Los peligros en internet que todo padre debe conocer

0
212
Peligros de internet.
Peligros de internet.
Peligros de internet.

Redacción. Conforme pasa el tiempo creemos que la sociedad está siendo cada vez más violenta tanto para los adultos como para los niños. En realidad no es que el mundo esté peor, sino que muchas de las cosas que no creíamos posibles salen a la luz, esto como consecuencia del uso masivo de las redes sociales y del internet.

Antes se hablaba muy poco sobre la violencia de género, o de la comunidad LGTB, pero eso no quiere decir que no haya existido desde el principio de la humanidad

Cuando se es padre, se ve el mundo con una mirada diferente y hasta algo paranoico, porque se ve peligro en todas partes. Lo único que atemoriza es no poder proteger bien a los hijos del entorno en el que se desenvuelven y siempre se creerá que no se ha hecho lo suficiente. Por tales motivos es recomendable estar al día de todas las cosas que van sucediendo o apareciendo para saber cómo reaccionar y lo mejor de todo poder prevenir.

Conozcamos algunas malas prácticas.



Sexting

La sola palabra nace por unión de dos palabras en inglés: sex + texting. Consiste en enviar frases y/o imágenes provocadoras del cuerpo de uno mismo a otra persona. Esto no tendría nada de malo si hablamos de una pareja sentimental, pero cuando hablamos de chicos menores de edad realizando estas prácticas nos parece insólito.

Los niños/as o adolescentes tienden a ser más fáciles de presionar para que lo hagan, ya sea por las seudo amistades, la pareja o lo que es peor aún, por una red de pedofilia que se oculta tras una plataforma o red social.

Por mantener popularidad y no quedar como personas aburridas o evitar que la pareja se vaya, los menores acceden a tomarse estas fotos y enviarlas sin saber cuales son las intenciones de los que las reciben. Muchas veces estas fotos son un medio para chantajear o humillar a la víctima, venderlo a través de una red de pedofilía o prepararlos para un encuentro sexual,

Grooming

Es uno nuevo concepto que explica toda acción realizada por un adulto para acercarse a un menor de edad con la intención de violar su intimidad, la cual puede ser a través de las redes sociales o por contacto físico.

Esta práctica se ha vuelto más fuerte en internet tomando en cuenta que es más fácil esconderse tras de una computadora y hacerse pasar por un amigo/a o tal vez por un famoso de preferencia, ganándose la confianza del menor hasta cumplir su cometido.

Lamentablemente estas situaciones también son generadas por personas del mismo entorno, quienes mantienen amenazados a los menores para que no digan nada, abusando del poder que tienen sobre ellos.

Ciberbullyng

Hace unos años atrás muchos creíamos que los chicos que fastidiaban a otros, eran sólo eso, chicos fastidiosos y con esa versión se calmaba a la víctima. Otros sólo esperaban terminar la escuela para no volverlos a ver más.

La llegada de la tecnología potenció estas situaciones llevándolo a formar grupos o bandas con audiencias que pueden estar a favor o en contra, pero no hacen nada por delatar al victimario, por lo que las redes sociales funciona como escaparate para una humillación masiva.

Daiting violence digital

Es una práctica que ha evolucionado, pero no deja de ser condenable, hablamos de la violencia de género, el cual se disfraza de sentimentalismo.

Consiste en limitar a la víctima en su comportamiento, es decir, si antes se le prohibió a una mujer vestirse de una u otra manera o hablar con algunas personas, ahora estas acciones han migrado al control de claves y perfiles de cuentas. Muchas adolescentes no lo toman en serio creyendo que sólo son actos que corresponden a un chico celoso, lo que las hace sentir halagadas.

Es necesario que todos los menores conozcan sobre los diferentes tipos de acoso y peligros que existen en la red, los adultos deben hacerles entender que no todos los que le dan un me gusta o comentan en sus fotos, lo hacen de una manera inocente más aún si se trata de desconocidos. Por ejemplo: muchas chicas se toman fotos de manera inocente mirándose al espejo con ropas llamativas, ya sean solas o con amigas, eso no tendría nada de malo si no hubieran personas que descargas esas fotos para publicarlos en páginas de pedofilia o prostitución infantil.

