Marismas del Odiel, uno de los espacios protegidos mejor conservados del continente europeo

0
48
Espátulas en Odiel.
Espátulas en Marismas del Odiel.

HBN. La década de los ochenta fue fundamental en la configuración del Marismas del Odiel, tal y como hoy la conocemos, puesto que se daban los primeros compases para considerarlas como espacio protegido. Un factor fundamental en este hecho fue el descubrimiento casual en el corazón de la Isla de Enmedio de una importante colonia de espátulas, lo que puso en marcha todos los mecanismos legales necesarios para que en 1983 Marismas del Odiel fuese declarado oficialmente Reserva Mundial de la Biosfera y, solo un año después, Paraje Natural. Esto provocaba que fuera imprescindible una exhaustiva labor de concienciación en la sociedad de todos los núcleos poblacionales que conforman el espacio: Huelva, Aljaraque, Punta Umbría y Gibraleón.

Participantes del Día de Educación Ambiental en Marismas Odiel.

Gracias al paso de los años y al trabajo diario en materia de educación medioambiental que se viene potenciando especialmente desde los primeros compases del siglo XXI han hecho posible que Marismas del Odiel sea en la actualidad un ejemplo de espacio natural con vocación educativa, dirigida tanto a escolares como a la población adulta. Para ello, existe un amplio abanico de programas y actividades adaptadas a cada uno de los colectivos sociales, cuyo objetivo principal es el de poner en manos de la sociedad la conservación de este espacio gracias a las labores de concienciación y sensibilización. Así pues, tanto programas públicos como de carácter privado, hacen posible que, en la actualidad, Marismas del Odiel se haya erigido en uno de los espacios protegidos mejor conservados del continente europeo.

Los pequeños exploradores aprenderán a comprender las señales de las aves.
Marismas del Odiel, un espacio en el que todos pueden disfrutar de la naturaleza gracias a estos programas.

Partiendo de estas premisas, el programa público ‘Naturaleza y Tú’, perteneciente al Programa Aldea proyectada por la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, es el más amplio de todos los existentes en Marismas del Odiel. Dirigido a grupos escolares de todas las etapas educativas de Andalucía, este plan posibilita que Marismas del Odiel reciba cada año a miles de alumnos y alumnas (2.700 durante el curso 2017/2018) gracias a su marcado carácter flexible, lo que permite adaptar las labores de educación medioambiental al currículo general de cada etapa escolar. Por otra parte, el mismo Programa Aldea desarrolla líneas de actuación en materia de atención a la diversidad a través de ‘Naturaleza para Todos’, igualmente presente en las labores educativas llevadas a cabo en Marismas del Odiel. El objetivo de este programa es hacer partícipe a los colectivos de discapacitados, cada vez más dinámicos y activos en la presente sociedad, de los talleres, visitas y actuaciones realizadas en el entorno con el fin de ejercer labores de concienciación, sensibilización y conocimiento.

Los menores exploradores conocerán este entorno natural onubense mientras se divierten. / Foto de archivo.
Los menores se divierten conociendo la naturaleza con estas actividades.

En cuanto a las iniciativas de patrocinio privado, ‘Mi Marisma, mi Escuela’, sin lugar a dudas, se ha convertido en uno de los proyectos de mayor impacto a todos los niveles en la última década, tanto en materia educativa como de concienciación. Dirigida al alumnado de 5º de Educación Primaria de los centros educativos de Huelva, Aljaraque, Gibraleón y Punta Umbría, este programa patrocinado por Atlantic Copper cuenta con un gran impacto mediático a nivel comarcal, al contar cada año con la participación deunos 2.000 alumnos y alumnas, lo que incide directamente en el alto número de familias que indirectamente forman parte de ello.

Presentación del programa ‘Mi marisma, mi escuela’ en el año 2014.

