El Foro Europa 2001 reconoce la trayectoria del ayamontino Juan Santamaría, primer cantante de fado de España

0
446
El artista vive en su tierra natal, Ayamonte.
Comparte esta noticia
Juan Santamaría recogiendo la distinción del Foro Europa 2001.
Juan Santamaría recogiendo la distinción del Foro Europa 2001.

A.R.E. El cantante ayamontino Juan Santamaría ha recibido recientemente la Medalla de Oro del Foro Europa 2001 -uno de los foros más prestigiosos de España y el único con presencia en toda Europa-, un reconocimiento que esta entidad concede a personas sobresalientes dentro del entorno médico y científico, socio-cultural y empresarial, la cultura, el derecho o la artesanía, y que destacan por su profesionalidad y humanidad.

Santamaría recibió emocionado y agradecido este galardón el pasado 10 de marzo en el transcurso de una cena de gala celebrada en el hotel The Westin Palace de Madrid. Con esta concesión se hace un poco de justicia a este artista onubense, primer cantante de fado de España, que lleva 21 años fusionando la música tradicional portuguesa y la poesía de una manera muy personal e íntima, creando un estilo propio que lo hace diferente y único.

La trayectoria del cantante comienza en Ayamonte, su pueblo natal, donde tanto por vivir en un territorio de frontera como por el hecho de que su abuelo materno era de origen portugués, comenzó a sentirse vinculado desde niño de manera especial al universo luso. «He vivido la cultura portuguesa siempre y con gran cariño. De pequeño me gustaba poner la radio y sintonizar alguna emisora del país vecino para escuchar su música porque me atraía. Siempre me he considerado un andaluz ibérico», explica Santamaría.

El artista vive en su tierra natal, Ayamonte.
El artista vive en su tierra natal, Ayamonte. / Foto: Manolo Pérez.

Aunque ya se atisbaba su tendencia por la música, Juan nunca pensó que ésta sería su profesión. Sin embargo, «el destino de la vida», como él mismo reconoce, le hizo descubrir a una mujer que fue un punto de inflexión en su existencia: la famosa cantante de fados y actriz portuguesa Amália Rodrigues. «La escuché cantar a los grandes poetas en español y su voz, mezcla de árabe y flamenco, me conquistó el corazón. Tenía que ir a verla y al final logré que me recibiera en Lisboa. Cuando me oyó cantar, se impresionó de mi voz y luego me mandó una carta en la que me decía que tenía que hacer una carrera artística con su apoyo«, recuerda el ayamontino.

Aquel instante fue el punto de partida del ayamontino. El contador se puso a cero y con 26 años empezó a construir a Juan Santamaría el cantante. De aquellos tiempos, aún recuerda su primer concierto. Fue en el Coliseo de Oporto. Allí por primera vez un artista no portugués se atrevía con el fado y la canción popular lusa ganándose el aplauso del público. 

Además, en el país vecino, Juan causó gran revolución cuando apareció por primera vez en televisión cantando ‘María la portuguesa’, un tema que Carlos Cano compuso para Amália Rodrigues y que ésta sólo interpretó en una ocasión. «Cuando hice aquella actuación, el tema, que además está muy vinculado a mi tierra porque habla de aquel asesinato a orillas del Guadiana, no era conocido en Portugal. Desde entonces, en todos mis conciertos es una canción muy esperada siempre por el público«, explica Santamaría.

Durante la gala de entrega.
Durante la gala de entrega.

En España, el primer lugar donde actuó fue en Cuenca y luego en la mezquita de Almonaster, donde repitió hace un año después de casi dos décadas. Pero han sido muchos los lugares donde el ayamontino ha embrujado con su voz en estos 21 años. Desde un auditorio en Nueva York hasta una iglesia de Nueva Jersey, pasando por Marruecos para participar en el Festival de Gnaua y Músicas del Mundo de Esauira, uno de los más importantes del mundo en su categoría.



Pero sobre todo, Juan ha recorrido España y Portugal, donde ha actuado en lugares como el Teatro Falla de Cádiz, la catedral de Sevilla, el pabellón de Aragón durante la Exposición Universal de Zaragoza con motivo del Día de Portugal, el Teatro Romea de Murcia… «Hay tantos sitios mágicos que ya ni me acuerdo, pero cada lugar tiene su embrujo, sobre todo si son emblemáticos. Por ejemplo, el próximo sábado canto en la Catedral de Faro y estoy muy ilusionado», reconoce el onubense.