Un concepto que toda persona, más aún menores de edad debería entender, es que no se necesita tener más seguidores para ser más popular ya que sin querer están atentando contra su propia seguridad.

¿Qué consecuencias traen estos acosos?

Ya sea un acoso físico o emocional hará que la víctima entré en un cuadro depresivo y/o de desesperación que le puede hacer tomar las decisiones menos acertadas, si, en algunos casos hablamos de suicidio.

Si se tiene un menor de edad en casa, se debe observar con atención su comportamiento diario,  mantener una buena y dinámica comunicación con él o ella. No juzgarlos ni mucho menos burlarse de sus miedos, se necesita que ellos confíen sus problemas para poderles ayudar a solucionarlos de la mejor manera. Así se evitará en el futuro personas introvertidas o con problemas para socializar.

Un poco de estadística

El envío de mensajes ocupa el 54% del tiempo que se toman los menores de edad estando en la red, razón y tiempo suficiente para generar toda clase de acosos.

Según la ONG Internacional Bullying sin fronteras, España ocupa el cuarto lugar de los países con más bullying a menores de edad, México, Estados Unidos y China ocupan los primeros tres puestos respectivamente. Debemos considerar que hay casos que no se denuncian por miedo o vergüenza haciendo que estas cifras no sean exactas.

UNESCO en una encuesta realizada a 4000 menores en el año 2016 mostró que alrededor del 42% de las chicas había sufrido violencia o acoso en línea a diferencia de un 35%  de los chicos. Así mismo, dentro de este porcentaje, las chicas han sufrido acoso por parte de un adulto o llegaron a tener contacto sexual obligado.

No olvidemos que hay acoso a comunidades con diferentes tipos de creencias o costumbres, en el caso la comunidad LGTB, el 15%  de su población menores de edad ha sufrido algún tipo de acoso.

¿Qué podemos hacer para frenar estas malas prácticas?

No se puede condenar a los menores a vivir enfrascados de la sociedad al contrario es nuestro deber como adultos y sobre todo de los padres empoderar su confianza y actitud ante todos estos problemas.

Si bien la tecnología ha ayudado a incrementar estos problemas también nos brinda una solución. Hablamos de un control parental que actúa de una manera poco invasiva cómo lo hace mSpy a través de su aplicación para dispositivos móviles.

La ventaja de esta aplicación es su fácil instalación en las plataformas donde trabajan los dispositivos, es decir, sea Android o iOS. Este permite monitorear todas las actividades que el menor realice con su teléfono o dispositivo móvil.

Se puede monitorear, conversaciones o publicaciones realizadas o comentadas en redes sociales como Facebook, Messenger e Instagram, permite leer conversaciones de WhatsApp y Telegram, así como acceso a las fotos tomadas o descargadas en el dispositivo.

Otro punto a favor es que se muestra las rutinas diarias del menor gracias a su registro de ubicación y los señala en un mapa en la cual se puede configurar con el nombre de cada lugar, por ejemplo: Biblioteca.

De manera adicional ofrece una característica muy importante llamado Geo-cercas la cual ayuda a delimitar las zonas seguras y las zonas donde no debería estar el menor. Cada ingreso o salida de cada zona será notificado por un mensaje al usuario que está haciendo el monitoreo.

Esta forma de saber lo que están haciendo los menores es poco invasiva por lo que  genera confianza entre padres e hijos, pero con la seguridad que se les está protegiendo.

Rol parental

La solución tecnológica que brinda esta aplicación y su respectivo monitoreo es responsabilidad de cada padre, así como es su responsabilidad conversar más con sus hijos y prevenirlos de los peligros que existen no sólo en la red sino también en su círculo cercano.

Además todos debemos comprender que internet no es el malo de la película sino las personas que no tienen buenas prácticas dentro de ella. Mientras más información se tenga sobre un tema o un problema, su control será más fácil y se evitará ser parte de las estadísticas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here