasta el 22 de noviembre y en el CAMC Vázquez Díaz hasta el 25 del mismo mes.







2 Responses to "Inaugurada la exposición ‘Daniel Vázquez Díaz. Muy antiguo y muy moderno’"

  1. Joel Cornejo   15 enero 2019 at 5:39 pm

    Vázquez Díaz, siempre fiel a su credo estético, a sus principios y a sus normas. ¿Cómo definiría usted el impresionismo? le pregunta Francisco Garfias a Vázquez Díaz que lo resumió de la manera siguiente: Como resumen, como visión concentrada. El impresionismo parte de la realidad visible. Los impresionistas liberaron la pintura, en cierto modo, del sentimentalismo que le abrumaba. Sentimentalismo que no es lo mismo que sentimiento. Estudiaron el color de las horas. Este fue el gran descubrimiento. Color y atmósfera, que antes que ellos no existía realmente.
    Para el historiador Jaime Brihuega, el aporte de Vázquez Díaz y su plástica española, se vertebra en tres aspectos:
    – Una compacta vía de “modernidad temperada” compatible con buena parte de la nueva sensibilidad del arte peninsular.
    – Bases para la construcción alternativa de un “realismo social moderno”.
    – El definitivo horizonte plástico del tantas veces mencionado “neocubismo”, “cubismo atemperado” o “figuración geométrica”.
    A partir de 1920 difundió el mencionado neocubismo y afianza las fuentes básicas de su primitivo constructivismo geométrico. Posteriormente se convirtió en un verdadero ´patricio´ de la modernidad.
    Con una cierta perplejidad subraya Jaime Brihuega, en el texto que acompaña al catálogo En la templada fábrica de sueños. Vázquez Díaz entre 1923 y 1939. Tres argumentos de reflexión para una revisión crítica, escrito para la antológica del artista en el 2004 en el Museo Reina Sofía de Madrid, la crueldad del juicio que hace José Moreno Villa en su autobiografía ´Vida en claro´ publicado en 1944 desde su exilio mexicano. Dicho juicio decía:
    Vázquez Díaz. Un caso dramático. Un andaluz que quiso hablar francés y tan pronto le hablaba a uno de tú como de usted. Un gran dibujante y un pintor de finas armonías, pero vacío, por no saber a que carta quedarse. En realidad quería romper con el zuloaguismo. Su drama se lo dio la época. Fue el eslabón entre ese “ismo” y lo realmente nuevo.
    En lo dicho por Moreno Villa , es inevitable hacer una atingencia, y tal como lo observa, estuvo en su derecho de opinar a su libre albedrío. Después de todo fue un gran humanista y un historiador del arte sin márgenes, dista mucho de los impostores del arte, porque él habla con conocimiento de las cosas vividas y analizando con un criterio histórico-artístico. Sin embargo también debo añadir a su vacua apreciación de Moreno Villa, que el artista Vázquez Díaz no quiso quedarse ni apropiarse de ninguna de esas ´cartas´, y en esa equivalencia de estilos si tomó prestado de Cézanne y Picasso tales cartas para constituirse en un eslabón entre el constructivismo clásico y el geométrico actual. Toda obra de arte es original cuando ha superado las influencias o préstamos de otros estilos, y la originalidad de Vázquez Díaz, se manifiesta en la plenitud de libertad de creación y expresión lleno de luz.
    Supo capitalizar los “ismos”, y sin egoísmos los transmitió a las nuevas generaciones de artistas ávidos de escucharle sus enseñanzas que impartía con generosidad y cierto altruismo. Vázquez Díaz es actual y sigue siendo nuevo porque supo eslabonar las partes de su constructivismo geométrico.
    Vázquez Díaz no era un neo-cubista ostentoso, no practicaba un virtuosismo estéril, con pretensiones de ocultar lo vacío del pensamiento creador bajo una capa de efectismos. Todo su testimonio plástico fue guiado por el impulso de su espíritu hasta las últimas consecuencias.

    Con el ánimo de historiar y constatando los hechos Vázquez Díaz, permaneció en Madrid y no se doblegó sin dramatismos a las contingencias ya consabidas guerras y posguerras. Por el contrario desarrolló elementos estilísticos, estimuló convicciones a sus alumnos, al mismo tiempo que participaba casi en todos los eventos de exposición. Vázquez Díaz, entre otras cosas engendró fértiles discusiones a favor del arte. Es el padre de todas las vanguardias en España, en consecuencia es el más “omnipresente” de todos los pintores de su generación.

    Chueca Goitia, habla de la “ejemplaridad de una vida consecuente”. Admirable también sus propias y señeras palabras de Vázquez Díaz cuando afirmaba, “mi concepto geométrico de los volúmenes, la sobriedad de mis empastes, la aridez del color, mi adustez cromática, asustaron a los críticos acostumbrados a otro tipo de pintura más blando, que era lo que aquí se veía”. Pues bien, yo me decía:
    “El artista soy yo y yo veo la pintura así”.

    Es mi testimonial HOMENAJE, en el 137 aniversario de su nacimiento que los cumple este 15 de enero, y los cumple en plena forma este inmenso artista y profesor omnipresente DANIEL VÁZQUEZ DÍAZ.

