La onubense Anabel Dorado, una artista que ha encontrado en el concepto ‘Tiempo’ su fuente de inspiración

0
140
La artista onubense, Anabel Dorado Domínguez.
La artista onubense, Anabel Dorado Domínguez.
La artista onubense, Anabel Dorado Domínguez.
La artista onubense, Anabel Dorado Domínguez.

Rosa Mora.Ojalá que querer ser artista no fuera un sueño de locos, aunque debo reconocer que algo de locura sí tenemos”. En esta frase Anabel Dorado Domínguez deja claramente entrever su visión por una de sus mayores pasiones: el arte. Un camino, el de creación plástica, por el que se decantó desde bien niña, y le sigue llenando plenamente en la actualidad. 

Formada en la disciplina de Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, la onubense se considera “una artista multidisciplinar en crecimiento“. “Me gustan los pequeños detalles -añade-, los materiales naturales, el reciclaje, las texturas, el orden, el equilibrio, el blanco y negro, los colores verdosos, azulados, rojizos, ocres y tierra y la tierra, mi tierra”. Y su tierra es Huelva, la cual se ve claramente reflejada en su obra. 



El concepto 'tiempo' es la raíz sobre la cual desarrolla su trabajo y amplía su campo de investigación.
El concepto ‘Tiempo’ es la raíz sobre la cual desarrolla su trabajo y amplía su campo de investigación.

Huelva Buenas Noticias ha conversado con Anabel Dorado, quien a nivel personal se define como “una persona sensible, sensorial, me fijo en los detalles que me rodean, indecisa, nerviosa e impulsiva pero a la vez firme, calmada y reflexiva”. 

A través de un fluido diálogo nos adentramos en su forma de concebir el arte y descubrimos por qué el concepto Tiempo se ha convertido en el eje central de su admirada obra:
– ¿Cuándo tuviste claro que querías dedicarte al mundo del arte?
– Desde niña me interesé por el arte y destacaba en ello. Mi familia, amigos y profesores siempre me han animado a que me dedicara a algo relacionado con el arte. La verdad es que siempre quise ser artista y casi todo me valía: cante, baile, música o artes plásticas [ríe]. Cuando era una adolescente decidí el camino que debía tomar y comencé haciendo Bachillerato de Arte para posteriormente hacer Bellas Artes, carrera que me ha enseñado muchas cosas tanto sobre arte como de la vida. Desde que comencé este camino no he dejado de formarme, aprender y experimentar, buscándome y encontrándome a mí misma al mostrar y hablar en mi obra de forma consciente e inconsciente de mi yo más sincero.



El blanco y negro, los colores verdosos, azulados, rojizos, ocres y tierra están muy presente en sus obras.
El blanco y negro, los colores verdosos, azulados, rojizos, ocres y tierra están muy presentes en sus obras.

– ¿Qué buscas transmitir con tu trabajo?
– Con mi trabajo busco transmitir emociones y sensaciones que lleven al espectador a plantearse preguntas y respuestas sobre este tema bajo el que recojo mi creación artística, el tiempo y todo lo que engloba este.  Intento crear una conexión entre el espectador y mi obra y que cada uno la interiorice según su persona. Busco que aquel que esté delante de una de mis obras tenga el impulso de tocarla y sentirla, algo que animo a hacer, por eso el uso de la textura. Además me he planteado proyectos en los que introducir innovaciones que hagan que, aparte del sentido de la vista y el tacto, interactúen otros con mi trabajo. Para mí, lo principal que busco, ya no transmitir si no lograr, es que el receptor conecte con una obra y mire dentro de él y de su memoria y recuerdos para sentir algo similar a lo que yo siento cuando las creo. No solo pretendo que, por ejemplo, una exposición mía se recuerde porque había cosas bien hechas técnicamente y agradables a la vista si no que cuando alguien salga de la sala se vaya con la sensación de que ha tenido una experiencia enriquecedora que le despierte algo y quiera más.

La onubense se considera una artista multidisciplinar en movimiento.
La onubense se considera una artista multidisciplinar en continuo crecimiento.

– ¿Referentes artísticos?
– Podría destacar a Anselm Kiefer, Sophie Calle, Joseph Kosuth, Christian Boltanski y Dali cada uno de ellos en especial por algo dentro de su trabajo y la forma de afrontarlo y mostrarlo.  También tengo otros referentes aunque ya no artísticos como Platón y el estudio de la psicología humana.



