José María Tejero García: “Profesor, Amigo, Referencia”

1
261
José María Tejero. / Foto: Facebook.
José María Tejero. / Foto: Facebook.

Miguel Díaz Llanes. Economista. Profesor Contabilidad Universidad Pablo de Olavide. Era octubre de 1974, entraba en el aula el profesor de Contabilidad, se llamaba José María Tejero García. Me impresionó su forma de hablar, su visión de la economía, la forma de afrontar la contabilidad, nada convencional. Hay profesores que te caen bien, otros mal, hay profesores que te aportan, otros que transmiten, ….., pero muy pocos, a veces ninguno, a los que admiras. Al único que admiré fue a José María Tejero García.

Como profesor de Contabilidad me transmitió una Contabilidad que tenía que servir para dirigir y hace progresar a las empresas. Había que mirar dentro de la contabilidad. Eso es muy difícil y ningún profesor lo hace.



Porque José María venia de Estados Unidos y allí todo es muy diferente a España, porque tenía mundo a sus espaldas. Colaboró en la campaña presidencial de John F. Kenedy, vivió en Sudamérica y en España dirigió una multinacional norteamericana, Lubrizol. Su visión era global, no localista.

Le visite, hablamos y aprendía de sus palabra y vivencias -no sólo de contabilidad- en su despacho en la universidad, en Lubrizol, en su casa,  en la Federación Onubense de Empresarios. Con él aprendí lo que no se enseña en las aulas: conocer y entender el mundo de la empresa, de la sociedad y de la contabilidad.



Como a mí, le gustaba el tenis y construyó una pista en la propia planta de Lubrizol en el Polo de Palos de la Frontera.

Cuando terminé la carrera me animó a ir a vivir y a trabajar a Estados Unidos. Tenía varias opciones concretas, e incluso las dos cartas de presentación (una de ellas la suya). Al final elegí entre ir a California o quedarme en Huelva. Quedarme en Huelva. El intento convencerme para que me fuera. No le hice caso. Fue la peor decisión de mi vida en todos los aspectos. Y todavía me arrepiento.

No perdimos el contacto. Seguíamos quedando para que yo me impregnase de su saber y de sus conocimientos

Le gustaba mucho la forma que yo tenía de escribir y me felicitaba a menudo.

Cuando me dieron el Premio Andalucia de Economia él fue una de las primeras personas que me llamó para felicitarme, y luego me mandó una carta.

Con el tiempo escribí un libro que le dedique y que el elogio en público y privado. Gracias José María.

Era una persona inquieta y amante de la Contabilidad. Me invitó a impartir sesión en un programa suyo en la Universidad de Huelva. Hablabamos por teléfono de vez en cuando. Una vez, y cuando ya estaba jubilado, charlamos y me dijo que estaba preparando para enviar tres ponencias a un congreso que se iba a celebrar en Texas. El jubilado, tres trabajos, congreso y en Texas. Ese era José María.

Siempre me profeso un gran afecto personal y profesional, quizás desmedido e inmerecido.

Cuando imparto clases de Contabilidad y escribo libros y artículos me acuerdo mucho de él.

¿Entienden ustedes ahora como el que fue mi profesor fuera luego mi amigo y siempre una referencia?

José María, un abrazo y todo mi respeto y admiración.

Descansa en paz.

 

1 Comentario

  1. Se fue una gran persona, amigo de todos, excelente marido que supo ser consorte de una gran personaje, Dª Pilar Pulgar. Su paso por la vida fue reconfortante para los que le conocimos y pudimos escuchar sus conferencias y “confesiones” en voz baja.
    Siempre pretendió agradar y solucionar los desencuentros que su labor profesional conllevaba. Ahí le conocí yo, cuando era Director de Lubrizol y posteriormente se intensifico la amistad debido a la relación profesional mantenida con su señora, la Alcaldesa de Palos.
    Bellos momentos y excelentes recuerdos que me animan a elevar plegaria ante el Señor que ya te ha acogido en su seno. Descansa en Paz, José María.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here