Lo verdaderamente curioso de Santamaría es que desde sus comienzos tenía claro que quería cantar fado y música tradicional portuguesa siendo él español. Un hecho, reconoce, que sigue resultando llamativo a día de hoy. En este sentido, el onubense señala que «los artistas de música tradicional, del mundo, tanto fado como flamenco, estamos ahí, y nos dedicamos a dos artes que son Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, aunque no tengan el apoyo que se merecen. El folklore portugués es muy rico y considero que colaboro en la divulgación de la obra de Portugal, un país hermano desconocido».

Su abuelo le unió a la cultura portuguesa.
Su abuelo le unió a la cultura portuguesa. / Foto: Manolo Pérez.

A la hora de definir el fado, Santamaría lo describe como «la expresión máxima del sentimiento que cada persona lleva dentro de ella. No se puede cantar fado si no hay una pena, un amor, un desamor… Siento la vivencia que estoy cantando y eso es muy importante, porque hace que llegue al público, que les transmita. Además hay distintos tipos de fado, pues la misma música se puede cantar con diferentes letras. El fado y el flamenco son primos hermanos que nos dejaron los árabes. Un quejío, un lamento… «.

Juan ha sabido transmitir ese sentimiento a través de la poesía. En el año 2000 sacó su primer disco, titulado ‘Juan Ramón Jiménez en fado’, en el que mezclaba la pasión del fado con las letras del moguereño. «A Juan Ramón lo descubrí leyendo unos poemas de él que me impresionaron. Vi que su poesía era fado, que tenía mucha tristeza, mucha melancolía», explica el onubense, primer artista en incorporar un poeta en lengua castellana a la música popular portuguesa. Con este disco, de enorme éxito, el ayamontino contribuyó a divulgar la obra del Nobel de Moguer en el país vecino.

En 2004, con motivo del 25º aniversario de la Revolución de los Claveles, Santamaría publicó su segundo álbum: ‘Feitiço Ibérico’, dedicado a José Saramago y Juan Ramón Jiménez. Fue el primero de los dos Premios Nobel el que le pidió a Juan que uniera sus letras a las del moguereño universal, dando por fruto un trabajo que se distribuyó en Portugal, España y Holanda.

El ayamontino siguió la misma línea temática en ‘Amor, Fado y Pasión’ (2006), pero sus dos grandes obras, según reconoce, llegarían un poco más tarde. Son los discos ‘Las Coplas del Vaivén’ y ‘Muero porque no muero, poemas de Santa Teresa de Jesús’, el primero homenaje a Carlos Cano, con las coplas más célebres del cantante granadino, y el segundo un tributo a Santa Teresa de Jesús con motivo de la conmemoración del V Centenario de su nacimiento. «Fue un disco agradable de hacer, pero muy trabajoso. Al final, la respuesta del público fue tremenda», explica Santamaría, y añade: «ahora estamos preparando un nuevo trabajo de música tradicional que será muy variado. Esperemos que en mayo empecemos a grabar».

Es el primer español que cantó fado.
Es el primer español que cantó fado. / Foto: Manolo Pérez.

Toda su trayectoria pone de manifiesto que el ayamontino es un artista único, que ha sido capaz de musicar la literatura de grandes poetas, tanto españoles como lusos, y hacerla llegar al público en forma de fado, un estilo que cada día despierta mayor interés entre personas de todas las edades más allá de las fronteras portuguesas. Ejemplo de ello, como destaca el propio Santamaría, es el interés que hay en España por Dulce Pontes, artista con quien el onubense tuvo la oportunidad de compartir escenario en Lisboa.

Asimismo, Juan también ha cantando con Teresa Salgueiro (Madredeus) o Ronykao, entre otros, ha realizado colaboraciones en varios discos y posee numerosos premios, aunque considera que el mayor de todos es el aplauso del público, «que es fundamental, porque si vas a un concierto y el público no te alimenta con sus palmas, el artista no existe«, afirma.

Finalmente, Santamaría, que se considera «mucho de su tierra, un ayamontino onubense» que alardea de su provincia allá donde va, reconoce que se siente orgulloso de haber sido el primer cantante de España que ha unido los dos países ibéricos a través de los poemas de la lengua castellana con la música portuguesa. Una labor que el Foro Europa 2001 ha reconocido con la distinción concedida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here