La historia del desconocido cine ‘Rocío’

0
286
Fachada del Cinema Rocío. (Proyecto de construcción existente y cedido gentilmente por el Archivo Municipal de Huelva).
Fachada del Cinema Rocío. (Proyecto de construcción existente y cedido gentilmente por el Archivo Municipal de Huelva).
Fachada del Cinema Rocío. (Proyecto de construcción existente y cedido gentilmente por el Archivo Municipal de Huelva).
Fachada del Cinema Rocío. (Proyecto de construcción existente y cedido gentilmente por el Archivo Municipal de Huelva).

Antonio José Martínez Navarro. Como en todo momento de transición, Huelva, en la actualidad, en estas últimas convulsiones que están dando paso de lo viejo a lo nuevo, vuelve frecuentemente sus ojos hacia atrás. Apenas pasa día sin que alguien exprese una nostalgia. Ahora le está tocando el turno al Mercado del Carmen que dará paso a una plaza porticada. En su lugar, se eleva un edificio sin personalidad en la vieja Avenida de Italia. El cambio ha sido brusco, drástico. Es una ciudad totalmente nueva la que se va elaborando. Por eso, el recuerdo de las vivencias antiguas es bálsamo que aminora el dolor de los que consideramos que en toda ciudad es interesante la supervivencia de lo antiguo. En este sentido, es placentero recordar un cine que, aunque fue flor de un verano, dejó su nombre para la historia del celuloide en nuestra ciudad. Nos referimos al cinema “Rocío”.

A lo largo de décadas, el cine fue ganando adeptos en tal magnitud que donde había un solar se le daba los mínimos toques higiénicos, de seguridad y ornato y se le convertía en un cine de verano.

'Popeye el Marino' se proyectó en el cine 'Rocío'. / Foto: filmaffinity.
‘Popeye el Marino’ se proyectó en el cine ‘Rocío’. / Foto: filmaffinity.

Con la historia de este cine vamos a conocer cómo eran aquellas noches de verano de 1941, presidida por una luna menguante, con las estrellas y el cielo abierto como techo, con sesión doble, películas para todos los públicos, la pared encalada como pantalla, tortilla de patatas y bocadillos de chorizo, abanico y gaseosa de la fábrica “La Fortuna” para saciar la sed. Pero vayamos, sin más dilación, a la historia del Cinema “Rocío”.



En los meses iniciales de 1941, don Ramiro Monfort Mir solicita (Legajo, número 561 del A. M. H.) las aperturas de dos cines, uno establecido en la Plaza de Toros de la Merced y el otro en la risueña calle José Nogales. De cualquier forma, el cine “Rocío” se anunció siempre que perteneció a la “Empresa Soler”.
La primera noticia del Cinema “Rocío” aparecía en el diario “Odiel” del jueves, 22 de mayo de 1941:

<<Próximamente se inaugurarán en nuestra capital dos cines de verano, uno de ellos en la Plaza de Toros y el otro en la calle de los Herreros. La Empresa de estos dos locales contribuye a que no falte este espectáculo durante el verano, teniendo el propósito de proyectar buenas películas que no dudamos serán del agrado del público. El de la calle de los Herreros llevará el nombre de “Cinema Rocío”>>.

Y con unas modestas obras consistentes en dejar en condiciones el piso donde se asentarían las sillas, elevar unos muros que cercaran el recinto cinematógrafo e instalar una arcaica cabina para proyectar los filmes. El día 3 de junio de 1941 el “Odiel” insertaba en sus páginas la siguiente y escueta avanzadilla informativa:”Cinema Rocío. Próxima inauguración”.
Por fin, el sábado 21 del citado mes y año el mismo diario anunciaba con júbilo los primeros latidos del nuevo cine de verano:

<<Cine Rocío. Hoy sábado 21, a las nueve y media. Inauguración de la temporada con la gran superproducción Metro “Romeo y Julieta”. Completará el programa una selección de complementos –Actualidades de la Casa alemana UFA, muy en boga en aquellas fechas, añadimos nosotros- Cinema Rocío será su cine preferido>>.

Para los amantes de las estadísticas, añadiremos que el precio de la entrada ascendió a una peseta y treinta y cinco céntimos. El día 25, la prensa local daba cuenta de aquel acontecimiento histórico para el cine huelvano:

<< Ha sido inaugurado el Cinema Rocío, instalado en la calle José Nogales; el local se encontraba repleto de numeroso público, que aspiró las bellezas y calidades de las cintas proyectadas.
Felicitamos a la empresa por el acierto de esta inauguración y le deseamos en la temporada muchos éxitos>>.

