Bmw

El Recreativo ve castigada su ambición final con una derrota muy cruel ante el Jumilla (1-2)

Los albiazules hicieron méritos, cuando menos, para una igualada con la que no se conformó y lo pagó perdiendo el partido.

Boris, incisivo y peleón como siempre, pugna con un defensa del Jumilla. / Foto: Pablo Sayago.
Boris, incisivo y peleón como siempre, pugna con un defensa del Jumilla. / Foto: Pablo Sayago.

P. G. ¡Porca miseria! Bien pudo decirlo el Recre que, por lo visto durante los 90 minutos de su partido ante el Jumilla, no mereció tanta crueldad en forma de derrota con un gol en el tiempo extra del tiempo añadido, en una contra que, ¡ay, ay!, nadie supo parar, y que significó un 1-2 que rompió en mil pedazos las muchas ilusiones albiazules.

Vaya por delante que el Recre no mereció perder. Me pueden apurar que el Jumilla tampoco. Pues bueno, incluso, hubiera sido esas tablas que campeaban al final, y con las que el propio cuadro murciano se había conformado desde hacía tiempo. Pero, paradojas del fútbol: los seis minutos, casi siete, que añadió el colegiado por las continuas pérdidas de tiempo del Jumilla en el tramo final, acabaron penalizando al Recre. Que dicho sea de paso, pagó cierto candor a la hora de defender la última acción, esa en la que Chaco hizo el 1-2.

De entrada Ángel López, entrenador del Decano, hizo más cambios de los esperados en el once. Volvió Diego Jiménez al centro de la zaga, en donde apareció Mario Marín como lateral zurdo; Jonathan Vila jugó en la medular; y arriba Santi Luque también salió de inicio. Julio Rodríguez, Casado, Traoré y Gorka Santamaría fueron los sacrificados.




Aunque de salida el Recre se mostró mucho más incisivo y presionante, no dispuso de ocasiones claras de gol. Tuvo mayor presencia ofensiva que peligro, y sus acciones de ataque fueron bien neutralizadas por un Jumilla que, para nada, demostró en el Nuevo Colombino, el puesto que ocupa en la tabla.

Un disparo de José Carlos Lazo, muy activo en el comienzo, un par de acciones de Boris, un remate de cabeza fuera de Iván Malón y un lanzamiento de Rafa de Vicente fueron las jugadas con las que el Recre inquietó al meta Mandalúniz.




Por contra, y cosas del fútbol, aunque el Jumilla no se metió del todo atrás y siempre buscó los espacios, tampoco creó excesivo peligro. Eso sí, se puede decir que la ocasión más clara de todo el primer tiempo fue del equipo visitante: una falta que botó Chupe a la que Marc Martínez respondió con un parada soberbia.

En el segundo tiempo, más de lo mismo, eso sí con el Recre con muchas ganas y, como antes, con más presencia ofensiva que ocasiones. Aún así, Boris merodeó el gol al principio, que acabó llegando gracias al oportunismo de Rafa de Vicente. El centrocampista albiazul remachó dentro del área un balón que había quedado suelto, poniendo por delante al Decano (53′).

Los albiazules celebran el gol anotado por Rafa de Vicente. / Foto: Pablo Sayago.
Los albiazules celebran el gol anotado por Rafa de Vicente. / Foto: Pablo Sayago.

Diez minutos duró la alegría local. El Jumilla reaccionó a tiempo, aunque tuviera la dosis de fortuna necesaria de empatar en un lanzamiento desde fuera del área de Manu Miquel de esos que, en muchas ocasiones, acaban en el Tiro de Pichón. Esta, para desgracia del Recre, se fue a la misma escuadra de Marc Martínez.

Ese gol hizo mella en el Decano, al tiempo que dio alas a un Jumilla que en ese momento no se conformó con el empate. Los dos equipos buscaron las cosquillas al rival, y el partido entró en una fase en la que pudo pasar de todo.

Ángel López movió fichas, dando entrada a David Segura por un renqueante Mario Marín, con lo que se quedó con una defensa de tres hombres. Demostración de ambición, no premiada al final desgraciadamente. Como la salida al campo de Gorka Santamaría por Antonio Núñez. 

Una acción de Boris con Mandalúniz, además no señalada por el árbitro, dio paso a un parón de varios minutos para atender al meta del Jumilla que, ya en ese momento, sí se conformaba con las tablas.

El Recre hizo lo justo y necesario para, al menos, amarrar un punto./ Foto: Pablo Sayago.
El Recre hizo lo justo y necesario para, al menos, amarrar un punto./ Foto: Pablo Sayago.

Fueron momentos de acoso del Decano que, una y otra vez, buscó por tierra, mar y aire, pero sin acierto, esa ocasión que le diera el gol de la victoria. Paralelo a ese arreón final del Recre, el Jumilla firmó el armisticio, se dedicó a la noble tarea de perder tiempo -todos los equipos lo hacen- y a esperar que acabara el partido. Lo que no se imaginaban como iba a acabar aquello. Ni el Recre.

En la última acción del partido, con un equipo local volcado, un despeje orientado -posiblemente a perder tiempo- de la zaga del Jumilla, lo aprovechó Manolo, que había salido ya en el añadido, para escaparse por la banda ‘a lo Bale’, superar a un cansado Sergio González. Su centro, además, fue pésimamente defendido por Diego Jiménez y el propio Marc Martínez, permitiendo que en el segundo palo Chaco encontrara una mina de oro en forma de remate y de 1-2. Lo dicho, ¡porca miseria!

RECREATIVO: Marc Martínez; Iván Malón, Diego Jiménez, Sergio González, Mario Marín (David Segura, 74′); Antonio Núñez (Gorka Santamaría, 80′), Jonathan Vila, Rafa de Vicente, José Carlos Lazo; Santi Luque, Boris.

JUMILLA: Mandaluniz; Julián Domínguez, Álvaro, Neftalí, Robles (Cifu, desc.); Chupe, Manu Miquel, Fran Moreno, Txomin (Manolo, 94′); Chaco, Caye Quintana (Titi, 80′).

Árbitro: Antonio Sánchez Sánchez (colegio extremeño). Mostró la cartulina amarilla a Santi Luque (39′), Diego Jiménez (75′), por el Recre; y a Julián Domínguez (24′), Robles (33′), Fran Moreno (35′), Chupe (59′), por el Jumilla.

Goles: 1-0 (53′) Rafa de Vicente remata a la red un balón que se quedó suelto en el área. 1-1 (63′) Manu Miquel sorprende a Marc Martínez con un gran disparo desde fuera del área. 1-2 (96′) Chaco, al culminar una contra del Jumilla.

Incidencias: Partido correspondiente a la 19ª jornada del grupo IV de la Segunda División B. Alrededor de unos 9.000 espectadores en el Nuevo Colombino. Antes del partido el club, a los 40 años de cumplirse el primer ascenso a la Primera División, tributó un reconocimiento a todos los presidentes del Decano en los últimos años, con la salvedad de Pablo Comas.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.