‘Mi Marismas, mi Escuela’ es un programa de doble línea de actuación, una en el centro educativo y otra en el propio paraje, cuyo objetivo es concienciar a la sociedad a través de una apuesta directa por los adultos del futuro. Se trata de un plan cuyos resultados no solo repercuten en nuestro presente, sino que crecerá exponencialmente a medida que los niños y niñas actuales ocupen su lugar dentro de la población adulta de la próxima década.




Más de 500 escolares han participado en el programa de educación ambiental 'Marismas del Odiel: A vista de Águila'.
Centenares de escolares han participado en el programa de educación ambiental ‘Marismas del Odiel: A vista de Águila’.

Junto a ‘Mi Marisma, mi Escuela’, ‘A Vista de Águila’ es otro de los planes de iniciativa privada desarrollado en Marismas del Odiel entre los meses de abril y mayo. Patrocinado por Cepsa, ‘A Vista de Águila’ está dirigido concretamente a la concienciación y sensibilización del alumnado de Educación Primaria de los municipios colindantes en lo concerniente a la figura del águila pescadora, una de las más importantes y sensibles no solo a nivel comarcal, sino nacional.

La Escuela de Exploradores nació para conciliar la vida laboral y familiar.

Al margen de las múltiples líneas de actuación desarrolladas a lo largo del curso escolar, el período estival cuenta con uno de los proyectos de mayor envergadura de cuantos se desarrollan en Marismas del Odiel. Contando nuevamente con la colaboración de Atlantic Copper, la ‘Escuela de Exploradores’ ha desarrollado en 2018 su séptima temporada de campamento medioambiental, un plan que cada verano aglutina a un creciente número de niños y niñas entre 4 y 14 años (más de 550 en la pasada campaña). Entre los objetivos principales de la ‘Escuela de Exploradores’ se encuentra la sensibilización con el medio natural y, por supuesto, el conocimiento de los valores medioambientales en general y de Marismas del Odiel en particular, para lo cual se pone en marcha un amplio conjunto de líneas de actuación basadas en el autodescubrimiento, el aula invertida, el dinamismo y la experimentación. Dado que los participantes pertenecen a los núcleos poblacionales cercanos al paraje, la ‘Escuela de Exploradores’ se ha convertido en uno de los proyectos de mayor alcance social en la comarca onubense, lo que posibilita una progresiva y significativa concienciación de la sociedad en lo que a la conservacióndel Paraje Natural se refiere.

Los más jóvenes pasan un verano divertido mientras aprenden educación ambiental.

En el Centro de Recuperación de Especies Amenazadas “Marismas del Odiel” (CREA) se desarrollan igualmente líneas educativas y visitas que permiten conocer la labor de recuperación de la fauna amenazada por parte de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Por otra parte, la simbiosis entre sociedad y paraje pasa necesariamente por la actuación directa de la población adulta. En este sentido, contamos actualmente con amplias posibilidades de conocer este espacio protegido a través de visitas guiadas promocionales dirigidas a familias, talleres, jornadas especiales de sensibilización y actividades de avistamiento de aves, entre otras. Este conjunto de posibilidades se enmarcan dentro del Plan de Dinamización Local, una iniciativa pública destinada al disfrute y conocimiento del espacio protegido de Marismas del Odiel.

Imagen de la edición de este año 2018 de ‘Mi Marisma, mi escuela’.

En definitiva, estos programas y actividades han posibilitado la estrecha vinculación entre Marismas del Odiel y la sociedad de la comarca onubense especialmente en lo concerniente al ámbito escolar. De este modo, la revalorización de este espacio natural es una evidencia que se traduce en su buen estado de conservación. Con ello se ha conseguido además que la sociedad haya experimentado un significativo cambio de valores, lo que ha permitido que Marismas del Odiel haya dejado de ser considerada una barrera al desarrollo  y se haya erigido en núcleo central de la riqueza biológica y medioambiental de la comarca en particular y la provincia en general.