– Te mueves por diferentes disciplinas artísticas: pintura, escultura, grabado fotografía… ¿Alguna por la que sientas predilección? ¿Qué te lleva a elegir una u otra en cada momento?
– Como me considero una persona indecisa y con un gusto amplio, dentro del arte siempre me ha costado centrarme solo en un ámbito. Muchas veces me cuesta expresar lo que siento y hablar sobre temas que me llegan y me hacen reflexionar. Para lograr expresarme intento abarcar varias disciplinas en las que me siento cómoda y aprovechar en cada una ellas sus cualidades para llegar a conseguir lo que quiero. También me gusta investigar y experimentar por lo que no quiero centrarme en una sola disciplina que me amarre un poco en ese sentido. Por otra parte mi intención es jugar con la mezcla de obras con diferentes características que conformen un trabajo interesante y atractivo. Predilección no creo que tenga por ninguna en especial pero debo reconocer que me divierto mucho y me evado cuando estoy en contacto con la pintura y mis peculiares materiales.

A la hora de elegir una técnica pienso que lo hago por empatía del momento, lo que me apetezca, y según lo que busque lograr como trabajo final. Durante el último periodo en la facultad de Bellas Artes tenía que moverme de una disciplina a otra con total normalidad y buscar lo mejor que cada una de ellas me ofrecía para hablar sobre un tema que me inquietase. Quizás esto ha influenciado en mí, de forma que me hace estar a gusto combinando diferentes disciplinas y formas de expresión.

Le concede una enorme importancia a la procedencia y entorno de las personas y a lo vivido, al pensar que todo ello marca la identidad de cada uno.
Le concede una enorme importancia a la procedencia y entorno de las personas y a lo vivido, al pensar que todo ello marca la identidad de cada uno.

– Dices sentir mucho interés por el concepto de tiempo, ¿Cómo entiendes ese término?
– Este concepto es la raíz sobre la cual crece el desarrollo mi trabajo y mi campo de investigación. A partir de él descubro nuevos caminos de exploración, análisis y autoenseñanza, en concreto tres dentro de los cuales hay más bifurcaciones. Estos son: el paso del tiempo, la memoria (el recuerdo) y la formación de la identidad.

Entiendo el tiempo como aquello que marca y dirige nuestro camino ya que él engloba nuestro paso por la vida. Diciendo esto no me refiero a la definición literal de este si no a ese lazo invisible que conecta la realidad con el recuerdo. Todos somos lo que vivimos pero también y más importante cómo lo vivimos y cómo lo archivamos y recordamos. Por así decirlo somos memoria, una caja vacía que se va llenando de aquello que va pasando ante nuestros ojos y dentro de esta caja ordenamos e interiorizamos esa información de forma personal y emocional.

Además cuando hablo del concepto tiempo no solo lo hago cerrando el círculo sobre personas si no que el tiempo también pasa sobre los seres inertes como objetos que adquieren una memoria real y otorgada por cada persona.

En definitiva, el tiempo es algo que no entiende de distinciones y actúa sobre todos y cada uno formando una identidad ya sea entendida de forma individual o colectiva. En mi obra a veces está presente de forma muy visual por los tonos y texturas y otras por lo que represento o esconde detrás cada pieza o grupo de piezas. Mi obra gira alrededor de los interrogantes que me crea este concepto y bajo este surge mi creación. Me he dado cuenta con el paso del tiempo, nunca mejor dicho, que a la hora de buscar un tema sobre el que hablar e investigar como artista no tenía elección porque, sin darme cuenta, mi interés por el tiempo ha estado y está presente en mi vida.

Su exposición individual en el Museo de Arte Contemporáneo de Fuenteheridos ha sido la más especial para esta joven artista.
Su exposición individual en el Museo de Arte Contemporáneo de Fuenteheridos ha sido la más especial para esta joven artista.

– Concedes además una enorme importancia a la procedencia, ¿Cómo influye en tu obra tu entorno, la Sierra onubense?
– Si le doy mucha importancia a la procedencia y entorno de las personas y a lo vivido ya que pienso que esto marca la identidad de cada uno. En mi caso mi entorno tanto la Sierra como la Mina, ya que me he criado entre ambas zonas, se ve reflejado en mi obra por las texturas, los colores; ocres, tierra, violetas, verdes y azules y la temática que utilizo de referencia.

Muchas de las personas que han visitado alguna de mis exposiciones o han visto mi trabajo me han comentado que se pueden apreciar mis raíces y los que me conocen bien me suelen decir que ven mi personalidad reflejada en este.

– En definitiva, ¿Qué características crees que podrían definir tu trabajo?
– Respecto a lo visual creo que la textura destaca y es muy característica en cualquiera de las disciplinas que toco. En concreto en pintura destaca el uso de diversos materiales y la textura que consigo con ellos,  gracias a esto también la sensorialidad táctil que le otorga a las obras y que permite a los espectadores tocar y sentir no solo con la vista.  Otra de las características de mi trabajo es la gama de colores que uso y que antes hablé de ellos. Una de las que más suele sorprender al espectador es que utilizo diferentes técnicas y formas de mostrar mis inquietudes a través de varias disciplinas artísticas y no solo me centro en una.