    Responder
  2. Joel Cornejo   15 enero 2019 at 5:41 pm

    Vázquez Díaz, siempre fiel a su credo estético, a sus principios y a sus normas. ¿Cómo definiría usted el impresionismo? le pregunta Francisco Garfias a Vázquez Díaz que lo resumió de la manera siguiente: Como resumen, como visión concentrada. El impresionismo parte de la realidad visible. Los impresionistas liberaron la pintura, en cierto modo, del sentimentalismo que le abrumaba. Sentimentalismo que no es lo mismo que sentimiento. Estudiaron el color de las horas. Este fue el gran descubrimiento. Color y atmósfera, que antes que ellos no existía realmente.
    Para el historiador Jaime Brihuega, el aporte de Vázquez Díaz y su plástica española, se vertebra en tres aspectos:
    – Una compacta vía de “modernidad temperada” compatible con buena parte de la nueva sensibilidad del arte peninsular.
    – Bases para la construcción alternativa de un “realismo social moderno”.
    – El definitivo horizonte plástico del tantas veces mencionado “neocubismo”, “cubismo atemperado” o “figuración geométrica”.
    A partir de 1920 difundió el mencionado neocubismo y afianza las fuentes básicas de su primitivo constructivismo geométrico. Posteriormente se convirtió en un verdadero ´patricio´ de la modernidad.
    Con una cierta perplejidad subraya Jaime Brihuega, en el texto que acompaña al catálogo En la templada fábrica de sueños. Vázquez Díaz entre 1923 y 1939. Tres argumentos de reflexión para una revisión crítica, escrito para la antológica del artista en el 2004 en el Museo Reina Sofía de Madrid, la crueldad del juicio que hace José Moreno Villa en su autobiografía ´Vida en claro´ publicado en 1944 desde su exilio mexicano. Dicho juicio decía:
    Vázquez Díaz. Un caso dramático. Un andaluz que quiso hablar francés y tan pronto le hablaba a uno de tú como de usted. Un gran dibujante y un pintor de finas armonías, pero vacío, por no saber a que carta quedarse. En realidad quería romper con el zuloaguismo. Su drama se lo dio la época. Fue el eslabón entre ese “ismo” y lo realmente nuevo.
    En lo dicho por Moreno Villa , es inevitable hacer una atingencia, y tal como lo observa, estuvo en su derecho de opinar a su libre albedrío. Después de todo fue un gran humanista y un historiador del arte sin márgenes, dista mucho de los impostores del arte, porque él habla con conocimiento de las cosas vividas y analizando con un criterio histórico-artístico. Sin embargo también debo añadir a su vacua apreciación de Moreno Villa, que el artista Vázquez Díaz no quiso quedarse ni apropiarse de ninguna de esas ´cartas´, y en esa equivalencia de estilos si tomó prestado de Cézanne y Picasso tales cartas para constituirse en un eslabón entre el constructivismo clásico y el geométrico actual. Toda obra de arte es original cuando ha superado las influencias o préstamos de otros estilos, y la originalidad de Vázquez Díaz, se manifiesta en la plenitud de libertad de creación y expresión lleno de luz.
    Supo capitalizar los “ismos”, y sin egoísmos los transmitió a las nuevas generaciones de artistas ávidos de escucharle sus enseñanzas que impartía con generosidad y cierto altruismo. Vázquez Díaz es actual y sigue siendo nuevo porque supo eslabonar las partes de su constructivismo geométrico.
    Vázquez Díaz no era un neo-cubista ostentoso, no practicaba un virtuosismo estéril, con pretensiones de ocultar lo vacío del pensamiento creador bajo una capa de efectismos. Todo su testimonio plástico fue guiado por el impulso de su espíritu hasta las últimas consecuencias.

    Con el ánimo de historiar y constatando los hechos Vázquez Díaz, permaneció en Madrid y no se doblegó sin dramatismos a las contingencias ya consabidas guerras y posguerras. Por el contrario desarrolló elementos estilísticos, estimuló convicciones a sus alumnos, al mismo tiempo que participaba casi en todos los eventos de exposición. Vázquez Díaz, entre otras cosas engendró fértiles discusiones a favor del arte. Es el padre de todas las vanguardias en España, en consecuencia es el más “omnipresente” de todos los pintores de su generación.

    Chueca Goitia, habla de la “ejemplaridad de una vida consecuente”. Admirable también sus propias y señeras palabras de Vázquez Díaz cuando afirmaba, “mi concepto geométrico de los volúmenes, la sobriedad de mis empastes, la aridez del color, mi adustez cromática, asustaron a los críticos acostumbrados a otro tipo de pintura más blando, que era lo que aquí se veía”. Pues bien, yo me decía:
    “El artista soy yo y yo veo la pintura así”.

    Es mi testimonial HOMENAJE, en el 137 aniversario de su nacimiento que los cumple este 15 de enero, y los cumple en plena forma este inmenso artista y profesor omnipresente DANIEL VÁZQUEZ DÍAZ.

    Joel Cornejo Chinguel
    Madrid, 17 enero de 2019

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.