Una mala primera parte condena al Recre a una dolorosa derrota ante el Melilla (0-2) en el Nuevo Colombino

P. Gamero. Lo que no puede ser no puedo ser, y además fue imposible. Lo comprobó en sus carnes el Recreativo de Huelva que se vio condenado a una derrota cruel y dolorosa (0-2) ante el Melilla, pagando una mala primera parte en la que se vio superado por el cuadro norteafricano, que ya se fue al descanso con ese marcador.

De entrada las buenas intenciones del Recre, que probaba su progresión, quedaron anuladas ante el mejor hacer del Melilla, que presionó arriba, dificultó la salida del balón del Decano, y supo hacer sangre, mucha sangre, de las pérdidas de pelota, todas ellas provocadas por la intensidad que mostraron los melillenses.

Sergio González e Iván Agudo fueron las caras nuevas en el once albiazul, que quedó huérfano de un creador de juego, ya que la pareja Jonathan Vila-Ale Zambrano tiene otras virtudes. Con un Recre mermado a la hora de crear, el Melilla supo aprovechar esa tesitura para plantar una presión alta que puso en jaque más de una vez a la zaga local.




Por parte del Decano, salvo las incursiones de José Carlos Lazo por la izquierda, poco o nada en ataque. Pese a la voluntad de hombres como Iván Agudo, Natalio -éste colocado en un terreno de nadie- y Gorka Santamaría, el único peligro del Recre en el primer tiempo fue Lazo, que encaró y superó muchas veces a Pepe Romero, pero nunca encontró un final feliz a sus acciones.

Quien sí llevó peligro fue el Melilla. Casi siempre con Yacine como protagonista. Alertó al cuadro local en dos balones ganados a la espalda de la defensa, sin remate; avisó más claramente con un taconazo que dejó solo a Pedro, pero al árbitro anuló la jugada por manos previas; y acabó por marcar en una acción en la que se aprovechó de un robo de balón en el centro del campo para encarar a Marc Martínes y superarlo por bajo.

Ese gol fue un mazazo para el Recre, que estuvo sin capacidad de reacción mucho tiempo. El que aprovechó de nuevo el Melilla para, en una acción elaborada, colocar un claro 0-2, éste obra de Boateng.

Con el partido muy cuesta arriba y en plena tormenta sobre el Nuevo Colombino, el Recre decidió meterle un poco de cloroformo al partido. Tuvo más la pelota, algo que permitió el Melilla, cómodo en el campo, tocó y tocó, pero sin profundidad, y sólo una vez, con Lazo como protagonista, ganó la línea de fondo sin más resultado que un disparo de Natalio forzado y anulado con antelación por haber salido la pelota.

La historia del segundo tiempo fue diametralmente opuesta. El gran esfuerzo del Melilla en la primera mitad comenzó a pasar factura, aunque justo es decirlo, el Recre dio un pasito al frente, antes y después de que Negredo moviera el banquillo.

Sergio González y José Carlos Lazo probaron fortuna en los primeros compases de la reanudación. El segundo se topó con el meta Dani Barrio, inédito hasta entonces, y que en este segundo tiempo cobró protagonismo con sus intervenciones.
Iván Agudo también puso a prueba al meta melillense, y el Recre en su mejor momento -ya habían entrado Rafa de Vicente y Boris, por Jonathan Vila y Natalio- se dio de bruces con el infortunio, ya que un disparo de Lazo, tras un jugada individual, se fue al palo derecho del portal del Melilla. Más aún, el rebote también lo remachó el de Sanlúcar, pero se fue fuera. Era el minuto 57 y lo que hubiera ocurrido en el partido si el Recre se pone 1-2 nunca se sabrá.

No variaron un ápice las intenciones albiazules, que encerraron a su oponente en su parcela, donde eso sí, se encontró cómodo, aunque de vez en cuando el acoso local obligó a Dani Barrio a intervenir, como ocurrió en una acción (61′) ante Boris.

El Recre se fue con todo arriba, puede que lo hiciera más con el corazón que con la cabeza, pero se vio un equipo dominador, ante un Melilla ahora agazapado, dejando correr el tiempo y esperando que, si fuera posible, en una contra dar el definitivo matarile al partido.

Ya al final, con Toni Robaina en el campo y el Recre atacando a la desesperada, volvió a aparecer de nuevo el meta melillense, último bastión de su equipo que impidió, no sólo la remontada, sino incluso que el cuadro de Huelva pudiera soñar con dar la vuelta a un partido torcido por una mala primera parte.

RECREATIVO: Marc Martínez; Mario Marín, Sergio González, Nacho Monsalve, Casado; Jonathan Vila (Rafa de Vicente, 51′), Ale Zambrano (Toni Robaina, 75′); Iván Agudo, Natalio (Boris, 51′), José Carlos Lazo; Gorka Santamaría.

MELILLA: Dani Barrio; Pepe Romero, Odei, Richi, Álex Cruz; Espinosa, Nando; Mustaphaelu, 75′), Boateng (Sándor, 89′), Pedro; Yacine (Nacho Aznar, 82′).

Árbitro: Sergio del Río Lozano (colegio extremeño). Mostró la cartulina amarilla a Ale Zambrano (62′), por el Recre; y a Espinosa (57′), Nando (73′), por el Melilla.

Goles: 0-1 (18′) Yacine culmina un mano a mano con Marc Martínez tras un robo de balón en el centro del campo. 0-2 (28′) Boateng bate al meta del Recre tras una elaborada jugada del ataque melillense.

Incidencias: Partido correspondiente a la 29ª jornada en el grupo IV de la Segunda División B disputado en el estadio Nuevo Colombino. Tiempo desapacible, alternando sol y lluvia, y con mucho viento.






Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.