Escolares del Santo Ángel comparten y enseñan su sentir cofrade a sus compañeros

En su segunda edición se han introducido talleres en los que los estudiantes enseñaron a los más pequeños a introducirse en el mundo del costal, del capataz o en el arte de rizar palmas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El colegio Santo Ángel de la Guarda celebra sus segundas jornadas cofrades.
El colegio Santo Ángel de la Guarda celebra sus segundas jornadas cofrades.

Redacción. El colegio Santo Ángel de la Guarda ha llevado a cabo esta semana en su centro del conquero sus segundas jornadas cofrades. La iniciativa, que surgió el año pasado por un grupo de alumnos con ganas de compartir y enseñar a sus compañeros su sentir cofrade, se ha vuelto a repetir. Durante este año han continuado con esa labor realizando durante el trimestre diferentes talleres y preparando con ganas e ilusión esta jornada, pórtico de entrada para la gran semana de Huelva.

Una iniciativa que surgió a propuesta de un grupo de alumnos.
Una iniciativa que surgió a propuesta de un grupo de alumnos.

Como novedad se han introducido talleres en los que los alumnos han enseñado a los más pequeños a introducirse en el mundo del costal, del capataz o en el arte de rizar palmas. Pudieron meterse debajo de las trabajaderas y sentir lo que sienten sus padres, sus hermanos o sus abuelos, algo que les marcará para siempre. Por otro lado, la jornada también contó con una zona expositiva, donde se mostraron enseres prestados por diferentes cofradías de nuestra capital. Hermandades como la Fe, Esperanza,Burrita, Prendimiento, Nazareno, Pasion, Judíos, Santa Cruz así como el Consejo de hermandades y la banda de la Salud, colaboraron en que este proyecto fuera posible.

El encuentro ha incluido la celebración de atractivos talleres.
El encuentro ha incluido la celebración de atractivos talleres.

Todo giró entorno a un altar presidido por María Santísima de la Victoria quien se presentó engalanada con buques de flores realizados por Antonio Rivera. La Victoria fue testigo de los momentos más especiales de este día, el pregón cofrade, la interpretación musical de varias marchas y así como el canto de la saeta, todo realizado por diferentes alumnos del centro.




Torrijas, y postres típicos le pusieron el punto más Dulce y cofrade a esta jornada. Ahora solo queda soñar, y restar los días para la llegada de ese domingo de palmas y niños, un sueño y una pasión que durante este día el centro intenta acercar a las más pequeños, en definitiva a nuestras futuras generaciones de cofrades.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.