Bmw

Otra vez el premio menor para un Recreativo que pudo y debió ganar en Écija al líder (0-0)

Los onubenses crearon más ocasiones que su oponente y estuvieron cerca de decantar el partido a su favor al final en sendas ocasiones de Jonathan Vila y de Boris, éste en el último minuto.

Nuevo empate del Recre, éste en el campo del líder, en un partido en el que mereció mucho más. / Foto: D. B.
Nuevo empate del Recre, éste en el campo del líder, en un partido en el que mereció mucho más. / Foto: D. B.

P. G. Que el Recreativo no haya ganado este partido es de las cosas extrañas del fútbol. A lo largo de los noventa minutos en general, pero en particular en el tramo final, acumuló ocasiones claras, muy claras, como para haberse adelantado en el marcador. Y es que el Decano se hizo acreedor a un premio mayor que el que consiguió, un empate (0-0), en un campo donde casi nadie gana -ni puntúa-, ante un rival en racha, pero en el que evidenció que con muy poquito más, está llamado a hacer cosas interesantes en la competición.

El temido partido en Écija -campo fortín y líder del grupo- comenzó mejor de lo esperado para el Recre. De entrada, con tres cambios en el once con respecto al último equipo titular -Iván Malón, que debutaba, Ale Zambrano y Traoré-, el Decano dio la impresión de adaptarse mejor a las condiciones en las que se jugaba el choque, enorme calor. Más aún, el inicio ambicioso del Recre fue un regalo para esa fiel afición albiazul, que en un número superior al medio millar, pobló San Pablo.

Así, la primera acción de peligro llevó color verde brillante, el del Recre. Fue un lanzamiento desde la frontal de Rafa de Vicente, tras una buena jugada de José Carlos Lazo. Fermín se empleó a fondo. Era el primer minuto.




Esos compases iniciales fueron del Recre que, en botas de Boris y de Santi Luque, volvió a inquietar a la zaga local, nada cómoda en esos primeros lances. Claro que la historia del partido poco a poco fue cambiando. En el momento en que el Recre bajó un poco su intensidad en la presión, se empezó a ver a un Écija más acorde a su posición en la tabla.

Los astigitanos, ya pasado el minuto 20, comenzaron a acercarse al portal de Mar Martínez, que tuvo que intervenir, y de qué manera, a los 27 minutos, para abortar un mano a mano con Canillas en la ocasión más clara del partido. Más aún, en el remate posterior al rechace del meta, Ezequiel Lamarca estuvo cerca del gol, pero no acertó.




Aunque el Écija dominó más en ese momento, el Recre nunca dejó de intentarlo arriba. Boris y Santi Luque, de nuevo, llevaron la zozobra a la parroquia local, que agradeció que llegara el descanso pues otras vez el Decano se adueñó del cotarro, y en la última jugada del primer periodo, Sergio González, de cabeza a la salida de una falta, mandó la pelota al palo. En ocasiones claras también había ya empate.

La historia del segundo tiempo se escribe en forma de más y mejores ocasiones del Recre. Porque el Écija, salvo en un tramo intermedio de este periodo, en el que achuchó de lo lindo, encerró al Decano con poco fuelle y dispuso de varios disparos desde lejos, se puede dar por muy contento con el empate. No así el Recre.

Ya en el momento de presentar las cartas credenciales en este segundo tiempo quedó claro que el Recre fue a por el partido. Boris, que superó al portero pero se quedó sin ángulo; José Carlos Lazo con un disparo alto; y Casado, cuyo centro que debía ser gol, o casi, fue repelido in extremis por un jugador astigitano, pudieron desnivelar la balanza en favor del cuadro de Huelva.

Como ocurrió en el primer tiempo, a poco que el Recre bajó un poco su presión, el, Écija se fue arriba, y aunque sus llegadas nunca se tradujeron en ocasiones de gol como las del Decano, Marc Martínez sí tuvo que intervenir en una remate de Juan Delgado, y vio como Julio Rodríguez, en una gran acción defensiva, se interponía ante Moyita.

Con Antonio Núñez y Jonathan Vila ya en el campo -al final entró también Antonio Domínguez-, el Recre siguió intentándolo, aunque se vio que el apagón físico empezaba a pasar factura.

Por eso el partido entró en una especia de ruleta rusa en la que el Recre, ¡qué pena! no tuvo la fortuna necesaria. O el acierto también vale. Porque en el minuto 88 y en el 89 en las botas de Jonathan Vila y, sobre todo, de Boris, estuvo el más que merecido 0-1, pero ninguno remató como debía. En ambos casos el denominador común fue Antonio Núñez, que sirvió balones de oro para el remate, el de Boris a quemarropa, que de manera increíble fueron fallados ante la desesperación y desencanto de esa fiel afición que se marchó, carretera y manta, hasta Écija, y que vio otras vez como su equipo se tenía que conformar con el premio menor. Pero también con la certeza de que a la fuerza tienen que llegar tiempos mejores… en el remate.

ÉCIJA BALOMPIÉ: Fermín; Luis Martínez, Núñez, Marrufo (Álex Escardó 54′), Jonathan, Moyita, David Castro, Ezequiel Lamarca (Alberto Castro, 80′), Adri Crespo, Manu Reina y Canillas (Juan Delgado, 60′).

RECREATIVO: Marc Martínez; Iván Malón, Julio Rodríguez, Sergio González, Casado; Traoré, Ale Zambrano (Jonathan Vila, 68′); José Carlos Lazo (Antonio Núñez, 66′), Rafa de Vicente (Antonio Domínguez, 81′), Santi Luque; y Boris.

Árbitro: Ramón Arias Madrid (colegio de Ceuta). Mostró la cartulina amarilla a Canillas (18′), Luis Martínez (44′), Núñez (49′) y David Castro (70′), por el Écija; y a Santi Luque (39′) y Traoré (88′), por el Recreativo.

Incidencias: Partido correspondiente a la séptima jornada en el grupo IV de Segunda B disputado en el estadio de San Pablo, con presencia masiva de aficionados del Recre, casi unos 600.




Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.