José Nogales, un valverdeño con corazón aracenense

Escritor, periodista y abogado, este onubense nacido en el siglo XIX desarrolló una intensa actividad en el ámbito de las letras, siendo una persona comprometida, que siempre luchó por denunciar las injusticias sociales, a pesar de que este hecho le acarreara más de un problema judicial. Hoy recordamos su intensa trayectoria.

José Nogales, un valverdeño con corazón aracenense.

Mari Paz Díaz. La vida de José Nogales comienza en Valverde del Camino. Allí nació el 21 de octubre de 1860, aunque siendo muy niño se traslada a Aracena, por lo que siempre se sintió serrano. En su juventud se marcha a estudiar a Sevilla, primero Bachillerato y, luego, la carrera de Derecho. Ya entonces siente el gusanillo del periodismo, pues en su época de estudiante empieza a colaborar con las publicaciones hispalenses El Pensamiento Moderno y El Látigo.

A partir de aquí, curiosamente, su carrera periodística continúa en Marruecos, donde a finales del siglo XIX funda, dirige y redacta casi en su totalidad El Lejano Occidente (Al-Moghreb Al Aksa), considerado el primer periódico redactado en español de Tánger. Apareció el 28 de febrero de 1883 como semanal. La cabecera contaba con la financiación de la Delegación Española en Tánger y el apoyo de un industrial inglés. Su contenido se centró en desgranar la actualidad local e internacional.

En su estancia en Tánger demostró ser un periodista comprometido, consiguiendo grandes mejoras sociales. / Foto: Vía Michelín.

Ya por aquel entonces, José Nogales demostró que era un periodista comprometido. El Lejano Oriente difundió artículos en los que se denunciaban prácticas como la venta de esclavos en el país norteafricano, se demandó un cable submarino entre Europa y África y se pidieron mejoras en las condiciones higiénicas de Tánger…, una serie de reivindicaciones que no cayeron en saco roto. Nogales consiguió que el sultán prohibiera la venta pública de esclavos y realizara otro tipo de reformas, en parte gracias a que el periódico alcanzó mucha popularidad, aunque su tirada era corta.




Su aventura en Marruecos duró dos años. Después regresa a España para finalizar la carrera de Derecho y trabajar como abogado profesional. Se casa y se instala en Niebla, donde consigue trabajo en el Ayuntamiento. Y, luego, pasa a la biblioteca de la Diputación Provincial y se marcha a vivir a San Juan del Puerto.

Fue director del diario ‘La Provincia’, uno de los principales periódicos de Huelva del siglo XX.

Durante este tiempo, José Nogales compagina su labor como jurista con el periodismo, colaborando en publicaciones onubenses como La Concordia (1890), Diario de Huelva (1890 y 1886 – 1891) y El Alcance (1893 – 1904), además de fundar a finales del XIX la revista La Rana. Como director, Nogales estuvo al frente del diario La Provincia (1874 – 1937) y de El Defensor (1893 – 1898), el periódico más representativo del conservador Manuel Burgos y Mazo, del que Nogales fue su secretario. En este último periódico, el periodista valverdeño escribió artículos con carácter humorístico bajo el seudónimo de ‘Juan del Pueblo’. Además, por influencia de Nogales, El Defensor editaba mensualmente un número literario, donde colaboraron autores de la talla de Pedro Muñoz Seca, que por aquel entonces vivía en Huelva.




Fue uno de los abanderados de la denuncia de la situación de los mineros en la Cuenca de Huelva.

Pero, sin duda, el episodio más sonado de su carrera como periodista en Huelva fue su etapa como director de La Coalición Republicana (1885 – 1892). Este bisemanario nació el 29 de junio de 1885 siguiendo las ideas de Ruiz Zorrilla y, por tanto, las del Partido Demócrata Progresista. La trayectoria del periódico fue bastante estable gracias al tremendo éxito electoral que tuvo en Huelva el partido de la Coalición en las elecciones de 1891.

En las páginas de La Coalición Republicana, Nogales denunció la situación de los mineros de Riotinto, así como la actitud de la Compañía y del Gobernador de la provincia, Bravo y Joven, por la actuación de las fuerzas armadas en los episodios del 4 de febrero de 1888. Uno de esos artículos fue publicado el 7 de febrero de 1888:

Pintura que recrea la huelga del ‘Año de los Tiros’ se produjo el 4 de febrero de 1888.

“Así lo dice el Gobernador de la provincia, cuyos procedimientos para disolver manifestaciones le harán gozar de merecida fama y su nombre será ensalzado y colocado sobre el mismo cuerno de la luna, si es que hay justicia en la tierra. La paz reina allí, sí, pero esa paz lúgubre que tiene manchas de sangre y olor a pólvora, y reflejos de bayonetas y montañas de cadáveres. El orden está asegurado, pero ese orden que tiene silencios de mordaza y quietud de sepulcros, tristezas de luto, sabor de llantos y rugidos sordos de cólera”.

Por este tipo de denuncias, José Nogales se vio inmerso en dos procesos judiciales a causa de los textos difundidos por La Coalición. Primero, en 1887, fue condenado al pago de 125 pesetas por injurias a un ministro de la Corona. Luego, el 1 de agosto de 1888 es denunciado por cuatro artículos –tres propios y un cuarto transcrito de El Reformista– aparecidos en el nº 260 de La Coalición Republicana con ocasión de la referida huelga del Año de los Tiros, en 1888. Estos problemas con la justicia provocaron la desaparición de La Coalición Republicana y llevaron a Nogales al ostracismo por parte de las autoridades. Y eso que el periódico -de pequeño formato- sólo contaba con unos 300 lectores.

Calle José Nogales de Huelva.

Con la llegada del siglo XX, José Nogales gana un concurso literario convocado por el periódico El Liberal de Madrid, con el cuento Las tres cosas del tío Juan. Inicia entonces una colaboración con este rotativo madrileño, además de fundar y dirigir la edición sevillana de El Liberal. También fue asiduo colaborador del suplemento Blanco y Negro y del diario ABC. Todo ello sin olvidar que en Madrid fue redactor de La Época y colaborador de El NacionalLa Lectura o La Ilustración Española y Americana, entre otras cabeceras.

Calle José Nogales en Aracena.

La muerte le sobrevino a José Nogales con tan sólo 48 años, cuando residía en Madrid. Era el 7 de diciembre de 1908. En memoria de este destacado periodista y escritor onubense, Huelva le dedicó una céntrica calle con su nombre, situada junto a La Placeta. Del mismo modo, en Aracena también hay una calle con su nombre. 

No en vano, Nogales es uno de los autores españoles más representativos de la Generación del 98, de la que formaron parte maestros de la literatura como Valle Inclán o Unamuno. A lo largo de su vida, José Nogales publicó dos novelas y cinco cuentos, obras enmarcadas en el movimiento modernista. 

Una muestra de sus obras. / Foto: Todocoleccion.com

Entre sus obras publicadas se encuentran las novelas Mariquita León (1891) y El Último Patriota (1901), así como los cuentosMosaico (1891), En los profundos infiernos o zurrapas de siglo (1896), Cartas del Rocío (1900), Tipos y Costumbres (1901) y Las tres cosas del tío Juan (1905). Trayectoria que justifica la creación del Premio Internacional de Relatos Cortos ‘José Nogales’, que convoca cada año la Diputación Provincial de Huelva con el objetivo de como objetivo promover e incentivar la producción literaria en el ámbito de la narrativa. Un recuerdo que hemos querido traer a estas páginas cuando se conmemoran el aniversario su nacimiento, pues nació un 21 de octubre de 1860.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.