A lo largo del resto del verano la sesión de este cine se componía de un Noticiero (normalmente de la Casa alemana UFA) y dos películas. Los viernes, se daban sesiones más económicas llamadas “Fémina”. Conozcamos algunas de los filmes proyectados en este casi desconocido cine para las nuevas generaciones:
25-6-1941: “El túnel submarino” y “La pícara música”
26-6-1941: “El rayo lento” y “La pícara música”.
27-6-1941: “El rayo lento” y “El sargento Berry”.
28-6-1941: “La vuelta de Arsenio Lupin”.
29-6-1941: “Aféitame tú a mí”, por Popeye el marino, y “Adorable enemiga”.
1-7-1941: “Donde menos se espera” y “El legado de la estepa”.
2-7-1941: “El bailarín y el trabajador”, por Roberto Rey y Estrellita Colomer, y
“Una aventura de Mozart”.
3-7-1941: “La llamada de la selva” y “Dos soldaditos”.
4-7-1941: “La pimpinela escarlata” y “El paso del ocaso”.
5-7-1941: “Melodías de un rascacielos” (dibujos) y “Nobleza obliga”.
6-7-1941: “El rey del bataclán” y “La última avanzada”.
9-7-1941: “Un vagabundo millonario” y “Viaje de placer”.
10-7-1941: “El desaparecido” y “El vagabundo millonario”.
11-7-1941: “El desaparecido” y “Una avería en la línea”, por Spencer Tracy.
12-7-1941: Popeye el marino en “Duelo morrocotudo” y “Una hora en blanco”.
13-7-1941: Mismo programa que el día anterior.
15-7-1941: “La llamada secreta” y “El tigre”.
16.7.1941: “Popeye el Marino”, tráiler de “La fuga de Tarzán” y “El héroe
público número 1”.
17-7-1941: “Popeye el Marino”, “Tobie” y “Emisora secreta L B 17”.
18-7-1941: “La fuga de Tarzán”, “Tobie” y “Emisora secreta L B. 17”.
22-7-1941: “Seguoia”.
25-7-1941: “Dejada en prenda” y “Madre Alegría”.
27-7-1941: “La vuelta de Arsenio Lupin”.
29-7-1941: “En los tiempos del vals”, por Ramón Novarro.
30-7-1941: “En el amor”.
31-7-1941: “El refugio”.

El viernes, 1 de agosto, se proyectaron las películas “Así es el amor” y “En los tiempos del vals”. En otro lugar del diario se anunciaba: “Estén atentos el día 5 a la nueva reorganización”.
Los días festeros de Colombinas los aprovechó la Empresa en realizar las modificaciones necesarias para levantar un pequeño escenario donde pudiesen actuar determinadas atracciones o espectáculos.
5 y 6 de agosto, 1941: “Vals Real” y “El Cardenal Richelieu”. El día 5, se anuncia las nuevas modificaciones del cinema que historiamos.
7-8-1941: “El Cardenal Richelieu” y “El Refugio”.
El viernes 22 de agosto, a las nueve y media de la noche, el Cinema Rocío, “Palacio del espectáculo”, anuncia el espectáculo “Cartel de Feria”, con Molero y su Orquesta y otras atracciones y avanza que al día siguiente actuaría “Pilarín de Aragón”.
El sábado 23 y el domingo 24, a las 10 de la noche, la Empresa Soler ofrece una velada de varietés selectas: Celia-Simoney, colosos de la danza moderna; “Pilarín de Aragón”, gentil estrella de la canción regional; el cantaor “Gitanillo de la Cava” y, en los intermedios de estas actuaciones, bailes en la pista. Los precios eran asequibles: Caballeros, 3 pesetas. Señoras, 2.

Los últimos latidos del Cinema “Rocío” fueron deportivos. Así, el sábado 14 de septiembre de 1941, a las diez y media de la noche, se anunciaban cuatro grandes combates de boxeo. Durante el transcurso de la velada se enfrentarían en los pesos plumas: “Manuel Díaz, de Huelva, y Juan Gil, del “Merced F. C.”. Pesos ligeros: Rafael Sánchez “Faito”, duro pegador de Huelva F. C. contra Nicasio Martín, valiente boxeador sevillano. Pesos ligeros. Gran revancha José León Capelo, ídolo onubense, Huelva C. F. contra Rafael Vallor, gran esgrimista sevillano. Pesos libres. Sensacional y emocionante revancha. Antonio Martín, invencible boxeador sevillano y esperanza de Andalucía, contra Segundo Bernal, campeón de Galicia y formidable encajador. Esta velada está controlada por la Federación Española de Boxeo. Sillas de ring, 3,50. Sillas de preferencia, 2.50. General de pie, 2. Cada caballero puede llevar una señorita. Los socios del Huelva C. F. sólo pagarán media entrada.”.
Finalicemos esta voz enciclopédica describiendo la fachada del Cinema “Rocío”: Era ésta uniforme. Esta monotonía quedaba rota por la puerta de acceso a la terraza donde se situaban las sillas y las dos taquillas, donde se expendían las entradas.

Coronaba la citada puerta, un enrejado cartel en el que destacaba el reclamo CINEMA ROCIO, flanqueado por tres barras de fino herraje, la primera y la tercera de ellas terminadas en punta de fecha y la segunda o del centro en artística farola. En definitiva, una composición que se juzgaba muy artística para un cine de verano que sólo perduraría dos o tres meses a lo sumo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here