El San Roque se redime de sus pecados y logra un triunfo muy valioso ante el Atlético Espeleño (1-2)

0
31
El San Roque conquistó tres puntos de oro en el municipal de Espiel.
El San Roque conquistó tres puntos de oro en el municipal de Espiel.
El San Roque conquistó tres puntos de oro en el municipal de Espiel.
El San Roque conquistó tres puntos de oro en el municipal de Espiel.

S. D. A mal tiempo, buena cara. Podría aplicarse el refrán al San Roque que, en su semana más complicada de la competición, en la que su entrenador dejó de serlo, logró redimirse de sus propios pecados y ganó (1-2) en el municipal de Espiel donde de salida le esperaba un Atlético Espeleño que iba segundo en la tabla.

Puede que los acontecimientos extradeportivos vividos durante los días previos sirvieran de agitador para un San Roque que corría el riesgo de desangrarse tras dos derrotas seguidas, y lo que era peor, de la forma como se produjeron. Sin Chiqui ya en el banquillo, con Cándido Rosado -al parecer- en línea de salida para ocupar el puesto de técnico, en este ocasión previsional con Maldonado, no era la visita a Espiel el mejor regalo.



Pero el San Roque hizo de tripas corazón, se apretó los machos y, de salida, sentó sus reales en el feudo cordobés y comenzó a dominar a su oponente, encontrando pronto la recompensa a su ambición con el gol de Luis Robles a los 10 minutos. Este tanto dio aún más aplomo a los leperos, al tiempo que fueron una losa para un cuadro de casa que vio como en un pis pas el San Roque acumuló llegadas peligrosas.

Así, un disparo de Manu Ramírez, otra buena ocasión de Luis Robles y un lanzamiento al palo de Tore, pudieron si no sentenciar sí al menos decantar el partido muy del lado visitante. No ocurrió, y lo pagó con algún que otro susto al filo del descanso, si bien las dos últimas oportunidades llevaron la firma lepera, con Luis Robles la primera, y con Fran Ávila y Camacho, en la misma acción, en la segunda.



El partido lamentablemente para el San Roque quedó muy vivo al descanso. Por eso llegaron los agobios del segundo tiempo, en los que el meta Puncho -Harillo fue baja de última hora- tuvo que intervenir con enorme acierto. Guti estuvo muy cerca del 1-1, pero el cancerbero lepero lo evitó.

Vino bien, pues con el Espeleño en busca del gol, una contra del San Roque mató el partido. Laraba, que había entrado un minuto antes, fue el autor del 0-2, que dio serenidad al cuadro de Lepe.



Claro que aún tuvo que remar de lo lindo. Álex Roser, a veinte minutos del final, evitó el gol local sobre la misma línea, y de nuevo Puncho tuvo que erigirse en protagonista antes y después del tanto de Adriano, en el 85, que dio emoción y de la buena al choque.

Pero el portero del San Roque respondió, y el equipo supo aguantar el tirón final a la desesperada del Atlético Espeleño, y se embolsó tres puntos de oro molido que deben servir para serenar los ánimos y darle mucho margen a quien se siente en el banquillo la próxima jornada, Cándido Rosado posiblemente.

ATLÉTICO ESPELEÑO: Adrián; Osuna, Germán, Domingo, Fernando, Agus (Adriano, 71′), Cristian (Vladi, desc.), Alfonso Castellano, Guti, Mario y Juanito Bazo (Curro Vacas, 63′).

SAN ROQUE: Puncho; Fran Lepe, Juli, Álex Roser, Fran Ávila; Tore, Jojo, Manu Ramírez (Laraba, 61′), Camacho; Luis Robles (Nico Gaitán, 71′) y Gonzalo.

Árbitro: Guillermo Paradas Mazuela (colegio de Málaga). Mostró la cartulina amarilla a los locales Agus, Domingo y Curro Vacas; y a los visitantes Fran Lepe, Juli, Tore y Nico Gaitán.

Goles: 0-1 (10′) Luis Robles. 0-2 (61′) Laraba. 1-2 (84′) Adriano.

Incidencias: Partido correspondiente a la 6ª jornada en el grupo X de la Tercera División disputado en el Municipal de Espiel.