Finalizan las escuelas de verano organizadas por la Junta, en las que han participado un total de 167 niños y niñas

La provincia ha acogido este año cuatro de estas actividades, que se encuentran dirigidas a menores con familias en riesgo de exclusión social.

La captación de los participantes, con edades que van de los 3 a 12 años, es realizada por los servicios sociales y sanitarios y la Delegación Territorial de Educación.

Redacción. Un total de 167 niños y niñas han asistido este año a las cuatro escuelas de verano que la Junta de Andalucía, a través de la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, ha organizado en la provincia de Huelva dirigidas a menores cuyas familias tienen dificultades o se encuentran en riesgo de exclusión social. La inversión destinada por la administración autonómica a este programa asciende a 110.000 euros.

Con motivo de su clausura, el delegado territorial del ramo, Rafael López, ha visitado hoy varias de estas escuelas. Todas ellas están gestionadas por entidades sociales sin ánimo de lucro y se han celebrado en la capital. Dichas entidades son la Asociación Unión Romaní, que ha coordinado dos: una en el colegio Andalucía enfocada a niños y niñas residentes en el Distrito V y otra en el colegio Juan Ramón Jiménez cuyo radio de acción es el Distrito VI; la Asociación de Vecinos Nuestra Señora del Pilar en el colegio La Hispanidad con la asistencia también de menores del Distrito V, y la Asociación Olontense contra la Droga en el colegio Príncipe de España para población infantil del Distrito III.

Estos recursos se han desarrollado durante los meses de julio y agosto fuera del calendario escolar en zonas desfavorecidas que han sido identificadas en el contexto de la nueva Estrategia Regional Andaluza para la Cohesión e Inclusión Social. En la provincia de Huelva se han determinado nueve de estas zonas con necesidades.

Además de ofertar el servicio de tres comidas diarias (desayuno, almuerzo y merienda), en estos espacios se llevan a cabo acciones complementarias de carácter socioeducativo -relacionadas con el refuerzo de los contenidos curriculares– de ocio y tiempo libre, de hábitos saludables relativos a la alimentación e higiene, talleres deportivos, de reciclaje, de manualidades, de teatro, de playa y piscina, actividades en definitiva que desarrollan la imaginación y creatividad.

Junto a las escuelas de verano, la Junta realiza un gran esfuerzo en el ámbito de la lucha contra la pobreza infantil con otros programas como el de Garantía Alimentaria, con comedores sociales, o las Ayudas Económicas Familiares, que en 2018 cuenta con 13,3 millones de euros para el conjunto de Andalucía. Todo ello en el marco de la Alianza contra la Pobreza Infantil en Andalucía, que constituye una de las actuaciones prioritarias del Gobierno autonómico y cuyas medidas llevadas a cabo por la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales alcanzan a más de 145.000 menores.




El programa de Escuelas de Verano se puso en marcha en 2013 en desarrollo del Decreto-ley 7/2013, de 30 de abril, de medidas extraordinarias y urgentes para la lucha contra la exclusión social en Andalucía, dentro del Plan Extraordinario de Solidaridad y Garantía Alimentaria, que tiene como objetivo garantizar las necesidades alimentarias básicas de personas y familias en situación de exclusión social o en riesgo de estarlo.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.