Recogimiento y sobriedad en el Miércoles Santo onubense al paso de la Hermandad de la Santa Cruz

0
371
_DSC0834
El conjunto escultórico quedó completado esta año con la inclusión de la imagen de San José de Arimatea

Sergio Borrero. Con puntualidad cofrade, las puertas de la Parroquia de la Purísima Concepción se abrían a las 19:20h para que desde el interior del templo concepcionista comenzaran a salir los hermanos de la cofradía más joven de la Semana Santa de Huelva. Un cortejo que se iniciaba con el sonido de la esquila que un pequeño muñidor hacía sonar marcando el camino de la Hermandad.

Sobrios nazarenos de hábito azul noche, compuesto por túnica, morrión, capa y escapulario con el escudo de la órden mínima sobre el mismo, antecedían al único paso de la cofradía, en un elegante cortejo plagados de detalles con sabor a Huelva. Detalles que pueden observarse desde su Cruz de Guía, inspirada en la Cruz de los Ángeles del Santuario de la Cinta, hasta el propio paso de misterio, cuyo diseño bebe del púlpito de la Santa Iglesia Catedral. Un misterio en fase de talla aun y que no presentó avances en este año, habiendo centrado la Hermandad sus esfuerzos económicos en los otros estrenos que presenta así como en el traslado a su nueva casa de hermandad, sita en la calle Rafael Guillén, más próxima a la parroquia.

_DSC0864
La Santa Cruz es una cofradía plagada de detalles onubenses en todo su cotejo

Unos estrenos que este año se podían observar sobre el paso de misterio, destacando la nueva imagen de San José de Arimatea, obra de Mario Moya. El santo, de espesa y larga barba, ayuda a trasladar con su mano diestra el cuerpo inerte del Cristo de la Providencia, mientras que con la siniestra sostiene el permiso para el descendimiento de Cristo y su posterior enterramiento. Con esta nueva obra, de gran  acogida por el público concentrado a las puertas de Méndez Núñez, la Hermandad da por culminado el conjunto escultórico de su misterio, con obras de dos onubenses que casan a la perfección: Elías Rodríguez Picón y Mario Moya. Junto a esta imagen, han sido estrenos también este año las cantoneras para la Cruz del misterio así como los nuevos faroles para los costeros de la canastillas, ambas obras realizadas por el orfebre José Manuel Bernet.



_DSC0857
Los sones de la capilla musical fueron los únicos sonidos que rompieron el silencio al paso de la cofradía

Una Hermandad la de la Santa Cruz en la que no su puede vestir la túnica de nazareno hasta los 14 años, motivo por el cual numerosos pequeños vestidos de monaguillos antecedían a la presidencia y al cuerpo de acólitos. Una presidencia en la que se situaba Juan Javier Márquez, hermano mayor que afrontaba este Miércoles Santo como el último de su mandato, si bien, volverá a presentarse a la reelección una vez pasada la Semana Mayor para los próximos cuatro años. Una densa nube de humo procedente de los incensarios estrenados recientemente anunciaba la llegada al dintel del templo del paso de misterio. Con un trabajo elegante y reposado, los hombres comandados por Alberto Parejo racheaban por vez primera fuera del mármol de la Concepción mostrando a toda Huelva el maravilloso paso de misterio del traslado al sepulcro, con María Santísima Madre de Gracia y Nuestro Padre Jesús de la Providencia.

Lirios, rosas rojas y malvas, statis morados y calas blancas componían el exorno floral del paso de misterio que era acompañado por los sones de la música de capilla que ponían la Capilla Musical de la Hermandad de la Sagrada Cena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here