El capital humano, una de las mejores garantías de la comunidad de regantes de Palos de la Frontera

0
36
Foto de familia de la visita.
Con la automatización de las estaciones de bombeo se ha conseguido un riego de mayor calidad, evitando rebombeos, disminuyendo los tiempos que emplea el agricultor en los riegos y mejorando su calidad de vida.

HBN. Tras su nacimiento en el año 2000, la Comunidad de Regantes de Palos de la Frontera se ha consolidado dentro del ámbito que le rodea como una institución ejemplar. El trabajo desarrollado, su iniciativa, su carácter emprendedor y su presencia activa en el desarrollo económico, social y cultural del entorno lo confirman, sin perder de vista a cada uno de los socios que la constituyen, al regante, figura por la que la comunidad cobra sentido y por la que trabaja a diario para que llegue agua cada día a las diferentes explotaciones agrícolas en las mejores condiciones.

A lo largo de sus casi veinte años de historia, la CRPF ha logrado superarse a sí misma y seguir avanzando, siendo quizá lo más destacable de su trayectoria la evolución en materia de infraestructuras. Con el objeto de que la entidad siga siendo un referente en la distribución de agua, recientemente se ha llevado a cabo una obra de modernización basada en la construcción de una balsa de regulación con capacidad para casi 300.000 m3 que toma el agua directamente del sistema Andévalo-Chanza-Piedras y riega a dos de los tres sectores en los que se divide el perímetro de riego.



La inversión en tecnología les permite lograr un mejor control de las instalaciones.

Además, también se añadieron tres nuevas estaciones de bombeo, una para cada sector de riego, y cada una con su propio sistema de filtrado (41 filtros de mallas) que dotan de una calidad óptima al agua. Además de esta balsa general, existe otra, con una capacidad de 56.000 m3, construida por la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía.

También, para que el agua llegue a todas las explotaciones agrícolas, la comunidad cuenta con una red de tuberías de riego y de agua potable de más de 190 km de longitud y más de 230 unidades de riego, compuestas por los colectores de distribución de agua para cada parcela, ubicados dentro de unas casetas de hormigón prefabricado que albergan los contadores de agua bruta para el riego, los contadores de agua potable para consumo humano y la tecnología necesaria para la automatización y control remoto de los contadores. 



La instalación del telecontrol de campo ha minimizado las pérdidas en las redes. También el agricultor tiene la seguridad de que el consumo de agua que se le imputa es el verdaderamente gastado.

Otro de los logros destacados de la entidad fue la regularización y mejora de los caminos de las explotaciones agrícolas ubicadas en el paraje del ‘Coto de su Excelencia’. La comunidad de regantes intervino y medió con el SEPES (Entidad Pública Empresarial del Suelo), propietario de estos terrenos, para que los agricultores del paraje obtuvieran la titularidad de los campos. Los empresarios agrícolas continuaron cultivando sus tierras a pesar de la probabilidad de urbanización de las mismas hasta que finalmente, en octubre de 2008, los agricultores obtuvieron dicha titularidad. Este proyecto fue considerado el más importante realizado en la región andaluza por una Comunidad de Regantes por su envergadura, ejecución y beneficio aportado.

Otro aspecto que hace de la Comunidad de Regantes Palos de la Frontera una entidad pionera y particular es la buena distribución de agua potable, un proyecto llevado a cabo dadas las condiciones particulares de la agricultura del entorno lo que provoca que cada año miles de temporeros se desplacen para poder trabajar. La comunidad de regantes entiende el suministro de agua para consumo humano como una necesidad, debido a que muchos de los temporeros viven en las propias explotaciones agrícolas.



El resultado de la actividad del equipo humano que trabaja en la CRPF, tanto en la sede social de la comunidad como en las instalaciones del campo, hacen posible que cada día el agricultor disponga de agua en sus explitaciones y pueda trabajar, siendo su labor diaria indispensable para el funcionamiento de la entidad.

La Comunidad avanza al ritmo que lo hacen las nuevas tecnologías.

Un área técnica, otra administrativa y un departamento jurídico ofrecen servicios al regante de toda índole: solicitudes de inscripción, certificados, asuntos económicos, de facturación… A través de un trato cercano y humano. Fuera de la sede, en el campo, la entidad cuenta con un grupo de operarios encargados de la solución de posibles incidencias en la distribución del agua, con un teléfono de guardia activo las 24 horas.

Precismente con la vista puesta siempre en la labor de servicio de la entidad, se puso en marcha el Servicio de Atención al Regante (SAR). A través de este servicio personalizado y directo se divulga información relativa al riego y se informa al usuario en soluciones técnicas a los problemas como regantes. Desde el punto de vista administrativo, trata de agilizar las solicitudes propuestas por los usuarios, dando traslado y conocimiento al área técnica de la Comunidad para solucionar percances. Este servicio intenta inculcar en el usuario la optimización de los recursos de agua y energía empleados en sus explotaciones.

En el año 2006, la Comunidad de Regantes de Palos de la Frontera se convirtió en la primera comunidad a nivel nacional en instalar una red de abastecimiento de agua potable para sus usuarios, previa obtención de autorizaciones y permisos correspondientes, requisitos sanitarios, registro industrial y trámites burocráticos.

La formación del socio tiene un papel primordial para el SAR, por ello, se organizan cursos teóricos y prácticos de fertirrigación y uso eficiente del agua, así como de todas aquellas materias y contenidos que sean demandados por los regantes o que el departamento técnico considere oportunos por su utilidad y aplicación práctica. La información y formación de los socios es una herramienta de vital importancia para el desarrollo y competitividad del sector agroalimentario, pues el entorno es cada vez más exigente y está más globalizado. Este servicio formativo es gestionado por la propia Comunidad de Regantes, bien por iniciativa y organización propia, o por colaboración con entidades del sector.

En el seno del XIV Congreso Nacional de Comunidades de Regantes, celebrado el pasado mes de mayo en Torrevieja (Alicante), la comunidad de regantes de Palos de la Frontera presentó la app móvil de la entidad, a través de la cual los regantes pueden, entre otros, consultar la información de sus parcelas, la facturación o el consumo de agua. Esta aplicación es una prueba más de que la entidad sigue en su línea de apuesta firme por las nuevas tecnologías y por la vanguardia digital, que redunde en el mejor servicio que ofrece al comunero, la efectividad.