Con su trabajo llama a  los espectadores a tocar y sentir, no solo con la vista.
Con su trabajo llama a los espectadores a tocar y sentir, no solo con la vista.

– Has participado en diversas exposiciones ¿Cuáles destacarías?
– Para mí la que marcó un antes y un después fue la que hice en el verano del 2016 en el Museo de Arte Contemporáneo de Fuenteheridos. Digo esto porque fue la primera exposición individual que tuve el placer de hacer. Para mí era algo nuevo porque aunque ya había expuesto no lo había hecho antes de forma individual en un espacio reservado para mostrar lo mejor de mí y de la mejor forma posible. Esto me generaba una gran responsabilidad y un gran dilema a la hora de seleccionar obras y diseñar la disposición. Al final todo salió perfecto y creo que conseguí estructurar un conjunto de piezas que conectaban e introducían al visitante en mi discurso.

– ¿El encargo más especial que has recibido?
– Especiales para mi tengo dos y, casualmente, ambos carteles y en el mismo año, 2014. Uno fue un cartel para la cabalgata de Reyes Magos de Linares de la Sierra, pueblo natal de mi madre. El otro fue para la Romería de la Reina de los Ángeles de Alájar y aniversario de los 90 años de esta.

Son especiales sobre todo porque los hice con muchísimo cariño y respeto. Por otra parte porque tenía una gran responsabilidad al ser encargos para pueblos y sobre tradiciones con las que estoy muy unida desde pequeña sumado a que la gente de mi tierra iban a verlos y valorarlos. Por suerte en ambos tuve mucho reconocimiento cosa que agradezco muchísimo. Me quedo con eso y tendré siempre un bonito recuerdo de estos trabajos.

Tiene también en mente una exposición en su pueblo natal, Campofrío.
Tiene también en mente una exposición en su pueblo natal, Campofrío.

– ¿En qué proyectos estás trabajando en la actualidad?
– Al día de hoy trabajo por libre y voy haciendo encargos, tanto plásticos como de diseño, a la par de ideando nuevas obras y proyectos, en mi tiempo libre. Tengo también en mente una exposición en mi pueblo natal, Campofrío, donde me han hecho saber que están deseando ver mis obras en directo. Para esta me gustaría hacer algunas piezas dedicadas a este, su entorno, su historia, que tanto me inspira.

Respecto al tema formativo me gustaría seguir aprendiendo y mejorando.

Anabel Dorado sueña con seguir disfrutando, y llegar a vivir del arte.
Anabel Dorado sueña con seguir disfrutando, y llegar a vivir del arte.

– ¿Cuáles son tus aspiraciones?
– Mi principal aspiración es disfrutar de lo que hago y con lo que hago porque en ello se basa la felicidad y por encima de todo quiero ser feliz. Aparte, si la gente aprecia mi trabajo y lo valora positivamente, es algo que me enorgullecería y me animaría a seguir trabajando más y más. Una de mis aspiraciones profesionales sería ser mi propia jefa y producir únicamente lo que de verdad me defina. Me gustaría llegar a lograr tener mi propia empresa de arte y diseño en la cual pueda elegir qué trabajos quiero hacer y de qué forma hacerlos sin recibir directrices imperativas que frustren mi personalidad.

Una artista que merece la pena descubrir.
Una artista que merece la pena descubrir.

– ¿Algún sueño que cumplir?
– Alguno no, varios [ríe]. Tengo varios sueños que se han hecho realidad pero aún me quedan muchos por cumplir. Puedo decir que tres son los más importantes. Uno, viajar y conocer otras culturas, ver el arte expuesto pero también el arte de la calle e íntimo de estas y conocer y conocer sitios y gente. Nutrirme de todo ello y así mejorar como artista y persona.

Otro sueño sería, aunque bastante utópico, que el arte plástico en general y a las personas que valen para ello se las valorase como se debería. Me gustaría que si un niño dice que quiere ser artista y estudiar para ello no se le corten las alas diciéndole “eso no vale para nada”, “no vas a poder comer del arte”, “los estudios de arte no tienen salida”, cansada estoy de esto. Ojalá que querer ser artista no fuera un sueño de locos, aunque debo reconocer que algo de locura sí tenemos [ríe]. Mi tercero y último sería ver que mi trabajo triunfa y que puedo llegar a ser referente de otros nuevos artista y ver aprender y crecer a estos.

– Muchas gracias.